Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Picadura de loxoceles letal

7 abril, 2012
Hace menos de 1 año mi hijo fue mordido por una araña Loxoceles en la ciudad de Humahuaca, provincia de Jujuy. Sabemos que fue  la loxoceles porque los síntomas eran los del loxocelismo y en el Hospital de Niños de Jujuy se lo trató con el suero antiloxoceles que paró la hemólisis característica de la enfermedad. Ahora bien, el tema con mi hijo fue que nunca pudimos ver la lesión, como si hubiese desaparecido.En nuestra búsqueda por Internet vimos que una de las características que  la mayoría de las publicaciones menciona es que produce una grave lesión cutánea, pero no fue lo  sucedido con mi hijo. Creemos que pudo haber sido mordido en la cabeza y que por eso no lo vimos, pero tampoco lo vieron los médicos que realizaron la autopsia. Mi pregunta es: ¿alguna vez escucharon, o tienen registro de algún otro caso en que no se haya detectado el lugar de ingreso del veneno? Mi hijo murió por falla multiórganica. Pero a pesar de haberse tratado con  ese diagnóstico y de haber sido tarde, todavía tenemos esa duda de no  haber visto la lesión y haber podido reaccionar a tiempo.

Respuesta: en la descripción de las picaduras de loxosceles se menciona que pueden ser dolorosas y se pueden notar de inmediato, a veces se ve a la araña agresora, pero muchos veces no son apreciadas en el momento y se hace un diagnóstico de forma retrospectiva a partir de una historia clínica y un examen físico característicos. La incidencia de aracnoidismo necrótico es desconocida, no hay pruebas diagnósticas definitivas, y es
probable que algunas lesiones dermonecróticas sean falsamente atribuidos a las  de araña.Las picaduras de L. reclusa se  asocian a veces con gran zona de necrosis y de toxicidad sistémica (loxoscelismo). La reacción inicial suele consistir
en  eritema y  dolor o prurito. Una pequeña vesícula puede formarse en el área de la mordedura, y la lesión puede tener una apariencia de "ojo de buey" o  de "halo", que tiene una vesícula central rodeada por una zona eritematosa y equimóticas. Un anillo de blanqueado puede rodear el área descolorida. La vesícula se puede romper, dejando al descubierto una úlcera.
No hemos encontrado ninguna descripción en la literatura revisada sin ningún tipo de lesión en el sitio de la picadura, y según algunos autores la ausencia de lesión local descarta este diagnóstico. Hay descripciones con lesiones locales leves  y sintomatología general severa y a la inversa, como es un caso descrito en nuestra ciudad (Necrosis cutánea por loxosceles. Berman JM, Piola JC, Lurati CE. Rev. Arg. Derm. 62: 103-6, 1981.)