Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Repelentes. Actualización de información 2009

16 agosto, 2009

Departamento de Salud Ambiental – Dirección de Determinantes de la Salud e Investigación Ministerio de Salud de la Nación


Repelentes. Actualización de información 2009
Repelentes de mosquitos
(Dibujo de Ana Digón)
A partir de la epidemia de Dengue que dio lugar a la reemergencia de la enfermedad en muchas provincias argentinas y otras regiones de América, se ha incrementado la demanda pública de repelentes de mosquitos. Para evitar consecuencias adversas a partir de la elección y el uso de los mismos sin la suficiente información, se considera importante contar con una actualización sobre los productos localmente disponibles y sus características. 

Los repelentes químicos son compuestos o mezcla de compuestos que desalientan la cercanía de animales-plaga a personas, animales o ambientes.

Algunos ejemplos de organismos cuyo contacto con las personas o animales es desalentado con su uso incluyen aves (palomas, loros), peces (tiburones), mamíferos (ratas, murciélagos), insectos (simúlidos -moscas negras y jejenes-, mosquitos, cucarachas, abejas), arácnidos (garrapatas).

En la categoría se incluyen compuestos químicos de origen botánico y de origen sintético que contienen plaguicidas, esencias, perfumes, aceites y ácidos grasos, que se ofrecen en varias presentaciones (velas, cremas o geles, lociones, ampollas, collares, spray o vaporizadores, líquidos, tejidos impregnados como muñequeras) adaptadas a su uso final: como protectores de ambientes, de animales o de personas expuestas.  

Los repelentes destinados a ser utilizados en medicina veterinaria son registrados en el SENASA. Los repelentes que van a ser utilizados en ambientes o personas son inscriptos en la ANMAT (Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica)/Ministerio de Salud de la Nación: los ambientales se registran como domisanitarios en el INAL/ANMAT  (Instituto Nacional de Alimentos)  y los de uso personal como cosméticos  en el INAME/ANMAT (Instituto Nacional de Medicamentos).  

Los repelentes para uso personal revisten en la categoría 2 de riesgo y por lo tanto necesitan para su aprobación el registro de productos autorizados, la presentación de los correspondientes análisis fisicoquímicos e índice de irritación primaria dérmica. Si en su formulación se encuentran asociados con factores de protección solar, se exigen, además, datos relacionados con el mismo y sobre fototoxicidad. Los principales compuestos dentro de esta categoría refieren al DEET y al aceite esencial de citronella y eucaliptus.

Los repelentes para uso ambiental requieren de la presentación de estudios de evaluación de riesgo completos y del cumplimiento del conjunto de resoluciones y normas vinculadas a su formulación, etiquetado, envase y advertencias que el INAL exige para su aprobación.

Actualmente están registrados productos en base de aceite esencial de citronella (presentación en líquido en concentración hasta el 2,5% en aguarrás) y de compuestos piretroides, estos últimos en concentraciones variables y formulados con o sin Butóxido de Piperonilo como coadyuvante, en concentraciones varias y presentados como espirales, tabletas termo evaporables y líquidos termo evaporables. Todos ellos categorizados como de venta libre, quedando restringido al uso profesional la venta a granel.

Otros productos, no registrados, que se ofrecen con cierta actividad repelente, pueden ser obtenidos asimismo en herboristerías, veterinarias y perfumerías: algunos como ingredientes activos para su posterior preparación doméstica, otros como productos finales listos para ser usados de varias maneras. Entre ellos: aceites preparados a base de clavo de olor, rosa, crisantemo, limón, aceite de castor, hierbabuena, té, lavanda, cedro. Folklóricamente se utilizan también las plantas de albahaca como ornamentales, adjudicándoseles un efecto de repelente ambiental de insectos.


