Prevención en el uso de las drogas

La prevención en el uso de las drogas es materia de actualidad, en virtud de tratarse de un problema que crece rápidamente dentro de comunidades con diferentes niveles de poder adquisitivo y que si no se detiene tempranamente, aumenta la posibilidad de que su consumidor se vuelva adicto, con graves consecuencias para su condición física y la vida dentro de la sociedad en general.

¿Qué es la prevención en el uso de las drogas?

Las drogas tienen la facultad de modificar el cerebro de quienes las utilizan, generando en ellos una necesidad constante de consumo que les lleva hasta un nivel de adicción del cual es muy difícil salir.

Al seguir adecuadas medidas para la prevención en el uso de las drogas y reducir su consumo se reducen las posibilidades de que estos agentes químicos o naturales puedan dejar secuelas de su toxicidad en el organismo de quienes las consumen y se minimiza sustancialmente este problema a nivel social.

Muchas personas caen en el mundo de las drogas por diferentes motivos, aunque los usuales están asociados a situaciones emotivas como un divorcio o la pérdida de estabilidad económica; por lo que la prevención en el uso de las drogas radica en la implementación de actividades y prácticas que promuevan calidad de vida a quienes lo requieran sin que deban apegarse a este vicio para salir adelante.

Medidas de prevención en el uso de las drogas

Todas las adicciones, de una forma u otra, llevan una serie de consecuencias asociadas a ellas; para lo cual es preciso en primer lugar prevenir esta inclinación por apegarse a algo de forma frecuente y consecutiva; lo que se logra mediante:

  • Integración familiar dentro de un ambiente en el que reine el respeto, la comunicación y la confianza.
  • Establecer lazos de afecto sólidos y promover una convivencia positiva con familiares, grupos de vecinos, amigos, maestros, compañeros de trabajo y más.
  • Reconocer los logros alcanzados por cada persona en particular, apreciar sus capacidades personales, habilidades y destrezas.
  • Crear hábitos sanos en nuestros hijos desde pequeños; impulsando su amor por la lectura y la participación en actividades fuera de la escuela a través de las cuales desarrollen su personalidad e enriquezcan su convivencia.
  • Fortalecer la autoestima de los niños a temprana edad, demostrando interés en sus gustos, aceptándolos tal como son, sin emitir comparaciones y fomentando su confianza; aprovechando siempre el tiempo libre para compartir con ellos.

Aunado a la prevención en el uso de las drogas está el hecho de que se deben detectar las señales a tiempo, con las cuales se indica que una persona está a punto de dejarse tentar por este tipo de consumo, observando aspectos como los siguientes:

  • Su tendencia a la soledad, a pasar mucho tiempo en su habitación sin compartir con el resto de la familia y a detener lo que está haciendo cuando siente que alguien se acerca a ella.
  • Manifestación de cambios constantes de conducta sin causa aparente. Es posible que la persona que está pensando en consumir drogas, se encuentre luchando con su yo interior, por lo que es necesario evitar que este le lleve a tomar decisiones erradas.
  • Dificultad para asumir responsabilidades, alegando falta de interés o sencillamente por el hecho de que no se siente lo suficientemente estimulado para hacerlo.
  • Deterioro evidente de su rendimiento escolar, lo que implica que no se está concentrando como es debido en su aprendizaje, posiblemente a causa de que mantiene contacto con personas que le hacen perder el tiempo.
  • Cambio repentino de amistades, como evidencia de que no se siente satisfecho con su entorno y se encuentra experimentando en otros ambientes.
  • Falta de interés en actividades que antes le gustaban y ahora no llenan sus expectativas.
  • Cambios de hábitos de sueño, mostrando que duerme mucho o casi no duerme.
  • Necesidad constante de dinero o posesión de este sin justificar de dónde lo ha sacado.
  • Pérdida de apetito y cambios de gustos en lo referente al consumo de alimentos.
  • Una evidente tendencia a decir mentiras.
  • Presencia de pequeños hurtos en casa, que antes no se presentaban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *