Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Un circuito cerebral que controla el comportamiento de consumo de alcohol en ratones

22 noviembre, 2019
El circuito cerebral que predice el consumo compulsivo de alcohol. abc.es. 21/11/19. En nuestra sociedad, la mayoría de las personas están expuestas al alcohol, la sustancia de abuso más frecuente, en algún momento de su vida.
Un circuito cerebral que controla el comportamiento de consumo de alcohol en ratones
Perfil de un hombre bebiendo
Núcleos (azul) de las neuronas de la corteza prefrontal medial que proyectan sus axones (verde) al área gris periacueductal.Núcleos (azul) de las neuronas de la corteza prefrontal medial que proyectan sus axones (verde) al área gris periacueductal. – INSTITUTO SALKAunque el consumo de alcohol es omnipresente en la sociedad moderna, solo una parte de las personas desarrolla trastornos por consumo de alcohol o adicción. Sin embargo, los científicos no han entendido por qué algunos son propensos a desarrollar problemas con la bebida, mientras que otros no. Ahora, investigadores del Instituto Salk (EE.UU.) han descubierto un circuito cerebral que controla el comportamiento de consumo de alcohol en ratones y, aseguran en un estudio que se publica en «Science», puede usarse como un biomarcador para predecir el desarrollo del consumo compulsivo más adelante. Los hallazgos podrían tener implicaciones para comprender el consumo excesivo de alcohol en humanos y la adicción en el futuro.
«Por primera vez hemos encontrado un circuito cerebral que puede predecir con precisión qué ratones desarrollarán un consumo de alcohol compulsivo semanas antes de que comience dicho comportamiento adictivo», apunta Kay Tye, autora del estudio «Esta investigación proporciona una primera visión de cómo se desarrollan las representaciones del consumo compulsivo de alcohol a lo largo del tiempo en el cerebro».
El trastorno por consumo de alcohol se define como una enfermedad cerebral crónica en la que un individuo bebe compulsivamente, a menudo acompañado de emociones negativas. En nuestra sociedad, la mayoría de las personas están expuestas al alcohol, la sustancia de abuso más frecuente, en algún momento de su vida. El consumo excesivo de alcohol está relacionado con más de 200 enfermedades y es una causa principal de muerte prevenible.

Sin embargo, incluso entre aquellos que beben regularmente, solo una pequeña fracción desarrolla un trastorno de consumo compulsivo o adicción. Por qué algunos que beben en exceso pierden la capacidad de controlar su consumo de alcohol a pesar de las importantes consecuencias negativas para la salud y personales, mientras que otros no lo entienden mal. Aunque estudios previos han sugerido que los cambios preexistentes e inducidos por el alcohol en la corteza prefrontal (PFC) pueden contribuir al uso compulsivo de sustancias, estas explicaciones no tienen en cuenta la variedad de resultados aparentes en el desarrollo del comportamiento de consumo compulsivo entre las personas que beben.
Investigaciones anteriores se han centrado en examinar el cerebro, pero casi siempre después de que se desarrolle un trastorno de la bebida. Por ello, el equipo de Tye quería descubrir los circuitos cerebrales responsables de la predisposición para el consumo compulsivo de alcohol, algo que no había sido estudiado previamente.
«Inicialmente buscamos comprender cómo se altera el cerebro por el consumo excesivo de alcohol que provoca que se desarrolle la necesidad de beber compulsivamente alcohol», afirma Cody Siciliano, primer autor y profesor de la Universidad de Vanderbilt (EE.UU.). «En el proceso, nos topamos con un hallazgo sorprendente que nos permitía predecir qué animales serían compulsivos en función de su actividad neuronal durante su primer consumo de alcohol».
Para su estudio, los investigadores desarrollaron una prueba, llamada tarea de compulsión inducida por atracones (BICT), para examinar cómo la susceptibilidad al consumo de alcohol interactúa con la experiencia de producir consumo compulsivo en ratones. El BICT permitió a los investigadores examinar el consumo normal de alcohol y aquel con consecuencias negativas, como un sabor amargo agregado al alcohol. A través de una serie de pruebas, los científicos observaron que los ratones podían clasificarse en tres grupos: bebedores bajos, bebedores altos y bebedores compulsivos. A diferencia de los dos primeros grupos, los bebedores compulsivos mostraron insensibilidad a las consecuencias negativas.
A continuación, los investigadores utilizaron una técnica de imagen, llamada imágenes de calcio con resolución de células individuales microendoscópicas, para registrar las células y las regiones cerebrales de interés antes de beber, durante la bebida y después del consumo. En concreto, analizaron la actividad neuronal en dos regiones involucradas en el control del comportamiento y en la respuesta a eventos adversos: la corteza prefrontal medial y la materia gris periacueductal, respectivamente.
Así descubrieron que el desarrollo del consumo compulsivo de alcohol estaba relacionado con los patrones de comunicación neuronal entre las dos regiones del cerebro y, además, que era un biomarcador para predecir el consumo compulsivo futuro. Asimismo, utilizaron técnicas de optogenética para controlar la actividad de la vía neural utilizando la luz. Al encender o apagar el circuito cerebral, los científicos pudieron aumentar el consumo compulsivo de alcohol o reducirlo.
Ahora podemos mirar dentro del cerebro y encontrar patrones de actividad que predigan si los ratones se convertirán en bebedores compulsivos en el futuro, antes de que se desarrolle la compulsión.
«Ahora podemos mirar dentro del cerebro y encontrar patrones de actividad que predigan si los ratones se convertirán en bebedores compulsivos en el futuro, antes de que se desarrolle la compulsión -subraya Tye-. No sabemos si este circuito cerebral es específico para el alcohol o si el mismo circuito está involucrado en múltiples comportamientos compulsivos diferentes, como los relacionados con otras sustancias de abuso o recompensas naturales».
Aunque todavía hay que ver si los hallazgos se traducen en humanos, lo cierto es que se necesitan tratamientos efectivos para los trastornos por consumo de alcohol y estos resultados ofrecen una vía extremadamente prometedora, escriben Kimberly Nixon y Regina Mangieri en un comentario que compaña al trabajo.