Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Medusas al por mayor

16 octubre, 2007
Millones de “Jellyfish” invaden los océanos del mundo. Diario Libre, on line, Dominicana. 15/10/07. Millones de “Jellyfish” o medusas están invadiendo en estos tiempos los océanos del mundo amenazando tanto a los humanos como a la fauna marina, según recientes investigaciones hechas por científicos y gobiernos principalmente europeos que a través de intensas campañas de publicidad están advirtiendo especialmente a los bañistas y visitantes de playas a cuidarse de los ataques de los esponjosos peces.
Ampliar en wikipedia.  Ver noticia relacionada en inglés.
Entre las costas más afectadas en esta temporada por la invasión de las medusas, figuran las del mediterráneo que circundan a España, donde la preocupación de sus autoridades medio ambientales, no se ha hecho esperar y las que han diseñado estrategias de orientaciones, socorro y medidas preventivas, según un reportaje del canal especializado en el tema "Discovery Channel" que fue transmitido hace unos días.

Una picada de una medusa, no importa su categoría, podría resultarles mortal a los humanos y el problema más serio que estas se están desplazando hacia otros mares, incluyendo los de países de El Caribe y Estados Unidos, como son los océanos Atlántico, Pacífico y el Golfo de México.

Las medusas son definidas por los estudiosos como organismos del reino animal que forman parte del "zooplanetón" de la vida marina y corresponden al género edinarios conocido en griego como "Cnida" que es igual a ortiga y en sus especies más conocidas figuran las anémonas, gorgonas y corales, aunque cuentan con más de 10 mil.

Las medusas son responsables de uno de los envenenamientos más comunes de los humanos. Más de 1,000 de sus especies son tóxicas a los humanos y el contacto con estas produce una serie de afecciones sintomáticas que van desde la eritema cutánea, hasta el colapso cardiorrespiratorio.

La mayoría son de aguas de mar, pero otras, aparecen en aguas dulces. Existen dos tipos: pólipos y medusas de forma hidroide, adatados a una vide sesil y sedentaria y a la flotación o natación libre.

Tienen una estructura gastro-vascular que utilizan para la digestión y circulación y un conjunto de tentáculos formados por células urticariantes o nematocistos con los que capturan a sus presas. Los filamentos de esos tentáculos los incrustan y clavan en las presas a las que les inyectan el veneno.

También los usan para la defensa. Las células venenosas de las medusas, tienen una cápsula con un el filamento enrollado, donde guardan el veneno. Cuando una presa hace contacto con una medusa, sus tentáculos se abren automáticamente, inyectando el tóxico.

Aunque los tentáculos sean destruidos, se debe evitar el contacto con estos en las playas porque todavía mantienen veneno que es capaz de contagiar a las víctimas por varias semanas.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Ante la picadura de un "Jellyfish" o medusa, los expertos recomiendan no rascarse o frotarse la zona afectada ni siquiera con una toalla o con arena, lavar el área impactada con agua salada, nunca con agua dulce, no aplicarse amoníaco, orina o vinagres.

También quitar los restos con pinzas y si se hace con las manos que esté protegida o enguantada. Para aliviar el dolor se debe aplicar hielo, pero sin ponerlo en contacto con la piel por unos 15 minutos, niños, adultos y personas mayores con alergias víctimas de las medusas podrían necesitar atención especial.

Si se sienten síntomas como vómitos, nauseas, mareos, calambres musculares, cefaleas o cualquier otro malestar generalizado, se debe acudir de inmediato a un hospital y debe informarse, si es posible, sobre el tipo de medusa que atacó, hay que desinfectar la herida con alcohol yodado 2 0 3 veces al día por espacio de 48 a 72 horas.

Ante la proliferación de las medusas en los océanos se está recomendado no meterse en el agua, incluyendo la orilla, ya que pueden haber tentáculos o fragmentos, no tocar las medusas muertas o pedazos de ellas, si se avistan y no hay advertencias sobre su existencia, se debe avisar a los puestos de vigilancia, las zonas rompientes de las olas son las áreas más peligrosas ya que muchos fragmentos de tentáculos podrían concentrarse en estas.

Para minimizar los riesgos de picaduras, se pueden usar cremas solares o protegerse con ropas ligeras.


De Miguel Cruz Tejada