Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Vade retro glifosato…al menos de las zonas urbanas

17 marzo, 2010
Un freno a los agroquímicos. Por primera vez, un fallo de Cámara limita el uso del glifosato. página 12. 15/03/10. La Justicia de Santa Fe dejó firme la prohibición de utilizar glifosato, el pilar fundamental de la producción sojera, en cercanías de zonas urbanas. El fallo marca jurisprudencia, invierte el cargo de la prueba y exige nuevos estudios a la provincia.La Justicia de Santa Fe dictó un fallo inédito, con posibles impactos en el modelo agropecuario de la Argentina, al dejar firme una sentencia que prohíbe las fumigaciones con glifosato en cercanías de zonas urbanas de la ciudad de San Jorge, en el oeste provincial. La medida fue decidida por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial (Sala II) de Santa Fe, que dio otro paso inédito: ordenó que el gobierno de Santa Fe y la Universidad Nacional del Litoral (UNL) demuestren, en el lapso de seis meses, que los agroquímicos no son perjudiciales para la salud. De esta manera, por primera vez, se invirtió la carga de la prueba: era una regla que los vecinos y campesinos intoxicados tenían que demostrar las afecciones en la salud, pero ahora serán los impulsores del modelo de agronegocios quienes tendrán que demostrar la inocuidad de los químicos. [ Ver ]
Vade retro glifosato...al menos de las zonas urbanas
Todo soja
(Sertox)
La Argentina sojera. El glifosato en las lagunas pampeanas. Futuro (pagina12) Por Susana Gallardo. Centro de Divulgacion Cientifica, UBA. 13/03/10. En el 2007 se emplearon, en la Argentina, 162 millones de kilos de glifosato, según un informe del Conicet. Este herbicida de amplio espectro no sólo se aplica en los cultivos de soja transgénica, sino que el mayor porcentaje se utiliza en lo que se denomina barbecho químico, con el fin de preparar el suelo para la siembra, evitando levantar los rastrojos de la cosecha anterior. Aquí, una versión sobre el glifosato, que contribuye a la polémica sobre el tema en nuestro país.“Se piensa que el glifosato es inocuo y que se degrada fácilmente, por ello se emplea mucha más cantidad que la necesaria”, señala la doctora Haydée Pizarro, docente e investigadora de la FCEyN-UBA y del Conicet. Un efecto indeseado de la aplicación en exceso es que se están generando malezas resistentes, lo que lleva a los fabricantes a desarrollar formulaciones cada vez más potentes.Si bien lo aconsejable, según el INTA, es emplear un litro del formulado por hectárea, “los productores confiesan que vierten entre 10 y 14 litros por hectárea”, según informa Pizarro. El formulado comercial (Round up, la marca registrada de la empresa Monsanto) contiene 48 por ciento del principio activo, y el resto, un compuesto que facilita la entrada del producto a la planta. En particular, se emplea uno que se conoce como POEA, que, según algunos estudios, puede ser más tóxico que el glifosato. [ Ver ]