Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Usan bacterias que transforman metales como el arsénico y forman precipitados de sulfuros

29 enero, 2019
Microbiología ambiental para retirar metales pesados del agua contaminada. noticiasdelaciencia.com. 28/01/19. Bacterias que no son patógenas sino benéficas, son las que se usan en el área de Microbiología Ambiental del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT) en México, a fin de retirar metales pesados que se disuelven en forma de sulfuros metálicos que podrán separarse fácilmente del agua. Así lo indicó la doctora Berenice Celis García, investigadora de la División de Ciencias Ambientales.Leer relacionado: Biorremediación, Ingeniería de bacterias eliminadoras de contaminantes y biología sistémica
Usan bacterias que transforman metales como el arsénico y forman precipitados de sulfuros
Equipo de la UNSAM en un trabajo de campo en el rio Reconquista.
[Img #54171]La doctora Berenice Celis García. (Foto: IPICYT / CONACYT)“Por ejemplo, en agua desechada por las industrias minera o metal-mecánica que contiene metales como cobre, zinc, cadmio, o algunos más tóxicos como el arsénico, para lo cual empleamos biotecnología ambiental para limpiarla”, indica la Investigadora.
Explicó que actualmente trabajan con bacterias que tienen la capacidad de transformar al arsénico y formar precipitados de sulfuros metálicos, con el sulfuro que generan las bacterias sulfatorreductoras, que también se encuentran en el consorcio bacteriano.
“Trajimos sedimento de un cuerpo de agua contaminada y cultivamos a los microorganismos en recipientes herméticos donde les dimos condiciones adecuadas para su cultivo, los cultivamos en combinación con el arsénico durante un año y obtuvimos un cultivo que nos ayuda a obtener lo que llamamos precipitados de arsénico; las bacterias que cultivamos transforman el arsénico de arsenato a arsenito”, agrega Berenice Celis.
La investigadora del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica explica que el beneficio es que al cultivarse en el laboratorio se puede desarrollar posteriormente una aplicación biotecnológica como un biorreactor, a fin de obtener arsénico en una fase sólida, y así se puede ir retirando el agente contaminante.
“El impacto ambiental es muy positivo porque estamos retirando de la fase acuosa un contaminante que es muy tóxico, el arsénico en grandes cantidades puede provocar severos daños a la salud de las personas”, explica la doctora en Biotecnología.
Agrega que el problema de los metales en el agua es que no pueden desaparecer o degradarse, una estrategia es cambiar el estado de oxidación del metal en cuestión y en combinación con otro compuesto, en este caso el sulfuro, se formará un sólido que se pueda retirar del agua.
La Dra. Berenice Celis García actualmente se desempeña como profesora-investigadora en la División de Ciencias Ambientales del IPICYT, en donde realiza investigación relacionada con el tratamiento biológico de corrientes acuosas para la precipitación de metales pesados mediante el proceso de sulfato-reducción y con la bioprospección de microorganismos anaerobios en ambientes naturales.
Su área de investigación se enfoca en la biotransformación de compuestos azufrados en reactores anaerobios con agregados microbianos: lodo granular y biopelículas. Así como en aspectos relacionados con los ciclos biogeoquímicos del azufre y carbono en ambientes naturales. (Fuente: IPICYT / CONACYT)