Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Principales fuentes de emisiones de dióxido de azufre en un mapa

22 agosto, 2019
Greenpeace revela mapeo global de la contaminación del aire a partir de datos de la NASA. lemonde.fr. 20/08/19. La rama india de la ONG designa las principales fuentes de emisiones de dióxido de azufre, contribuyendo a una matanza mundial de 7 millones de personas por año. La atmósfera irrespirable tiene una geografía.  Greenpeace India y la NASA la han mapeado.Ver mapa
Principales fuentes de emisiones de dióxido de azufre en un mapa
Minas de azufre en Ijen, Java, Indonesia
Gracias a los datos satelitales obtenidos por la agencia espacial de los EE. UU., la organización ambiental no gubernamental pudo publicar, el domingo 18 de agosto, una clasificación de las áreas de contaminación más grandes del planeta basada en el vínculo entre las plantas de energía y  combustibles fósiles, refinerías e industrias, por un lado y altos niveles de emisiones de dióxido de azufre (SO2) por el otro. Este gas es uno de los principales contaminantes del aire.  Combinado con otros contaminantes, su impacto aumenta el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares, incluso funciones cognitivas.  En total, la contaminación del aire es responsable de 48,000 muertes por año en Francia y 422,000 muertes prematuras registradas solo en 2015 en Europa.  A nivel mundial, mata a 7 millones de personas, incluidos 600,000 niños al año.
El mapa interactivo de Greenpeace India, accesible en línea, revela con una precisión formidable los focos principales de esta matanza, algunos de los cuales cubren los territorios de varios estados, con instalaciones industriales que emiten SO2.

En Rusia están las instalaciones más contaminantes en el mundoSegún el informe publicado por Greenpeace India, Delhi es el primer contaminador mundial.  Sola, India es  responsable de 15 % de las emisiones anthropiques mundiales de dióxido de azufre .
Es sin embargo en Rusia donde se encuentra la instalación más contaminante del mundo. Se trata del complejo métallurgique de Norilsk. Esta ciudad esta ubicada más allá del círculo polar. Padece además de un nivel de toxicidad del aire fuera de normas  y de temperaturas extremas que hacen un lugar particularmente inhospitalario. Norilsk Había sido el objeto de un reportaje fotográfico impresionante publicado por el Nacional Geographic.
En el segundo lugar en la lista de las instalaciones industriales más contaminantes se encuentran las centrales eléctricas de carbón públicas de Sudáfrica, ubicadas en la provincia de Mpumalanga, conocidas por sus idílicos paisajes montañosos y exuberantes valles verdes.  En el fondo del podio se encuentra el complejo petroquímico de la Compañía Zagros, ubicada en el borde de las aguas del Golfo Pérsico, que en Irán es la tercera fuente más grande de contaminación de dióxido de azufre en el mundo.

Europa no se queda fuera.Ante la contaminación del aire, Estados Unidos, China y varios países europeos están adoptando disposiciones legales para limitar o reducir las emisiones de dióxido de azufre que son responsables de sus sectores industriales nacionales.  Pero a otros países, aún entre los más desarrollados, no les importa.  Este es el caso de Australia, que no implementa ninguna legislación en este sentido.  Esta indiferencia legal se manifiesta incluso cuando las centrales eléctricas Australianas del valle de Latrobe y de la región del lago Macquarie cuentan entre los más contaminantes al mundo, según Greenpeace India.
Europa no se queda atrás. Sobre todo al este. Entre la lista de los veinte países más contaminantes en dióxido de azufre del mundo se encuentran Ucrania y Serbia, pero también Bulgaria que forma parte del Unión Europea desde 2007. 
Sobre el Viejo Continente, son las centrales en carbón la principal causa de esta contaminación. Cuatro centrales a carbón europeo figuran entre la lista de las más contaminantes del planeta.  En el 2016, 26 % de las emisiones mundiales de dióxido de azufre eran causadas por este tipo de central eléctrica.

Traducción: Ana Digón