El uso de repelentes es sólo una medida de protección individual que puede recomendarse como complemento del uso de mosquiteros y métodos de protección en el hogar (WHO/CDS/WHOPES/2002.5 Rev.1)







Algunos consejos para el uso de repelentes

Selección
  • Preferir un producto registrado por la ANMAT. En el caso de los repelentes para uso ambiental, asegurarse de que el producto cumple con la identificación de registro con número de RNE (Registro Nacional de Establecimientos)  y número de RNPDU  (Registro Nacional de Productos de Uso Doméstico) visibles en el envase y que contiene instrucciones de uso.
  • A igualdad de producto, preferir aquellos que ofrecen envases más seguros y mantenerlos lejos de los sitios de guarda de alimentos y del alcance de chicos o animales.
  • Todo producto tiene una fecha de vencimiento: verifique que ésta figura en el envase y que es la compatible con los tiempos esperables de uso del producto.

    Un resumen de las presentaciones y advertencias sobre los plaguicidas de uso ambiental, puede ampliarse con la entrevista hecha a la Dra. Laura Donato, del Departamento de Productos de uso Domestico del INAL/ANMAT :http://www.youtube.com/watch?v=-jql3QU9ubQ
    Modo de uso y precauciones
    • Seguir las instrucciones de uso y tomar los recaudos que deben estar indicados en cada producto.
    • Utilizar sólo la cantidad suficiente para cubrir la piel y/o ropa expuesta.
    • No aplicar repelentes sobre lastimaduras o sobre la piel irritada.
    • No aplicarlo en las manos o cerca de los ojos y la boca, especialmente en niños.
    • No permitir que los niños apliquen este producto a sí mismos o a otros.
    • No utilizar repelentes sobre la piel cubierta (debajo de la ropa).
    • Evitar la aplicación excesiva y reiterada y lavar diariamente la piel tratada con agua y jabón: no irse a acostar con repelentes sobre la piel.
    • Lavar la ropa tratada antes de volverla a usar.
    • No repetir aplicaciones con productos que han causado reacciones en la piel.
    • No manipular alimentos después de aplicarse o aplicar un repelente sin antes haberse lavado las manos.
    • En caso de contacto con los ojos: lavarlos inmediatamente con abundante agua. Si los síntomas persisten a pesar del lavado, consultar con un médico.


    Para los repelentes de uso personal que se presenten en aerosol y rociadores o vaporizadores:
    • No emplear repelentes en áreas insuficientemente ventiladas.
    • No aplicar directamente en la cara: primero rociar sobre las manos y con estas distribuir el producto sobre la cara; luego lavar las manos.
    • No acercar el envase al fuego.
    • Desechar el envase vacío convenientemente.

Otros consejos

Otros consejos
(Dibujo de Virginia Introini)
El mosquito transmisor del Dengue es un mosquito de la familia Culicidae llamado Aedes aegypti, de hábitos típicamente domiciliarios con sitios de cría fundamentalmente artificiales y frecuentemente domésticos (floreros, latas en desuso, botellas vacías, cisternas, contenedores de agua) en los que las hembras pueden colocar entre 50 y 150 huevecillos.

Los huevos eclosionan dando lugar a formas larvarias, acuáticas que se alimentan por filtración de material en suspensión; estas larvas mudan luego al estadio de pupa, durante el cual no se alimentan; el próximo estadio es el adulto alado. La duración del ciclo completo varía entre 7 y 14 días aproximadamente, aunque es dependiente de la temperatura y puede extenderse.

Las formas adultas huyen de la luz del sol, se alimentan de jugos vegetales – la hembra, además, de sangre: necesita de proteínas disponibles en la sangre para la producción  de sus huevos –  y se mantienen siempre en las cercanías de las viviendas del hombre.  Su densidad en el ambiente es mucho mayor durante las primeras horas de la mañana y las últimas horas de la tarde, momentos en los cuales se alimenta: el Aedes es un mosquito de vida diurna,  que no pica en la oscuridad. Sabiendo todo esto, evitar estar fuera de una casa en esos horarios, mantener el domicilio y el peridomicilio libre de criaderos y utilizar ropa clara que cubra piernas y brazos, son conductas preventivas importantes, no solo para desestimar el encuentro con los mosquitos sino también para minimizar el uso de compuestos químicos repelentes.


