Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Utilidad de Buprenorfina en Tratamiento de Adicción Severa a Opioides

7 febrero, 2004

J.C. Piola (1)

(1) Servicio de Toxicología del Sanatorio de Niños (SERTOX).Rosario.

Resumen

Según nuestros registros, la frecuencia de consultas por adicción a opioides (AO) es baja comparada con otras adicciones. Las finalidades principales del tratamiento por abuso de sustancias son: desintoxicación, iniciación de la abstinencia y prevención de las recaídas una vez que el paciente ha dejado de consumir sustancias. A partir de 1994 comenzamos a utilizar en el Sertox un protocolo para el tratamiento de desintoxicación de pacientes con AO, utilizando buprenorfina. En ese momento se consideraba a la buprenorfina como una alternativa aceptable a la metadona en el tratamiento de desintoxicación por opioides por su escaso potencial de sobredosificación, la duración de acción prolongada y la producción de síntomas mínimos de abstinencia. Los pacientes en quienes empleamos ese protocolo (n=10) tenían un grado severo de AO, es decir, con síntomas que interferían severamente con sus actividades laborales, sociales y/o de interrelación con otras personas. El esquema terapéutico inicialmente empleado incluía internación, administración de dosis sublinguales decrecientes de buprenorfina (Magnogen®), dosis orales estables de clonidina (Catapresan PL ®), recomendado para disminuir los síntomas simpaticomiméticos del síndrome de supresión, y otras medidas. De acuerdo a los criterios establecidos para valorar la utilidad de este protocolo, en 9 pacientes la respuesta fue aceptable o buena y en uno regular. En todos los pacientes se consiguió un período mínimo de 15 días sin consumir el opiode de abuso. Luego de esa experiencia inicial fuimos modificando ese esquema, prescindiendo de la clonidina y realizando un mantenimiento más prolongado con dosis muy bajas de buprenorfina, con lo que el nivel de recaídas disminuyó. En nuestro medio no disponemos de marco legal y/o políticas públicas que avalen el continuar el mantenimiento por períodos prolongados. Nuestro fundamento para realizarlo es tomarlo como una intervención que se acompaña de una disminución de los riesgos asociados a la adicción.