Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

“Venenitos” (frutos del paraíso)

1 enero, 2004
Tengo un perro que acostumbra a comerse los frutos del árbol "paraíso" como así también palitos de las ramas del mismo, ahora le han descubierto lo que parece ser un linfoma (aun no esta confirmado) ya que tiene inflamados los ganglios del cuello y otros, por favor me podrían informar si tiene alguna relación esto con una intoxicación por los frutos del árbol? espero su respuesta ansiosamente.

Los frutos del paraíso (Melia azederach) son conocidos comúnmente como venenitos, por su toxicidad. Le mando la información disponible en nuestro fichero de plantas. En ella no se mencionan signos como los que refiere tiene su perro. "Árbol muy común en parques y jardines. En el uso popular es conocido por su propiedad emenagoga, para lo cual se hace una infusión con 10 g. de hojas y flores por litro de agua hirviendo, para tomar a tazas en el día. Se han utilizado como árbol productor de sombra de rápido crecimiento en el sur de los EE.UU. Forma con profusión semillas, que caen casi simultáneamente. De los animales domésticos, el más frecuentemente intoxicado es el cerdo, aunque, en ocasiones, pueden estar afectadas otras especies. El principio tóxico todavía nos se ha determinado. Existe en todas las partes áreas de la planta, pero con la máxima concentración en los frutos, tanto verdes, como maduros. Una dosis de 15 g. de fruto se sabe que es la dosis letal para un cerdo de 50 libras de peso (22,86 Kg.)
Síntomas: Los signos de la intoxicación aparecen a las pocas horas de haber ingerido los frutos. Hay pérdida del apetito, constipación, heces sanguinolentas, rigidez, falta de coordinación y debilidad general. La muerte puede ocurrir en las veinticuatro horas.
Tratamiento: Sacar los animales de las zonas infestadas. Puede emplearse la purga, pero el proceso suele seguir su curso hasta la muerte o bien la curación, independientemente de los medicamentos empleados.
Más síntomas y lesiones: Muenscher (1947) sostiene que los síntomas más característicos son parálisis completa, respiración irregular y marcados síntomas de sofocación. Cornevin (1893) indica a su vez náuseas, cólicos violentos, timpanitis, diarrea, sudores, convulsiones y marcha incierto y difícil. Schang (1934,a) observa los siguientes síntomas y lesiones en porcinos intoxicados: Gritos entrecortados. Temblores de los cuatro miembros.
Ptialismo intenso, con espuma en la boca. Esfuerzos de vómitos. Caídas en decúbito costal o esternal y muerte por parálisis cardiaca. Congestión del pulmón, menos evidente del estómago y más raro del intestino. En algunos casos no se observan lesiones.
West y Emmel (1950) dicen que los síntomas en cerdos se observan 3 ó 4 horas luego de haber ingerido las drupas, notándose entre otros los siguientes: disminución del apetito, constipación, evacuaciones sanguinolentas, rigidez, incoordinación y debilidad".