Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Nuevo artículo sobre indicadores biológicos de exposición crónica de humanos a las microcistinas

2 abril, 2019
Daniel Lerda nos compartió un nuevo artículo: Evaluación de anticuerpos específicos como indicadores biológicos de exposición crónica de humanos a las microcistinas. Ana L. Ruiba-Conti, Marcia A. Ruiz, María I. Rodriguez, Daniel Lerda, Marta D. Romero. Ver artículo completo en inglés. Resumen: Las cianobacterias pueden producir potentes toxinas naturales conocidas como cianotoxinas. 
Nuevo artículo sobre indicadores biológicos de exposición crónica de humanos a las microcistinas
Algas verdes colorean laguna de Buzios
(Sertox)
Las floraciones de cianobacterias, producidas principalmente como resultado de la contaminación de cuerpos de agua con cantidades excesivas de fósforo, representan un grave problema ambiental; no solo afectan el equilibrio normal del ecosistema acuático, sino  también pueden afectar la salud humana y animal. La ocurrencia de proliferaciones masivas de algas en los cuerpos de agua ha aumentado a nivel mundial (se han reportado al menos en 100 países) por lo que ha sido considerado por la OMS como un problema de salud pública emergente. Los efectos tóxicos de las cianotoxinas se han demostrado exhaustivamente en experimentos de laboratorio, sin embargo, los efectos en los seres humanos y el alcance de los mismos han sido más difíciles de evaluar. Los estudios epidemiológicos son difíciles de realizar ya que no hay síntomas específicos o biomarcadores de rutina que permitan diagnosticar la intoxicación con cianotoxinas, en particular los casos asociados con la exposición crónica. Los objetivos de este estudio fueron evaluar la exposición de una población ubicada cerca de un lago con floraciones recurrentes de cianobacterias e investigar la presencia de marcadores biológicos de exposición crónica a cianotoxinas, en particular las microcistinas (MCs). Primero se investigó la exposición de la población a las cianobacterias utilizando un cuestionario sobre el uso del agua por parte de la población y analizando muestras de agua para detectar la presencia de cianobacterias y microcistinas totales. En segundo lugar, se investigó la presencia de indicadores biológicos mediante el análisis de parámetros bioquímicos e inmunológicos en los sueros de la población expuesta. Los cuestionarios y los análisis de agua revelaron que la población bajo estudio (n = 47) está expuesta a través de varias rutas de exposición. Los análisis bioquímicos de los sueros mostraron la alteración de al menos una enzima hepática en el 25% de las personas expuestas, pero esto no se puede asociar únicamente a la exposición a MC. Por el contrario, los análisis inmunológicos, que incluyeron anticuerpos IgE e IgG específicos a microcistina-LR, mostraron diferencias significativas entre los grupos expuestos y no expuestos. La presencia de anticuerpos específicos de MC confirma la exposición a MC. Proponemos el estudio de anticuerpos específicos como un biomarcador  simple para detectar la exposición crónica a la toxina y para ayudar a los estudios epidemiológicos.