Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

No hace falta mucho alcohol para que se produzca el efecto llamado “gafas de cerveza”

17 febrero, 2020
Un estudio confirma el mito de que el alcohol nos hace ver más atractivos a los demás. 20minutos.es. 15/02/2020 . Investigadores británicos mostraron a 120 jóvenes, sobrios y ebrios, rostros de personas atractivas y no atractivas. Una pareja, bebiendo cócteles. Una pareja, bebiendo cócteles.GTRES Existe un término en inglés llamado beer goggles, que se traduce literalmente como ‘gafas de cerveza’. Hace referencia a que cuando una persona está ebria, lleva una especie de gafas a través de las que ve a todo el mundo atractivo. Ahora, un estudio revela que este mito tiene parte de verdad. Investigadores de la Edge Hill University, en Reino Unido, llevaron a cabo un estudio en pubs y bares de la zona de Lancashire. Los resultados se han publicado en la revista Psycology of Addictive Behaviors. 127 jóvenes heterosexuales, entre los que había 80 (ligeramente) ebrios y 47 sobrios, fueron sometidos a una tarea que requería su concentración. En un ordenador portátil se les mostraba una ‘T’ y tenían que decir si estaba del derecho o del revés. Al mismo tiempo, se les mostraban rostros de personas atractivas y feas. El estudio reveló que las personas que habían bebido se distraían igual con los rostros feos que con los bellos, mientras que los sobrios sólo se distraían (o se distraían más) con los rostros bellos. Derek Heim, uno de los autores del estudio, destaca que los que habían bebido estaban solo “ligeramente” intoxicados, por lo que cree que “no hace falta mucho alcohol para que se produzca el efecto beer goggles”. La otra coautora del estudio, Rebecca Monk, explica que “investigaciones previas sobre el fenómeno de las beer goggles arrojaron resultados inconsistentes y se limitaban a preguntar a las personas, directamente, cómo de atractivos encontraban a otros”. “Al utilizar una medida indirecta de atención, nuestra investigación superó algunas de esas limitaciones. Sabemos que los rostros atractivos pueden desviar la atención de las tareas, pero nuestro estudio sugiere que el alcohol tiene la capacidad de disminuir este efecto y ‘nivela el terreno de juego”.