Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Opinan sobre consecuencias del derrame de amoníaco en la Capital y el Conurbano bonaerense

3 julio, 2012
Tras el "olor a pis de gato", preocupan los riesgos por el derrame de amoníaco.infonews.com. 03/07/12. Después del penetrante hedor que se sintió el fin de semana pasado y sobre el que se produjeron quejas de vecinos en las redes sociales, especialistas analizan para INFOnews las consecuencias que generan en el organismo y en el medioambiente el desprendimiento de ese tipo de sustancias. La destrucción de tejidos del aparato respiratorio, el daño más inmediato.
Opinan sobre consecuencias del derrame de amoníaco en la Capital y el Conurbano bonaerense
Olor a pis de gato
(Sertox)
Durante el sábado último, un olor ácido y penetrante se hizo sentir en la neblinosa mañana de la Capital y el Conurbano bonaerense. Y los comentarios respecto a cómo olía esa sustancia que flotaba en el aire, no tardaron en llegar. Fueron unos cuantos los vecinos de distintos barrios que denunciaron en las redes sociales el “olor a pis de gato” que se percibía en el aire.
Más allá del olor desagradable que desprendía la sustancia, que fue identificada como amoníaco, la pregunta sobre los efectos de su inhalación en el organismo, tampoco tardó en llegar. 
“El amoníaco es una sustancia irritante que al entrar en contacto con los ojos, la boca, la nariz produce quemaduras con destrucción de tejidos del aparato respiratorio”, precisó en diálogo con INFOnews, el médico neumonólogo Alejandro Videla. 
En este sentido, el especialista, que trabaja en el Hospital Universitario Austral, detalló que “la inhalación de grandes cantidades produce irritación de los bronquios con tos, broncoespasmo y dificultad respiratoria; y dependiendo del nivel de concentración, hasta puede llegar a producir un edema pulmonar grave”.

Otras posibles consecuencias de la aspiración de amoníaco son quemaduras en la piel y lesiones oculares. Estas últimas resultan más evidentes a la semana de producida la inhalación. Las lesiones son de aparición aguda, aunque no son “residuales ni crónicas”, de acuerdo a las palabras del profesional de la salud. 
El clima no ayudó

Más allá de lo nocivo que puede ser ese tipo de sustancias, generalmente desprendidas por plantas industriales, las condiciones climáticas del sábado pasado complicaron el panorama.

“El amoníaco es más liviano que el aire y sus vapores ascienden, por lo cual sólo es inhalado cuando el aire esta cargado de humedad”, precisó el médico especialista. Y lo cierto es que la jornada en la que un fuerte olor a pis inundó las calles de la Ciudad de Buenos Aires, una capa de niebla y humedad se dejaba ver por sobre la superficie. 
En este mismo sentido se refirió Leda Giannuzzi, profesora en la cátedra de Toxicología de la carrera de Ciencias Exactas, en la Universidad de La Plata. “Estos derrames se producen por desidia, porque las industrian no operan como es debido. Además, ese desprendimiento se juntó con unas condiciones climáticas desfavorables” que complicaron la situación. “La humedad del sábado impidió que se volatilice y quedó concentrado en la zona más baja de la atmósfera”, aseguró a este medio la docente universitaria. 
De todos modos es claro que hay sustancias químicas “que se manipulan de manera inadecuada, porque sino ese derrame no debería haber sucedido”, sostuvo Gianuzzi. O, en todo caso, existen una serie de “planes de contingencia que indican con precisión cómo proceder en caso de accidente”; protocolo que, al parecer, no fue aplicado.

La docente, que además es investigadora del CONICET, describió al amoníaco como un gas inoloro e incoloro, que se distingue fácilmente por el “olor irritante” que desprende. “El amoniaco no es letal, ni tampoco está demostrado que sea cancerígeno ni acumulativo, aunque es importante medir el grado de concentración de esa sustancia en el aire”, analizó la docente especialista en toxicología. 


La actividad industrial y los efectos sobre la salud

Ahora bien, la situación del sábado pasado fue visible y palpable: olor, niebla y molestia en la nariz y ojos. Pero ¿qué pasa con todas esas sustancias con las que convivimos diariamente cuando no las identificamos con tanta precisión?
“Los gases provenientes de actividad industrial que mas comúnmente contaminan el aire son el ozono, las partículas (que pueden ser finas o grandes), el monóxido de carbono, el oxido nitroso, el dióxido sulfúrico y el plomo”, preció el médico nuemonólogo Alejandro Videla. 
“Estos gases afectan el aparato respiratorio produciendo tos y dificultad respiratoria, inflaman las vías aéreas y empeoran la función respiratoria de las personas con asma, bronquitis crónica y enfisema. También aumentan el riesgo de infecciones respiratorias”, alertó el especialista.

Estos cuadros se presentan con mayor frecuencia en pacientes con enfermedades pulmonares persistentes; aunque no se descarta “la aparición de eventos cardiovasculares agudos como infarto de miocardio”, explicó Videla.