Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Niños inquietos

7 septiembre, 2007
Aditivos y colorantes podrían desencadenar hiperactividad. Clarin.com, 07/09/07. Una investigación ordenada por el Gobierno británico confirmó ayer que los aditivos presentes por lo general en los alimentos de los chicos ejercen un efecto perjudicial en su conducta. Se trata del estudio más exhaustivo sobre este tema realizado hasta la fecha. 
[ Ver video de Elpais.es ][ Ver en BBC Mundo: Advierten sobre peligro de aditivos . Escuchar audio][ Ver noticia en inglés ].Ver noticia relacionada: AESAN, pediatras e industria reiteran seguridad de aditivos alimentarios
Pasaron ya 30 años desde que un científico norteamericano, Ben Feingold, sugirió por primera vez que los colorantes artificiales y otros aditivos causaban conductas nocivas en los chicos, como exceso de actividad, impulsividad y falta de atención. Esta suerte de hiperactividad, se sabe, anticipa posteriores trastornos en la educación, como dificultades para leer y comportamiento antisociable. Sin embargo, tanto el trabajo de Feingold como otros que le siguieron, fueron dejados de lado por defectuosos o poco convincentes.

La investigación de la Universidad de Southampton, en Inglaterra, fue realizada sobre 300 chicos, 153 de 3 años y otros 144 con edades entre 8 y 9, y apareció publicada en "The Lancet".

El principal autor de la investigación, Jim Stevenson, indicó que su estudio es una clara demostración de que se pudieron detectar cambios de conducta en niños de entre 3 y 8 años, que consumían varios aditivos. Investigadores del mismo departamento habían detectado efectos similares en otro estudio realizado siete años atrás.

Los aditivos probados fueron representativos de aquellos a los que se ve expuestos un chico que sigue una dieta normal, como gaseosas o caramelos. Se incluyeron colorantes artificiales utilizados durante décadas en muchos productos infantiles y el conocido conservante benzoato de sodio.

Desde el primer trabajo de Feingold, aumentaron los problemas de conducta entre los escolares, al igual que los diagnósticos por déficit de atención e hiperactividad. Las estadísticas internacionales sobre la cantidad de niños que sufren los dos trastornos -más conocidos como ADHD por su sigla en inglés- indican que afecta a entre un 5 y un 10 por ciento de la población infantil.

El FSA (Food Standards Agency), organismo del Reino Unido que ordenó este estudio y revisó su recomendación oficial pero sólo para sugerir que los padres que creen que sus hijos dan señales de conducta hiperactiva debieran evitar que consuman alimentos con colorantes artificiales y benzoato de sodio. Aconsejó leer las etiquetas que acompañan a los alimentos que contengan estos aditivos, como golosinas, tortas, helados y bebidas.

Fuente; THE GUARDIAN.
TRADUCCION: Silvia S. Simonetti

Leer también información sobre aditivos alimentarios del Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC), donde se considera controvertida la relación con hiperactividad.