Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Otro artículo sobre la contaminación que afecta a la zona de sacrificio de Chile

23 noviembre, 2018
En Chile, los intoxicados de la "zona sacrificada". Por Justine Fontaine (Enviada especial en Quintero (Chile). liberation.fr. 22/11/18. Más de 1.600 personas han sido expuestas a la emisión de gas en las localidades de Quintero y Puchuncaví.  Pero durante dos meseslos habitantes, plagados de contaminación industrial, se enfrentan a la inacción de las autoridades.Leer relacionado: Más sobre la contaminación que afecta a la zona de sacrificio de Chile
Otro artículo sobre la contaminación que afecta a la zona de sacrificio de Chile
Quintero y Puchuncaví en Chile, consideradas zona de sacrificio ambiental
A Quintero, une habitante de la région montre les lésions cutanées de sa fille, vraisemblablement causées par l’intoxication au gaz.
En Quintero una habitante de la región muestra las lesiones cutáneas de su hija, probablemente causadas por intoxicación por el gas.    Foto Martin Bernetti. AFP

El 21 de agosto, en el Colegio Quintero donde trabaja Joshua Cadima, varios estudiantes se quejan de dolores de cabeza, náuseas … Este profesor de arte es responsable de llevarlos al hospital de la ciudad. En el lugar, la sala de espera y los pasillos están saturados: "Había unos sesenta niños envenenados  bajo perfusión y otros niños seguían llegando. Algunos no podían caminar", recuerda, todavía marcado por la escena. Un mes después su hijo de 14 años presenta los mismos síntomas y vomita varias veces. "Tenía como hormigas en sus piernas, muy intenso y no respondía a las pruebas de reflejos. El médico inmediatamente descartó la hipótesis de indigestión y dijo que ‘es una intoxicación debido a un gas", dice Joshua Cadima. En las últimas semanas, "una o dos personas llegan al hospital todos los días con los mismos síntomas", dice María Araya, presidenta del Consejo de Usuarios del Hospital Quintero, un organismo que reúne a residentes, empleados y la administración del hospital. Pero después de más de 1,600 casos establecidos, ni el gas ni la compañía responsable de estas intoxicaciones han sido identificados.
Cobre Quintero y Puchuncaví (una ciudad vecina con 50,000 habitantes) nunca habían experimentado una intoxicación por gas de esta magnitud.  Pero las dos ciudades están acostumbradas a episodios habituales de contaminación: desde la playa de Quintero, desierta en este día nublado de la primavera austral, podemos ver claramente grandes fábricas instaladas a lo largo de la bahía.  Juan Suárez, pescador y padre de un niño intoxicado en agosto, señala las chimeneas, las tuberías de hidrocarburos y los blancostanques de almacenamiento: "Es allí donde comienza la zona industrial, amontonada entre las dos comunas.  .  Vea las fábricas, una tras otra, dieciocho en total ", dice este hombremiembro del sindicato de pescadores S-24, fundado después de un derrame de petróleo en la bahía.
Quintero es lo que llamamos en Chile "zona de sacrificio", una zona sacrificada por la contaminación.  Una refinería-fundición de cobre, cuatro centrales eléctricas de carbón, terminales de petróleo y gas y fábricas de productos químicos se han trasladado gradualmente desde la década de 1950, con el apoyo del Estado.  Aquí llega el 43% de los hidrocarburos importados cada año al país.
 "El número de casos de intoxicación disminuye los días festivos y los fines de semana", observa Hernán Ramírez, investigador de la Fundación Ambiental Chilena Terram.  "Para nosotros, no hay duda: proviene de las fábricas y el Estado no ha tomado medidas suficientes para establecer qué contaminantes son responsables", dijo el ingeniero, originario de Quintero.
El día después del primer pico de envenenamiento, a fines de agosto, el Ministerio de Medio Ambiente le envía a Quintero un nuevo dispositivo que mide cerca de 120 sustancias y que detecta en el aire tres productos peligrosos para la salud: tolueno, nitrobenceno y metilcloroformo, un gas prohibido en Chile y en muchos otros países por su efecto negativo en la capa de ozono.  Pero por el momento, la compañía o compañías origen de su emisión no han sido identificadas y no se pudo establecer un vínculo entre estas sustancias y las intoxicaciones.  
En los días que siguen, las autoridades suspenden los cursos.  El presidente Sebastián Piñera (derecha) sale a escena.  Poco después, un hospital de campaña refuerza los servicios del hospital local y se lanza una alerta ambiental para reducir la actividad de las industrias cuando el viento no es suficiente para dispersar los contaminantes."Cierra las plantas, no las escuelas," responden  las personas y las asociaciones.  Un lema adoptado por Joshua Cadima cuyos hijos han perdido casi un mes de clases.  Hoy, él cuestiona la acción de las autoridades, porque su hijo no ha sido sometido a ningún examen para establecer las causas de la intoxicación.  "La realización de exámenes toxicológicos requiere la autorización de la secretaria regional de salud [nombrada por el gobierno,]", dice María Araya.  Pero por el momento, no ha dado instrucciones sobre este tema".
 El profesor de medicina Andrei Tchernitchin recibe en su laboratorio de la Universidad de Chile, en Santiago.  Fue a Quintero a fines de septiembre para presentar un informe sobre el envenenamiento en la comuna en nombre de la Orden de Médicos, en la que preside el Departamento de Medio Ambiente.  "Es incomprensible que después de más de dos meses, aún no se haya establecido la causa de la intoxicación.  Lo único que ha hecho el organismo encargado de manejar este tipo de emergencia es venir y decirles a los habitantes: "Todo está bajo control, no te preocupes".  Mientras que en presencia de un gas que produce este tipo de síntomas, habría sido necesario evacuar al menos a los niños pequeños y a las mujeres embarazadas, porque las sustancias químicas detectadas pueden dejar secuelas en el feto ».
 "Dignidad" Desde finales de septiembre, las clases se han reanudado excepto en algunas escuelas secundarias ocupadas por estudiantes en protesta.  La policía y los servicios ambientales también llevaron a cabo búsquedas en varias fábricas de la zona industrial sin encontrar el origen de los gases tóxicos detectados en el aire a finales de agosto."Esta situación nos enoja mucho", dice Sebastián Santos, un joven portavoz de las asociaciones y habitantes que han estado ocupando la plaza principal de Quintero durante semanas, a la que han cambiado de nombre "el lugar de la dignidad".  "También tenemos miedo, porque en cualquier momento decimos que alguien puede morir", dice, mientras que algunos lugareños y activistas preparan la cena en un refugio improvisado.  Se están preparando para pasar otra noche en la plaza en tiendas de campaña y dicen que quieren quedarse mientras sus demandas no se cumplan.  Exigen que Chile adopte estándares ambientales de acuerdo con los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), "el cese de las actividades en la zona industrial hasta que se encuentre a los responsables […] el cierre de las centrales eléctricas de carbón ya obsoletas y la fundición de cobre ", o la contratación de médicos especialistas en el hospital local.

