Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Una relación concluyente entre la exposición a glifosato y el mayor riesgo de contraer LNH*

16 febrero, 2019
Los pesticidas con glifosato más utilizados aumentan un 41% las posibilidades de sufrir cáncer Salud. Por Carey Gillam**. eldiario.es. 14/02/19. Un nuevo estudio científico entre los pesticidas con glifosato y el linfoma no Hodgkin. "Sumando todos los análisis de estudios pasados, incluyendo el nuestro, se demuestra de forma consistente que la exposición a herbicidas basados en glifosato está relacionada con un riesgo mayor de contraer cáncer", señalan los autores. *LNH = Linfoma no Hodgkin
Una relación concluyente entre la exposición a glifosato y el mayor riesgo de contraer LNH*
Blanco o negro
(Sertox)
Tres de sus autores fueron seleccionados en 2016 por la Agencia de Protección Ambiental de EEUU como miembros de la junta del panel científico de asesoramiento en glifosato.El herbicida RoundUp es uno de los más vendidos del mundo / Mike MozartEl herbicida RoundUp, un producto de Monsanto, es uno de los más vendidos del mundo / Mike MozartLos herbicidas con glifosato aumentan el riesgo de contraer un tipo específico de cáncer. Según un reciente y exhaustivo estudio científico, la probabilidad de enfermar con el linfoma no Hodgkin es un 41% mayor para las personas con mucha exposición a estos extendidos pesticidas. Las pruebas sugieren una "relación concluyente" entre la exposición a herbicidas con glifosato y el mayor riesgo de contraer linfoma no Hodgkin (LNH), señalan los autores del estudio, que piden prudencia en la interpretación de las cifras de riesgo estimado.
Firmado por cinco científicos estadounidenses, el informe contradice a la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), que había declarado seguro al herbicida. El estudio coincide a su vez con los planes de las autoridades de varios países de limitar el uso de productos de uso agrícola con glifosato.
En Estados Unidos, Monsanto y su propietaria alemana, Bayer AG, se enfrentan a más de 9.000 demandas presentadas por personas con LNH que culpan de su enfermedad a los herbicidas de la empresa con glifosato. En agosto llegó el primer fallo de un jurado estadounidense, con un veredicto unánime en contra de Monsanto. La compañía ha presentado un recurso de apelación. El próximo juicio, presentado por otro afectado, comenzará el 25 de febrero. Para el resto del año hay programados nuevos juicios, en un calendario de pleitos que se extiende hasta 2020.
Según Monsanto, ninguna investigación científica fiable demuestra una vinculación concluyente entre el glifosato y el LNH o cualquier otro tipo de cáncer. La empresa alega que cuando la EPA encuentra que "no es probable" que el glifosato provoque cáncer lo hace respaldada por cientos de estudios en los que no se detecta dicha relación.
La compañía acusa de comportamiento deshonesto a los científicos del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer [IARC, por sus siglas en inglés] que en 2015 clasificaron el glifosato como probable producto cancerígeno para los seres humanos. Según Monsanto, no sopesaron de forma adecuada los hallazgos de otros estudios importantes.
Pero el nuevo estudio podría complicar la defensa del herbicida más vendido de Monsanto. Tres de sus autores fueron seleccionados en 2016 por la EPA como miembros de la junta del panel científico de asesoramiento en glifosato. La revista que lo publica, Mutation Research / Reviews in Mutation Research, tiene como redactor jefe al científico David DeMarini, también miembro de la EPA.
Los autores del informe argumentan que su análisis no es comparable a las evaluaciones hechas hasta ahora. Según Lianne Sheppard, coautora del estudio y profesora en el departamento de Ciencias de la Salud Ambiental y Laboral de la Universidad de Washington, "la evidencia de un mayor riesgo de LNH por exposición al glifosato tiene más fundamentos en este artículo que en los análisis previos". "Desde el punto de vista de la salud de la población, hay preocupaciones reales".
Sheppard fue una de las asesoras científicas de la EPA sobre glifosato y formó parte del grupo de consejeros que se quejaron ante la agencia medioambiental por no seguir los protocolos científicos debidos al dictaminar que no era probable que el glifosato causara cáncer. "Eso estuvo mal", dice Sheppard. "Estuvo bastante claro que no siguieron sus propias reglas, ¿hay pruebas de que es cancerígeno? La respuesta es sí".
"Estamos revisando el estudio", afirma un portavoz de la EPA. Bayer, dueña de Monsanto desde el verano de 2018, no ha querido hacer declaraciones. En un comunicado de diciembre, la empresa químico-farmaceútica citaba la valoración de la EPA y sostenía que los herbicidas con glifosato habían sido "extensamente examinados", demostrando ser una "herramienta segura y eficaz para el control de malezas".
Los autores del estudio dicen que en su análisis han examinado todos los informes ya publicados sobre efectos en la salud de las personas, incluyendo el Estudio de Sanidad Agropecuaria, un informe con datos de 2018 financiado por el gobierno [AHS, por sus siglas en inglés].
Para Monsanto, el AHS es una prueba de la falta de vínculos entre el glifosato y el LNH, pero los autores del nuevo informe dicen que al revisar las investigaciones anteriores se concentraron en la población más expuesta al glifosato. Si es cierto que los herbicidas con glifosato causan LNH, los miembros de ese grupo deberían tener un riesgo elevado. Tomar como muestra solo a individuos con mucha exposición al pesticida hace menos probable que otros factores introduzcan ruido en el sistema quitando validez a los resultados, explican. En resumen: si de verdad no hubiera conexión entre el químico y el cáncer, ni siquiera los individuos con mucha exposición deberían registrar tasas anormales en el desarrollo del cáncer.
