Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Polémica sobre alcohol en el embarazo (Reino Unido)

27 octubre, 2007
Alcohol y embarazo: dónde está el límite. elmundo.es.26/10/2007.  El pasado mes de mayo el Departamento de Salud del Reino Unido cambió de opinión respecto al consumo de alcohol durante la gestación y pasó de consentir una ingesta de baja a moderada a recomendar a las mujeres que no beban nada en esos meses. Los especialistas están divididos en torno a lo apropiado de esta advertencia ante la falta de evidencias médicas sobre el tema. Ver noticia en inglés 
Polémica sobre alcohol en el embarazo (Reino Unido)
¿Es el "mensaje más seguro" que se le puede dar a una embarazada o una decisión "paternalista"? Estas son las posturas defendidas por dos especialistas que debaten sobre este tema en el último número de la revista ‘British Medical Journal’.
Beber una o dos unidades de alcohol una o dos veces a la semana era el límite hasta hace unos meses según las autoridades sanitarias británicas. Ahora, la recomendación ha cambiado a pesar de que "no existen evidencias de que el consumo bajo o moderado de alcohol durante la gestación tenga efectos adversos a largo plazo", argumenta Pat O’Brien, obstetra miembro del Instituto de Salud de la Mujer del Reino Unido.
Para O’Brien, la decisión última de beber alcohol debe ser de la madre. "Lo que debemos respetar es la autonomía de las embarazadas", señala. La justificación del cambio está en que con el mensaje difundido hasta mayo existía confusión.
Esta solución es para O’Brien equivocada y reflejo del fracaso de los profesionales a la hora de comunicar el significado de "límites de seguridad". "Debemos solucionarlo y no tomar la opción fácil (para nosotros) y prohibir el alcohol", subraya este especialista.
Enfrente, Vivienne Nathanson, alto cargo de la Asociación Médica Británica (AMB), y sus colegas sostienen que, aunque no hay datos concluyentes acerca de la seguridad de la ingesta de alcohol en la gestación, experimentos con animales sugieren que incluso pequeñas cantidades pueden provocar daños irreversibles en el feto, en especial si se consumen en periodos críticos.
Además, estudios recientes sobre los efectos de la exposición crónica y ocasional al alcohol indican "un retraso en el desarrollo del sistema nervioso del feto que podría ser permanente", según los miembros de la AMB.
Sin embargo, O’Brien cree que el nuevo aviso no cambiará la actitud del 9% de las embarazadas que bebe más del límite establecido. De hecho, señala, en Estados Unidos se recomendó la abstinencia total en 1981 y la incidencia de consumo frecuente de alcohol en la gestación ha pasado de 0,9% en 1991 a 3,5% en 1999.
Dado el clima de confusión en torno a estos puntos, concluyen Nathanson y su equipo, "el único mensaje sensato que podemos darles a las mujeres gestantes o que estén planeando un embarazo es que deben tener una abstinencia total respecto al alcohol".