Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Shakeaspeare y tetrodotoxina

8 noviembre, 2007
La verdadera historia de Romeo y Julieta.Termómetro en línea.07/11/07. Qué es lo que realmente tomó Julieta?, quizá un veneno, o bien, «sustancia» que a dosis controladas y de manera adecuada causa un estado de «coma inducido», muy similar a la muerte y es lo que el enamorado personaje de Romeo, no supo e impulsivamente,  toma la sustancia en mayor cantidad, ocasionando su muerte inmediata. [ Ver ]
Shakeaspeare y tetrodotoxina
Romeo y Julieta
Pocas veces, somos testigo de una magna obra como la de Romeo y Julieta, de William Shakespeare, interpretaciones de varios y reconocidos actores han desfilado por Broodway, siendo en lo personal mi favorito, John Barrymore. Una dramática y romántica historia en donde Julieta simula su muerte para así poder acercarse a Romeo, sin embargo por una fatídica confusión, ambos mueren.
Sin embargo, dentro de historias como estas surge la pregunta del millón: ¿Qué es lo que realmente tomó Julieta?, quizá un veneno, o bien, «sustancia» que a dosis controladas y de manera adecuada causa un estado de «coma inducido», muy similar a la muerte y es lo que el enamorado personaje de Romeo, no supo e impulsivamente,  toma la sustancia en mayor cantidad, ocasionando su muerte inmediata.
La hermosa y angustiada Julieta, simulando su muerte, toma un sorbo de un brebaje preparado con varias plantas, aceites y polvos, que no imaginaría su sabor, sin embargo indagando en cómo se hubiese sentido, ésta cae recostada dentro de su mausoleo debido a la debilidad inmediata que siente, continúa conciente y piensa en qué pasará, sintiendo lentamente hormigueo en sus labios que en pocos segundos deja de sentir por completo, a su vez con ligeras náuseas que debido a la debilidad  y para su fortuna, éstas ceden a los pocos minutos; poco a poco siente cómo hay un ligero temblor en manos, piernas y músculos de su abdomen que a su vez se paralizan conforme pasa el tiempo; poco a poco su corazón disminuye su frecuencia cardiaca y pasa de 85 latidos por minuto hasta llegar a 40 e, incluso, a 20 latidos por minuto, su presión arterial cae rápidamente hasta ser completamente imperceptible; su respiración al principio era agitada y fue disminuyendo de 20 a 16 y hasta 4 por minuto hasta ser ligera y apenas con lo necesario para mantener las funciones cerebrales básicas, sin embargo no llega a causar su muerte debido a la disminución generalizada de consumo de oxígeno en su organismo, llegando así a un sueño mágico, a un estado de coma profundo en donde quizá en otras épocas, se hubiese diagnosticado muerte instantánea por envenenamiento.
Romeo llega horas más tarde y observa a Julieta pálida, fría, sin pulso  perceptibles al tacto, y al no respirar, confirma su falsa pero trágica muerte. Sintiendo un profundo dolor el haberse topado con su amada en esas condiciones, decide poner fin a su sufrimiento, ingiriendo el mismo veneno que su amada y, sin saber, da un par de sorbos mayores a los que Julieta había dado anteriormente, y éste cae perdiendo la conciencia poco a poco y viajando por un túnel de luz que lo lleva a una sensación de paz y bienestar, en donde su cerebro, al recibir menos oxigenación, empieza a sufrir y sus células estructurales y funcionales (neuronas) mueren debido a la falta de energía, siendo las encargadas de la visión las primeras en hacerlo, proyectando en su mente el famoso «túnel de luz» que otras personas, incluso, afirman haber visto.
Sin embargo, Romeo poco a poco va perdiendo el sentido hasta llegar sólo a escuchar sus alrededores, hasta hacerlo con sólo el ligero viento que rompe en su rostro, para transformarse posteriormente en rocío.
Julieta pudo en un principio tomar el brebaje, que muy probablemente contenía una toxina llamada tetrodotoxina, mejor conocida como la toxina del pez globo, que son altamente tóxicas produciendo insensibilidad nerviosa y parálisis muscular, ocasionando paro cardiorespiratorio y muerte consecuente, debido a que es mil veces más tóxicas que el cianuro.
El fugu, fuku, o pez globo, es una delicadeza culinaria en Japón, donde se consume desde hace muchos siglos, aunque estuvo prohibido en determinadas épocas y zonas por su toxicidad, que puede producir la muerte. Este veneno se encuentra sobre todo en el hígado y en los órganos sexuales y, en menor concentración, en el intestino y en la piel. El contenido es variable, según la época del año y dependiendo del ejemplar concreto. El músculo contiene una cantidad muy pequeña de toxina, pero suele ser suficiente para producir efectos en la lengua y los labios, efectos que son los buscados por los consumidores como una parte de las «sensaciones gustativas» producidas por este peculiar alimento.
Habitualmente se consume crudo, en forma de sashimi, cortado en láminas muy finas, a través de las cuales se ve el dibujo del plato, que suele estar diseñado especialmente para este uso. También se consume cocinado, aunque la toxina no se destruye por calentamiento. Desde 1958 está reglamentada su preparación, que solamente pueden realizar cocineros con una formación específica. En 1958 murieron intoxicadas por consumo de fugu 176 personas, y todos los años se produce alguna intoxicación mortal, en un número del orden de las decenas, aunque la mayoría se deben a imprudencias en la preparación doméstica.
Además de sutileza culinaria, los peces globo son extremadamente importantes desde el punto de vista científico. La neurotoxina de pez globo permitió elucidar, en gran parte, los mecanismos de la transmisión nerviosa. Además, los peces globo son notables por tener los genomas más pequeños entre  los vertebrados, con relativamente poco material genético no codificante. Esto lo hace un modelo de estudio importante también en este campo, además de hacer historia en la famosísima obra de William Shakespeare.