Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Suero antiofídico producido en Costa Rica salva la vida a 4.500 personas en Centroamérica por año

1 noviembre, 2015
Ticos salvan a más de 4 mil personas víctimas de serpientes. crhoy.com. 01/11/15.  País exporta anti-veneno a África, Centro y Suramérica. Las mordeduras de serpiente en Centroamérica se consideran como un problema de salud pública. En Costa Rica se registran 600 casos anualmente, mientras que en otros países de la región como Panamá esta cifra se eleva a 2 mil incidentes. El suero antiofídico producido por el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (UCR) salva la vida a 4.500 personas en Centroamérica. Esta cantidad crece tomando en consideración que este anti-veneno trasciende el continente, pues es exportado a países de África como: Nigeria, Malí, Burkina Faso y Papúa Nueva Guinea.Leer relacionado: Costa Rica y sus antivenenos de exportación
Suero antiofídico producido en Costa Rica salva la vida a 4.500 personas en Centroamérica por año
Extracción de veneno
¿Cómo se produce el suero antiofídico?

El anti-veneno se vende a un precio de $20. Este bajo costo pretende hacer accesible el producto a los sistemas de salud de países con condiciones económicas desfavorables.

En Costa Rica habitan 139 especies de serpientes, de las cuales solo 22 son venenosas. La serpiente terciopelo es responsable del 85% de los casos por mordedura de serpientes.

En nuestro país, este suero se utiliza con mayor frecuencia en zonas alejadas del Gran Área Metropolitana como Guápiles, San Vito de Coto Brus, Golfito, Talamanca y la Zona Sur.

En el serpentario del ICP almacenan 17 especies de serpientes venenosas, más de 400 individuos permanecen en cautiverio. Las víboras son alimentadas con ratones sacrificados manera previa y se realizan extracciones de veneno programadas con una frecuencia de al menos cada 3 meses.

Efectos del veneno en el cuerpo humano

El Dr. José María Gutiérrez comparó los venenos de las familias de serpiente elapidos y vipéridos, siendo que el efecto más tóxico se encuentra en el veneno de coral. Pese a lo anterior, el experto indicó que una terciopelo inyecta gran cantidad de veneno por lo que también es letal.

El veneno de la serpiente de coral tiene un efecto neurotóxico: las toxinas se distribuyen por la circulación sanguínea, bloqueando uniones entre nervios y músculos. Cuando una persona intenta contraer el músculo para respirar, la comunicación entre el nervio y musculo está interrumpida generando un efecto de parálisis respiratoria.

En el caso del veneno de la serpiente terciopelo o cascabel se produce un efecto de destrucción del tejido muscular. Se destruyen los vasos sanguíneos, hay hemorragia y cuando el veneno se distribuye ocurren sangrados los tejidos, causando finalmente un choque cardiovascular.