  • Utilizar ropa de mangas largas y color blanco (el Aedes huye naturalmente de elementos que reflejen la luz del sol)
  • Evitar estar a la intemperie en las horas de mayor densidad de adultos (en la mañana temprano y en el atardecer)
  • Utilizar mosquiteros rígidos (de metal o plástico) en puertas y ventanas exteriores de las casas y blandos (de tul o gasa) sobre las camas, en aquellos lugares en los que la densidad de mosquitos es mayor.

Para concluir

 Hay que recordar que usar un repelente para mosquitos significa aplicar un producto con efecto plaguicida sobre la piel y que, como sucede con casi todas las sustancias químicas, cabe la posibilidad de consecuencias adversas, especialmente si se abusa de ellos.

Referencias desde donde se puede ampliar la información

  1. Kehrl W, Sonnemann U, Dethlefsen U. Therapy for acute nonpurulent rhinosinusitis with cineole: results of a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. Laryngoscope . 2004;114:738-742.
  2. Juergens UR, Dethlefsen U, Steinkamp G, et al. Anti-inflammatory activity of a 1.8-cineol (eucalyptol) in bronchial asthma: a double-blind placebo-controlled trial. Respir Med . 2003;97:250-256.
  3. Traboulsi AF, El-Haj S, Tueni M, et al. Repellency and toxicity of aromatic plant extracts against the mosquito Culex pipiens molestus (Diptera: Culicidae). Pest Manag Sci . 2005;61:597-604.
  4. Darben T, Cominos B, Lee CT. Topical eucalyptus oil poisoning. Australas J Dermatol . 1998;39:265-7.
  5. Vincent Corbel , Maria Stankiewicz , Cedric Pennetier , Didier Fournier , Jure Stojan , Emmanuelle Girard , Mitko Dimitrov , Jordi Molgo , Jean Marc Hougard  and Bruno Lapied .Evidence for inhibition of cholinesterases in insect and mammalian nervous systems by the insect repellent deet. BMC Biology 2009, 7:47doi:10.1186/1741-7007-7-47. Published: 5 August 2009
  6. Hoja Informativa de Salud Publica –  Repelentes de mosquitos – Departamento de Salud Publica de Massachusetts (MDPH). Estados Unidos
  7. National Pesticide Information Center. Infromacion publica on line . http://npic.orst.edu/index.es.html
  8. Mark S. Fradin, M.D., and John F. Day, Ph.D. Comparative Efficacy of Insect Repellents against Mosquito Bites. The New England Journal of Medicine. Volume 347:13-18 July 4, 2002 Number 1
  9. Precauciones en el uso de productos de uso doméstico http://www.anmat.gov.ar/consumidores/productos_de_uso_domestico_empleo.pdf
  10. Manual sobre elaboración y empleo de las especificaciones de la FAO y de la OMS para plaguicidas. Primera edición. Estudio FAO producción y protección vegetal . Preparado por la Reunión Conjunta FAO/OMS para las Especificaciones de Plaguicidas (JPMS)
  11. WHO specifications and evaluations for public health pesticides. Ethyl butylacetylaminopropionate  – also known as IR3535® 3-(N-acetyl-N-butyl)aminopropionic acid ethyl ester. http://www.who.int/whopes/quality/en/IR3535_eval_april_2006.pdf
  12. Como mantener a raya a los mosquitos. Compilado por Uzo Okoli, Rod Mill e Isabel Carter. http://tilz.tearfund.org/Espanol/Paso+a+Paso+31-40/Paso+a+Paso+33/Como+mantener+a+raya+a+los+mosquitos.htm
  13. Otros sitios visitados:
         – http://www.paho.org/spanish/dd/ais/be_v23n4-West_Nile.htm
         – http://whqlibdoc.who.int/hq/2004/WHO_CDS_WHOPES_2002.5_Rev.1_spa.pdf

Recopilación

  • Programa Nacional de Riesgos Químicos.  Departamento de Salud Ambiental.  Ministerio de Salud de la Nación
  • Servicio de Toxicología del Sanatorio de Niños de Rosario (SERTOX)

