Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

¿Porque ciertos químicos se acumulan a niveles tóxicos en las cadenas tróficas acuáticas?

23 abril, 2016
Misterio resuelto: identifican características de por qué ciertos productos químicos alcanzan niveles tóxicos en las redes alimentarias. sciencedaily.com. 20/04/16. Resumen: Los investigadores han descubierto que hace que ciertas sustancias químicas se acumulen hasta niveles tóxicos en las cadenas tróficas acuáticas. Y, los científicos han desarrollado una técnica de cribado para determinar qué sustancias químicas representan el mayor riesgo para el medio ambiente. De acuerdo con el estudio se identificaron dos rasgos que indican cómo las sustancias químicas pueden acumularse y llegar a niveles tóxicos: la facilidad con que un producto químico se descompone o metaboliza por el organismo y la capacidad química de disolverse en agua.Tradución de SerTox de la noticia con referencia al artículo original, en inglés
¿Porque ciertos químicos se acumulan a niveles tóxicos en las cadenas tróficas acuáticas?
Oso polar
Estas características representan cómo se concentran la mayoría de los productos químicos, o biomagnifican, en niveles cada vez más altos como suben en la cadena alimentaria, desde su base hasta sus principales depredadores, como los peces, las personas o los osos polares. Los productos químicos que tienen la capacidad de alcanzar una gran biomagnificación, como el DDT, pueden tener efectos adversos sobre la salud humana y la vida silvestre y el medio ambiente.
"Los fabricantes y reguladores químicos pueden utilizar esta información para reducir los riesgos de la exposición a sustancias químicas nocivas para los ecosistemas y los peces, la vida silvestre y las personas que viven en ellos," dijo David Walters, un ecólogo investigador del USGS y autor principal del estudio. "Por el cribado de estas dos características, podemos identificar las sustancias químicas que representan el mayor riesgo de las miles que hay en el mercado y de otras nuevas que se están desarrollando."
El estudio encontró que los compuestos metabolizados lentamente tienden a permanecer en los tejidos animales y a pasar por la cadena alimentaria en cantidades más altas y más tóxicas cuando un animal es comido por otro y así sucesivamente. Del mismo modo, los compuestos que no se disuelven bien en agua se acumulan en las grasas animales, en última instancia, con un  aumento exponencial en los principales depredadores.
Más allá de estas propiedades químicas, los investigadores encontraron que ciertos ecosistemas y redes alimentarias son más vulnerables a la biomagnificación que otros. Por ejemplo, la biomagnificación demasiado alta se produjo en las redes alimentarias marinas que incluyen aves y mamíferos. Los autores señalaron que esto puede ser debido en parte a que las cadenas de alimentos son más largas en estos ecosistemas, esto es, muchos niveles y tipos de depredadores – y porque los animales de sangre caliente tienen que consumir más alimentos que los animales de sangre fría como los peces.
Basándose en estos resultados, los investigadores desarrollaron un modelo de biomagnificación en base a cómo los productos químicos se metabolizan y se disuelven en agua. La probabilidad de que un producto químico se biomagnifique fue más alta – casi el 100 por ciento – para los compuestos que se metabolizan lentamente, tales como retardantes de llama clorados y PCB o bifenilos policlorados, independientemente de su solubilidad en agua.
Tenemos que aprender de nuestros errores anteriores y tener un diseño en el uso de productos químicos en el medio ambiente más informada y responsable ", dijo Karen Kidd, una catedrática de investigación en la Universidad de New Brunswick San Juan y co-autora del estudio." Nuestra revisión mundial  proporciona un enfoque sencillo para reducir el uso de productos químicos con las propiedades de concentrarse a través de las redes alimentarias. Este es un paso crítico para disminuir los riesgos para los seres humanos y la vida silvestre de la exposición a productos químicos potencialmente dañinos en los alimentos ".
Desde la aparición del DDT como un problema global para la fauna silvestre en los años 1950 y 60, la ciencia ha mantenido una estrecha vigilancia sobre el comportamiento de los contaminantes orgánicos persistentes, especialmente los productos químicos que pueden concentrarse a través de las redes alimentarias a niveles potencialmente tóxicos en la vida silvestre y los seres humanos. Muchos de ellos son resistentes a la degradación del medio ambiente y permanecen en el ambiente durante décadas. Mientras la biomagnificación se puede medir en el laboratorio, dijo Walters, lo mejor es determinar midiendo cuánto se incrementan algunos  químicos con cada paso en la cadena alimentaria en las poblaciones de animales salvajes.