Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Sobre intoxicación con plomo en niños no está todo escrito

2 julio, 2016
Niveles de plomo en sangre, un enemigo de la infancia. Por Por Reina Magdariaga Larduet*. prensa-latina.cu.  Los niveles de plomo en sangre constituye una de las tantas amenazas que hoy el hombre enfrenta por la marcada afectación al organismo, con efectos especialmente dañinos en la etapa de la infancia. Para que se tenga una idea, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la exposición a esa sustancia tóxica cada año causa en los menores 600 mil nuevos casos de discapacidad intelectual.Leer moticia reciemnte relacionada,  AAP-EEUU:niños con niveles bajos de plomo, que antes se consideraban seguros, pueden tener problemas
Sobre intoxicación con plomo en niños no está todo escrito
Niños/kids
(Sertox)

La agencia de salud de la ONU señala que la intoxicación por ese elemento químico cobra anualmente 143 mil vidas, registrándose las tasas más altas de mortalidad en las regiones en desarrollo.
Por eso, la comunidad científica internacional incluye hoy entre sus prioridades de investigación la incidencia en la salud humana de los niveles de plomo en sangre.
UNA PESQUISA ESTADOUNIDENSE 
Por lo menos uno de cada siete niños de algunas ciudades de Estados Unidos sufre por niveles de plomo en sangre, cuya toxicidad puede provocar trastornos físicos, mentales y conductuales. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que un valor de plomo en sangre por encima de cinco microgramos por decilitro (mcg/dL) es peligroso para los infantes, señala un artículo publicado en Journal of Pediatrics.
Por eso, un equipo analizó más de 5,2 millones de resultados de análisis de sangre realizados a bebes y menores de 6 años durante seis años hasta abril del 2015.
Los investigadores hallaron que un 3,1 por ciento de los varones y un 2,8 de las mujeres tenían valores por encima de los que recomiendan los CDC.
En 6 regiones, más de un 14 por ciento de los niños tenía valores de riesgo: Syracuse, Buffalo u Poughkeepsie (Nueva York); Oil City y York (Pensilvania) y Cincinnati (Ohio).
Muchas de estas localidades son ciudades antiguas e industriales, dijo el autor del estudio, doctor Harvey Kaufman, director médico de Quest Diagnostics, St. Louis, Missouri.
También, la pesquisa permitió identificar a 5 estados con la mayor proporción de análisis que indican valores elevados de plomo en sangre: Minnesota (10,3 por ciento), Pensilvania (7,8), Kentucky (7,1), Ohio (7) y Connecticut (6,7).
California y Florida registraron los valores más bajos, con un 1,4 y 1,1 por ciento, respectivamente.
De acuerdo con la Academia Estadounidense de Pediatría, los valores de plomo en sangre por debajo del umbral que recomiendan los CDC ponen a los niños en riesgo de perder capacidad intelectual.
Asimismo, añade, la exposición a esa sustancia tóxica lesiona las habilidades académicas y desarrolla el trastorno de déficit de atención con hiperactividad.
En tal sentido, el efecto de la toxicidad del plomo en el coeficiente intelectual, la conducta y el desarrollo del cerebro es irreversible, mientras que la exposición se puede prevenir, concluyó Kaufman.
EL PLOMO Y LA SALUD HUMANA 
El plomo es un metal tóxico presente de forma natural en la corteza terrestre que se distribuye por el organismo hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo.
Los niños con desnutrición son más vulnerables porque sus organismos tienden a absorber mayores cantidades de este metal en caso de carencia de otros nutrientes, como el calcio.
Esa sustancia también causa daños duraderos en los adultos, por ejemplo aumentando el riesgo de hipertensión arterial y de lesiones renales.
Por su parte, en las embarazadas, la exposición a concentraciones elevadas puede provocar aborto natural, muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer, y malformaciones leves en el feto.
La OMS señala que las personas pueden verse expuestas al plomo en su puesto de trabajo o en su entorno, principalmente a través de la inhalación de partículas generadas por la combustión de materiales que contienen este metal, durante actividades de fundición e reciclaje en condiciones no seguras o decapado de pintura con plomo.
Asimismo, mediante la ingestión de polvo, agua o alimentos contaminados, según los especialistas.
A propósito de esta amenaza, la agencia sanitaria de las Naciones Unidas incluyó el plomo dentro de una lista de diez productos químicos causantes de graves problemas de salud pública que exigen la intervención de los Estados Miembros para proteger la salud de los trabajadores, los niños y las mujeres en edad fecunda.

* La autora es periodista de la redacción de Ciencia y técnica de Prensa Latina.