Además de revisar los informes sobre personas, los investigadores examinaron otros estudios con glifosato, incluyendo muchos realizados sobre animales. "Sumando todos los análisis de estudios realizados hasta la fecha, incluyendo el nuestro, se demuestra de forma consistente el mismo hallazgo clave: la exposición a herbicidas basados en glifosato está relacionada con un riesgo mayor de contraer LNH", concluyen los autores.
Según David Savitz, profesor de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, el nuevo estudio está "bien llevado", pero carece de "información nueva en lo esencial". "Yo diría que refuerza la idea de que el tema siga siendo preocupante y que necesita una evaluación, pero no termina de dar una respuesta definitiva a la pregunta".
**Traducido por Francisco de Zárate_________________________________________________________________________________________________________________________________

‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida. Por Joaquim Elcacho. lavanguardia.com.  14/02/19. 45 personas de la zona de Toulouse, en el sur de Francia, presentan una reclamación judicial después de la detección de glifosato en su orina.‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicidaVarias de las personas que han presentado la demanda judicial con carteles en los que se muestra la concentración de glifosato en su orina en ng/ml (Eric Cabanis / AFP)El glifosato es el herbicida -producto para matar las denominadas malas hierbas- más utilizado del mundo y también uno de los productos químicos que ha creado más polémica social y científica en los últimos años.
El uso del glifosato en agricultura y jardinería sigue siendo completamente legal en la gran mayoría de países y, en concreto, la Unión Europea aprobó en diciembre de 2017 la renovación de la autorización para utilizar productos con glifosato como principio activo hasta diciembre de 2022.
Pese a este tipo de decisiones políticas, diversos científicos, grupos políticos y organizaciones de consumidores y ecologistas en varios países siguen insistiendo en que el uso o exposición al glifosato supone riesgos para el medio ambiente y la salud de las personas.
Francia, a la cabeza de las críticasUno de los países en los que se ha cuestionado más abiertamente el uso del glifosato es Francia, donde el gobierno ha anunciado la prohibición de algunas de las aplicaciones de esta substancia.
Entre las iniciativas sociales de oposición en Francia destaca la Campaña Glifosato (Campagne Glyphosate), “por una agricultura sin pesticidas”, que promueve un colectivo de entidades con sede en Foix (departamento de Ariege, en la región francesa de Occitanie).Fumigación de cultivos com productos químicos  es motivo de preocupación en diversas zonas del mundoFumigación de cultivos com productos químicos es motivo de preocupación en diversas zonas del mundo (Santiago Nicolau)Durante los últimos dos meses esta campaña ha facilitado la recogida y análisis de más de un centenar de muestras de orina de personas sensibilizadas por el debate sanitario y ambiental del uso del glifosato.
Demanda en ToulouseAhora, 45 de las personas que participaron en esta iniciativa han anunciado la presentación ante el Tribunal de Grande Instance (Tribunal de Primera Instancia) de Toulouse de una queja o reclamación legal por considerar que el uso de glifosato “pone en peligro la vida de otros”, supone “engaño grave” y provoca “daños al medio ambiente”.
Todas las personas dispuestas a iniciar esta reclamación judicial han mostrado públicamente los resultados de los análisis de orina, en los que se indican los niveles de glifosato detectados.
Según los responsables de esta campaña, todas las muestras de orina analizadas -más de un centenar en total- contenían, en mayor o menor concentración, restos de glifosato.
La Unión Europea rectificaLas críticas por supuesto secretismo y manipulación de datos ha obligado a la UE a preparar nuevas fórmulas de información pública
La polémica social y científica sobre los supuestos riesgos del uso del glifosato han provoca diversos debates en el seno de las instituciones de la Unión Europea. Entre las situaciones críticas más recientes destaca la reiterada denuncia de que algunos de los informes oficiales de organismos de la UE sobre el tema del glifosato incluían amplios textos idénticos a los presentados por las compañías químicas que fabrican o comercializan el glifosato (ver en La Vanguardia ).
Además, diversas entidades y expertos han criticado el supuesto secretismo con el que han tratado en ocasiones las autoridades de la UE el debate sobre el glifosato.
En un intento de hacer frente a las críticas, el pasado martes las instituciones de la Unión Europea alcanzaron un principio de acuerdo para aumentar la transparencia en los procedimientos para autorizar sustancias como el polémico herbicida glifosato; por ejemplo permitiendo a los ciudadanos el acceso a estudios científicos relacionados con su toxicidad presentados por la industria.
Respuesta pendiente de ratificación
El principio de acuerdo -pendiente de confirmación formal por parte del Parlamento Europeo y por los Estados miembros-, responde a una iniciativa ciudadana que fue respaldada por más de un millón de ciudadanos europeos a raíz de los debates surgidos en medio del proceso de extensión de la licencia de uso del herbicida de Monsanto.
Además, de mejorar la transparencia en los procesos de autorización, el objetivo de la nueva normativa es aportar certidumbre legal a la industria alimentaria y mejorar la gobernanza y la calidad científica de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), según ha explicado en un comunicado el Consejo de la UE.