El 4 de octubre, Alejandro Castro, uno de los líderes de la protesta, fue encontrado muerto pocas horas después de una manifestación contra la contaminación, en Valparaíso.  La policía habló inmediatamente de un suicidio, luego dijo que no se privilegiaba ninguna pista y que el activista había recibido amenazas.
Pasado Al otro lado de la zona industrial la comisión de investigación parlamentaria sobre contaminación y envenenamiento en la Bahía de Quintero se encuentra ese día en Puchuncaví.  Para llegar allí, hay que ir a lo largo de las fábricas, chimeneas y dunas de carbón almacenadas al aire libre.  En un modesto salón comunal, los diputados audicionan a la Secretaria Regional Ministerial para el Medio Ambiente, Victoria Gazmuri.  Los alcaldes de los municipios interesados no hicieron el viaje.  "Hemos ajustado los controles y multiplicado por tres o cuatro el número de inspectores", se defiende ella, antes de plantear la cuestión de la presencia de metilcloroformo en el aire: "Durante las primeras mediciones el dispositivo solo se había utilizado una vez antes, en el momento de la capacitación de los funcionarios (…) y, aparentemente, se habría detectado metilcloroformo", dijo ella antes de poner  en duda estas evaluaciones;  de acuerdo con ella, el gas ha sido detectado en una cantidad demasiado pequeña.
 "Invocar este motivo para justificar no realizar controles en las empresas y castigar a quienes lo utilizan nos parece tan ridículo como el nivel de negligencia del Estado" en relación con la contaminación en el área, dice Diego Ibañez, diputado de la coalición de oposición Frente Amplio (izquierda) y presidente de la comisión de investigación.
El anuncio de la detección de este gas a fines de agosto alimenta, de todos modos, la sospecha de residentes movilizados contra la contaminación: Oxiquim, una compañía química en la zona industrial, produjo este gas en el pasado.  El director ejecutivo de la compañía, un abogado, defendió al presidente Sebastián Piñera en varios casos y ha sido durante mucho tiempo asociado del esposodela ministra de Medio Ambiente.
 Durante su visita a la comuna en septiembre, el jefe de estado prometió un plan de "limpieza" a partir de 2019, para negociar con las fábricas una baja en sus emisiones, ahora medidas por las propias empresas.  El plan anterior, adoptado por el gobierno de la socialista Michelle Bachelet, había recibido represalias de la Contraloría, un cuerpo de control administrativo, porque habría permitido a las empresas aumentar las emisiones contaminantes. "Hemos esperado cincuenta años, no queremos esperar cincuenta años más”, resume Juan Suárez, del sindicato de pescadores S-24. “Sabemos que las empresas no se irán, pero al menos queinviertan en tecnologías más limpias ".
______________________________Fuente: Au Chili, les intoxiqués de la «zonesacrifiée» https://www.liberation.fr/planete/2018/11/22/au-chili-les-intoxiques-de-la-zone-sacrifiee_1693700http://www.liberation.frTraducción: AD