Repelentes para uso personal autorizados por el ANMAT

DEET
DEET es el nombre común para N, N-dietil-m-toluamida, un repelente de insectos multiuso registrado para la aplicación directa sobre la piel humana, el vestido, las mascotas del hogar, carpas y mosquiteros, con el fin de repeler insectos, no de matarlos.
Fue desarrollado y patentado por el Ejército de los EE.UU. en 1946 para su uso por personal militar en áreas infestadas de insectos y tuvo su primera utilización masiva durante la guerra de Vietnam. Se registró en los EE.UU. para su uso por el público en general en 1957 y ha sido reconocido desde entonces como uno de los pocos compuestos eficientes contra las picaduras de mosquitos y simúlidos.  Es el ingrediente activo más común de los repelentes contra insectos y se calcula que es usado en todo el mundo por unos 200 millones de personas. Sin embargo, se sabe relativamente poco de la manera en que el compuesto funciona en realidad y si bien es cierto que los productos que contienen N, N-dietil-m-toluamida e isómeros (DEET) son beneficiosos como repelentes de insectos, también se han asociado con la aparición de reacciones dérmicas y neurológicas en los seres humanos.
Nombre quimico: N, N-Dietil-m-toluamida, 95%
Sinonimos: DEET; N,N-Dietil-3-Metilbenzamida; Dietiltoluamida; Dietil-M-Toluamide; 3-Metil-N,N-Dietilbenzamida.
#CAS: 134-62-3

Características: Líquido incoloro, estable a presión y temperatura ambiente, incompatible con ácidos y álcalis fuertes, parcialmente soluble. Como productos de descomposición aporta al medio monóxido y dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno.

Datos de toxicidad aguda:
En el año 1998 y luego de completar una nueva evaluación completa del DEET, la EPA concluyó en que, siempre y cuando el consumidor siga las instrucciones de la etiqueta y tome las precauciones adecuadas, los repelentes contra insectos que contienen DEET no presentan un riesgo para la salud. Sin embargo esta apreciación se basa en exposición de las personas durante tiempos cortos; no están previstas las exposiciones de larga duración.


La aplicación dérmica en los seres humanos de repelentes de insectos que contienen DEET, a dosis recomendada y en ausencia de otros compuestos, puede dar lugar a efectos alérgicos locales, eventualmente sistémicos: se ha observado urticaria y dermatitis en niños y adultos, eventualmente podrían producir shock anafiláctico. Los soldados que se aplicaron soluciones de 50 o 75 % de DEET han manifestado desde lesiones de irritación dérmica localizadas hasta grandes ampollas dolorosas y cicatrices permanentes en la piel del pliegue del codo. También se han registrado cuadros de irritación de la piel y de las membranas mucosas con sensación de entumecimiento o quemazón de los labios, entre trabajadores de jardines y parques que fueron altamente expuestos a repelentes que contienen DEET. Existen registros de efectos neurológicos variados, incluyendo algunos casos de convulsiones y encefalopatía, en este último caso relacionados con la deficiencia genética de ornitina carbamoil transferasa, de incidencia infrecuente.

Una reciente investigación francesa sugiere un mecanismo posible por el cual el DEET podría afectar el sistema nervioso: a partir de este estudio, el DEET no sólo cambiaría la conducta de los insectos sino que también resultaría un inhibidor de la enzima acetilcolinesterasa, vinculada con la transmisión del impulso nervioso, según resultados in vitro en preparaciones con tejido nervioso, tanto de insectos como de animales superiores . Los insecticidas carbamatos emplean el mismo mecanismo de acción y, cuando se combinaron con DEET en estos experimentos, aumentaron la toxicidad.

En el mercado  local el DEET se presenta en concentraciones del  7,  el 20 y el 25 %.  La diferencia entre las distintas concentraciones se vincula con la  persistencia de su efecto repelente y con los límites de su indicación de uso según edad y características del usuario.

