Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Sobre COP-9 (Conferencia entre las partes sobre la Convención para la Diversidad Biológica)

6 junio, 2008
El COP-9 (Conferencia entre las partes sobre la Convención para la Diversidad Biológica) pospone las decisiones importantes de cara al 2010 (Para Mauricio Thuswohl, la carta más alta). Después de dos semanas de debate, los países no llegaron a un acuerdo en temas cruciales como la lucha contra la deforestación y la rendición de cuentas por los daños causados por los transgénicos, entre otros. La ONU admite ahora será imposible alcanzar los Objetivos del Milenio de reducir la pérdida de biodiversidad. Ver completo en Leer más.
Sobre COP-9 (Conferencia entre las partes sobre la Convención para la Diversidad Biológica)
COP 9 – logo
RIO DE JANEIRO – Finalizada el sábado (31/05/08) en Bonn, Alemania, la 9 ª Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU (COP-9) tuvo pocos avances prácticos. Después de dos semanas de deliberaciones los más de cinco mil delegados procedentes de 191 países determinaron el aplazamiento de las decisiones más importantes – la forma de establecer un mecanismo eficaz para combatir la deforestación o determinar la responsabilidad por la contaminación causada por los transgénicos, entre otros – para la COP-10, que va a llevarse a cabo en el año 2010 en la ciudad japonesa de Nagoya. El fracaso de los esfuerzos diplomáticos multilaterales en términos de biodiversidad es sorprendente: el año 2010 era precisamente la fecha límite fijada por el CDB a fin de que, en el marco de los Objetivos del Milenio de la ONU, las naciones consiguieran "tasas significativas de reducción de la pérdida de biodiversidad". La parálisis de las conversaciones en la COP-9 y el hecho de que el ritmo de pérdida de diversidad biológica se ha ampliado en los últimos años muestran que estos objetivos están lejos de ser alcanzados. Al mismo tiempo, aumentó la presión sobre la expansión del monocultivo de los bosques y el juego económico con el precio de los productos básicos agrícolas preparando un escenario preocupante para los próximos años. Las cifras son aterradoras. Según la ONU, trece millones de hectáreas de bosques – en los que viven cerca de dos terceras partes de todas las especies terrestres – son destruidas cada año. Esta presión se suma a la concentración del cultivo de algunas variedades de alimentos, con lo que, en los últimos cien años, tres cuartas partes de la diversidad genética de cosechas se ha perdido. Actualmente, según la FAO, la mitad de las calorías consumidas por el hombre sólo tiene fuente en tres especies de alimentos (arroz, trigo y maíz) en un universo de 30 mil plantas comestibles. El negocio de las semillas por las empresas transnacionales, la biotecnología y la propagación de transgénicos, puede hacer este marco aún más grave. El ritmo de extinción de especies animales y vegetales es actualmente cien mil veces más rápido de lo que se considera normal; según las Naciones Unidas, esto significa la pérdida de cuatro especies cada hora. La reducción progresiva de los bosques es una promesa de muerte para cientos de especies de mamíferos, miles de especies de reptiles y anfibios y decenas de miles de especies de insectos. Actualmente, uno de cada ocho especies conocidas de aves está en peligro de extinción. También es aterradora la grave pérdida de la biodiversidad marina en el mundo, causada por la pesca industrial sin control, con la desaparición de muchas especies: "A este ritmo la pérdida de la biodiversidad marina dará lugar, en el año 2050, a un devastador escenario para millones de personas que dependen de proteína de pescado ", advirtió el secretario ejecutivo del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Ahmed Djoghlaf. Los países que asistieron a la COP-9 están de acuerdo en que para detener la destrucción de los bosques debemos crear mecanismos financieros que desestimen la deforestación. Sin embargo, la definición de estos mecanismos se aplazó una vez más. Persisten iniciativas aisladas, como la del gobierno alemán que anunció la donación de quinientos millones de euros para la protección de los bosques y especies en peligro de extinción. El gobierno brasileño, a su vez, anunció la creación del Fondo para la Protección de Amazonia, que espera recaudar un billón de dólares en los próximos años para desarrollar proyectos sostenibles con los 25 millones de brasileños que viven en el bosque.
"Live Web Initiative" .Otra tarea clave para detener la pérdida de biodiversidad es aún modesta de estimular la creación de unidades de protección del medio ambiente en los países megabiodiversos. Por tanto, se puso en marcha durante la COP-9 sobre la "Iniciativa de Web Live" que es un plan para una asociación global entre los donantes y países en busca de fondos para crear áreas protegidas: "La creación de zonas de protección del medio ambiente es la columna vertebral de la CDB . Insto a todos los países que tienen recursos a unirse a esta iniciativa ", dijo el Ministro de Medio Ambiente de Alemania, Sigmar Gabriel, después de anunciar una primera donación de 40 millones. Una discusión que ha arrastrado durante casi diez años y que afecta especialmente a los pueblos indígenas y de extracción que viven en la Amazonia brasileña, es la creación de un sistema de distribución de los beneficios económicos de la explotación de la biodiversidad que también fue postergado para el año 2010. En este caso, sin embargo, hubo una mejora respecto de la COP-8 celebrada en 2006 en Curitiba, ya que todos los países convinieron en que el sistema de distribución de los beneficios, una vez establecido, será vinculante, y de cumplimiento obligatorio por los signatarios.
Transgénicos sin culpa
También se celebró en Bonn la 4 ª Reunión de las Partes en el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad en la Biotecnología (MOP-4) que hasta la COP-9 tenia bloqueado el debate sobre la cuestión de los organismos transgénicos. Una vez más, los países fracasaron en el intento de llegar a un acuerdo sobre un sistema de normas internacionales que obligue a los contaminadores pagar por los daños causados por los transgénicos al medio ambiente, la biodiversidad y la salud humana. Hasta el día de hoy, según las Naciones Unidas, se han registrado 216 casos de contaminación causada por numerosas especies de transgénicos en 57 países. Al principio de RP-4, así como en el caso de distribución de los beneficios, los países acordaron iniciar diluciones para establecer un sistema de rendición de cuentas de transgénicos, de carácter vinculante y con fuerza de ley. Desde entonces, sin embargo, algunos países, encabezados por Japón y Brasil, comenzaron a bloquear los debates, y el tema quedo postergado para las diluciones en la MOP-5,  que también se llevara adelante dentro de dos años en Nagoya: "La buena noticia es que todos los países están de acuerdo sobre el carácter vinculante, y no sólo voluntario, de las normas, previstas con valor de ley; pero la destructiva actitud de Brasil y Japón trae preocupación para las futuras rondas de negociación ", evaluó el coordinador internacional de Ingeniería Genética de Greenpeace, Doreen Stabinsky.

Fuente: Envolverde / Agencia Carta Máxima
Otro: http://www.cbd.int/cop9/
Traducción A.D.