Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

También necesitamos conocer el impacto ambiental de las rutas sobre la fauna silvestre de Argentina

22 octubre, 2011
Rutas: una trampa mortal para la fauna silvestre. Por Priscila Fernández. agenciacyta. 12/10/11. Las rutas tienen un impacto directo en la mortalidad de animales pero también existe un efecto indirecto ligado a la fragmentación de los hábitats. Un estudio realizado en las rutas Provincial 1 y Nacional 168, en la provincia argentina de Santa Fe, revela la falta de inclusión de la problemática de la vida silvestre en las obras de ingeniería. En algunas rutas santafesinas, los anfibios se encuentran entre las poblaciones más vulnerables.
También necesitamos conocer el impacto ambiental de las rutas sobre la fauna silvestre de Argentina
Comadreja recién atropellada
(Sertox)
Los conductores de autos que se suceden a alta velocidad probablemente ni siquiera lo perciban, pero los atropellamientos de animales en las rutas son una constante y tienen su impacto en la fauna silvestre. En carreteras santafesinas, investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) relevaron una tasa anual de 56 animales atropellados por kilómetro de asfalto.

En total, fueron 2024 vertebrados de la fauna local los que se encontraron en tres tramos de mil metros cada uno, tanto en la Ruta Provincial 1 (RP1, que es parte de la Ruta Nacional 11) como en la Ruta Nacional 168 (RN168, al este de la provincia de Santa Fe), en un período de un año. El dato se obtuvo gracias a observaciones efectuadas en recorridos a pie por los tramos relevados entre octubre de 2007 y octubre de 2008.

 El 72,92 por ciento de los animales hallados resultaron anfibios, los siguieron en cantidad los reptiles que conformaron el 14,97 por ciento del total; las aves sumaron un 7,88 por ciento mientras que los mamíferos representaron el 4,25 por ciento.

¿Impacto ambiental?

De acuerdo con los investigadores, el índice de atropellamiento y su frecuencia están relacionados con factores como el flujo y la velocidad vehicular, el ancho de las rutas, la cobertura vegetal aledaña y el comportamiento de las especies.

Por ese motivo, los dos principales accesos viales por el sector este de la ciudad de Santa Fe presentaron diferencias en cuanto a números. En la RP1 se promediaron 17 atropellamientos por kilómetro, mientras que en la RN168 el valor trepó a 39.

 “Las obras que se realizaban en la ruta a Paraná generaron movimiento de tierra. Muchos sapos son cavícolas, lo que quiere decir que permanecen encerrados en cuevas en sus períodos no activos. Esos animales, ante los movimientos, salieron de sus lugares y mayormente fueron atropellados, situación que demuestra el poco interés por el cuidado de la fauna silvestre que tienen las obras viales en particular; y las obras ingenieriles en general, en donde las evaluaciones de impacto ambiental pasan a ser un mero trámite administrativo”, ilustró Rafael Lajmanovich, investigador del Laboratorio de Ecotoxicología de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB).

Además, otro de los factores que impactan a los anfibios es la fragmentación de los hábitats que impide que los animales encuentren sus parejas para reproducirse. “La gran mayoría de los anfibios comienzan su período de actividad con las primeras lluvias, en septiembre, y se extiende hasta el otoño. Probablemente coincida con el mayor tránsito vehicular”, detalló Andrés Attademo, miembro del grupo de investigación.

 “Si vemos el conjunto, las rutas son trampas mortales para la fauna silvestre”, acotó Lajmanovich.

Posibles soluciones

El problema del impacto de las rutas en la fauna es atendido en otras partes del mundo, así se han desarrollado distintos tipos de pasos de faunas que apuntan a mitigar los efectos negativos. Se usan diferentes estrategias para unir una y otra margen de la ruta, ya sea por arriba -como existen pasadores para monos- o por debajo de la cinta asfáltica. “Incluso pueden aprovecharse las alcantarillas de la misma ruta”, acotó Celina Junges, también miembro del equipo.

“Una forma muy simple es poner tejidos. Los sapos nunca tratan de saltar una barrera sino que la rodean, así se los puede orientar a un paso seguro. Además, se puede controlar la velocidad de los vehículos para disminuir las posibilidades de un atropellamiento”, contó Lajmanovich.

El trabajo fue seleccionado para integrar el registro de tesis y trabajos finales de carrera del sistema de Gestión de Riesgos de la Municipalidad de Santa Fe.

Doble impacto

Las rutas tienen un impacto directo en la mortalidad, pero también existe un efecto indirecto ligado a la fragmentación de los hábitats. “Esto provoca la dispersión y el aislamiento de las poblaciones”, detalló Paola Peltzer, docente e investigadora de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL.

Luego de un año de observaciones en distintos tramos de un kilómetro en las rutas Provincial 1 y Nacional 168, investigadores de la Universidad Nacional del Litoral encontraron más de dos mil vertebrados atropellados. 72 por ciento de los casos correspondieron a anfibios.