En consonancia con la Organización Mundial de la Salud, la Academia Americana de Pediatría recomienda que los repelentes que se utilizan para niños menores de 12 años no tengan una concentración de DEET mayor de 20% y es consenso generalizado seleccionar la concentración más baja posible según el tiempo esperado de permanencia al aire libre, descartar el uso de este activo en menores de seis meses  y no ser aplicado más de una vez al día .

En un estudio en el que se examinó la duración del efecto de las diferentes concentraciones de DEET para repeler los mosquitos, se comprobó que esta variaba entre 1½ a 5 horas en forma directamente proporcional con el incremento en la concentración; sin embargo, en condiciones normales de exposición, la duración de la protección depende no solo de la concentración, sino de variables como temperatura ambiente, la transpiración y la exposición al agua.

Puesto sobre la piel se absorbe en una proporción cercana al 30%, que es parcialmente excretada por orina.

Como síntesis, de acuerdo a los datos disponibles después de 40 años de uso, cabe adjudicar al DEET un notable perfil de seguridad. Menos de 50 casos de graves efectos tóxicos se han documentado en la literatura médica entre 1960 y 2002, y tres cuartas partes de ellos se resolvieron sin secuelas (Mosquitoes and Mosquito Repellents: A Clinician’s Guide, Mark S. Fradin, MD) .


Aceite de Citronella

Aceite de Citronella
Cymbopogon
Citronella es el nombre popular del Cymbopogon, una gramínea de origen asiático (India, Tailandia, Vietnam, China) que puede alcanzar más de un metro y medio de altura,  de hojas rectas, anchas y huecas, más conocida en todo el mundo como lemongrass por su aroma característico. La planta se ha utilizado en cocina, perfumería, como combustible, como forraje, como mejorador de las condiciones edafológicas asociado con fertilizantes, como agente limpiador para el cuero o la madera, y constituye uno de los aceites esenciales mas comercializados en el mundo, con un volumen de producción anual de varios miles de toneladas.

De las especies nardus (Citronella de Ceilán) y winteriana (Citronella de Java) se obtiene este aceite esencial, que recién extraído de las hojas es un líquido amarillento, en el que pueden identificarse varios compuestos (geraniol, canfenos, terpenos, citronelol, cariofileno, alfa pinenos, etc.) y que se conoce mundialmente por su efecto repelente de mosquitos. Su acción consiste en producir un efecto desagradable sobre las terminaciones sensitivas y un bloqueo de la percepción química de los insectos; de esta manera los ahuyenta con concentraciones que no afectan negativamente al ambiente.

Sus principales ventajas son su efectividad, baja toxicidad, alta tolerancia y su agradable olor, que lo posiciona incluso como ingrediente principal en esencias utilizadas, con el mismo fin, como aromatizantes ambientales en inciensos, velas, o aceites. Como repelente de uso personal es adecuado para niños pequeños y mujeres embarazadas, aunque presenta el inconveniente de tener una eficiencia limitada y de no mantener su acción durante mucho tiempo. Suele combinarse con otros compuestos en la formulación de repelentes.

IR3535®

Es el 3-(N-acetil-N-butil) ester etílico del ácido aminopropiónico (Etyl 3-[acetyl(butyl)amino]propanoate | CAS: 52304-36-6.  Ver)   producto sintético utilizado como repelente ante varios insectos (mosquitos, moscas, piojos de la piel y garrapatas) para los que ofrece una protección estimada en 90  minutos, útil para su aplicación sobre la piel humana y  las prendas.

Se ha registrado para su uso en muchos países y en varias formulaciones (lociones, cremas, geles y aerosoles), solo o asociado con otros repelentes. No se dispone de datos sobre el perfil ecotoxicológico, aunque existe consenso en suponer poco probable un impacto importante por contaminación al medio ambiente. Basado en la información colectada y en trabajos específicos (Cilek et al.) la Organización Mundial de la Salud incluye al compuesto en la categoría IV de productos clasificados según su toxicidad aguda para el hombre (poco probable que represente un peligro agudo en condiciones normales de uso). Sin embargo puede resultar irritante de la piel y los ojos y, como cualquier otro producto, ser responsable de efectos por hipersensibilidad.

Eucalyptus globulus lobill

Eucalyptus globulus lobill
Eucaliptus
(Sertox)
Los eucaliptus (del griego ευκάλυπτος y del mismo latín Eucalyptus spp.) son árboles de la familia de las mirtáceas, del que existen más de 700 especies, la mayoría originarias de Australia. Debido a su rápido crecimiento se los cultiva con fines forestales para la industria papelera o maderera o para la obtención de productos químicos. También por su calidad ornamental.

Son árboles de hojas perennes, de porte majestuoso y recto, que pueden llegar a medir más de 60 metros de altura. Las hojas del eucalipto son pequeñas, ovaladas y grisáceas en los ejemplares juveniles, luego se alargan  cambiando a un color verde azulado brillante. De ellas se obtienen aceites que se destinan a la industria farmacéutica y alimentaria y que se utilizan asimismo en medicina folklórica por inhalación, infusión o cocimiento, adjudicándosele acciones antivíricas, bactericidas, antisépticas, expectorantes y balsámicas. De característico y agradable aroma, es un poderoso desinfectante natural.  
De las muchas variedades de eucaliptus, con componentes farmacológicamente activos un tanto diferentes entre sí, la especie globules es la mas frecuentemente utilizada con fines medicinales.
El principal constituyente del aceite esencial del Eucaliptus es el eucaliptol (cineol o cineola; éter óxido terpénico), pero contiene también alcoholes de cadena abierta, aldehídos y cetonas, tanino, flavonoides, ácidos fenólicos y resinas. El aceite de eucalipto tiene una larga historia de uso como un antiséptico tópico. También se ha usado para el asma, tos, dolor de garganta y otras condiciones respiratorias en presentaciones de pastillas o por inhalación. Aplicado tópicamente también ha mostrado valor potencial para repeler mosquitos. Como repelente tiene una efectividad relativa, un agradable perfume y viene formulado como cremas y lociones.
La absorción de altas dosis puede producir broncorrea, sudoración, aumento de diuresis, broncoespasmo, depresión del sistema nervioso central, coma, convulsiones, ocasionalmente hemólisis y metahemoglobinemia, cuadros tóxicos que pueden verse en niños expuestos a altas concentraciones de eucaliptol.
La aplicación de cineola en todo el cuerpo dio como resultado envenenamiento severo del sistema nervioso en un niño de 6 años de edad  ( Darben T, Cominos B, Lee CT. Topical eucalyptus oil poisoning. Australas J Dermatol . 1998;39:265-7). En general, los niños menores de 3 años, las mujeres embarazadas o en lactancia, o las personas con enfermedad hepática o renal severa, no deberían usar aceite de eucalipto.

Otros repelentes

Otros repelentes
Lavanda
(Sertox)
Hay una serie de productos derivados de plantas que se promocionan como repelentes de uso personal contra mosquitos – entre ellos aceites de clavo de olor, de geranio, hierbabuena, aceite de castor, lavanda, aceite de cedro y otros activos – que se consiguen en herboristerías y veterinarias y con los cuales se elaboran domésticamente lociones con agua destilada, alcohol o aceites comestibles. La información disponible tanto sobre la eficacia como sobre la seguridad de la mayoría de estos productos es limitada.

La información disponible indica que, en general, la mayor parte de estos productos no proporciona ni el mismo nivel ni el mismo tiempo de protección que los productos anteriormente citados. Solo ofrecen una protección relativa durante algunos minutos y dado que algunos de los componentes son tóxicos para el sistema nervioso, irritantes dérmicos o alergénicos y que los protocolos de fabricación no responden a criterios establecidos por los registros de la ANMAT, definitivamente no cumplen con la relación riesgo-beneficio para ser utilizados sobre la piel.

Es importante recordar que aquello que se promociona como natural no necesariamente significa seguridad en términos de uso; dicho de otro modo, lo natural no está exento de peligros.

Actualización 2011