Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Los productos de limpieza llaman en exceso la atención de los más pequeños, video

20 octubre, 2015
Los niños prefieren jugar con una botella de lejía que con un juguete. lavanguardia.com. 20/10/15 . Un vídeo alerta de que los envases de productos de limpieza llaman en exceso la atención de los más pequeños. Siempre se dice que a los niños les llama más la atención el envoltorio de un regalo que el propio presente. Pero la cosa es más seria cuando lo que les atrae es nocivo o tóxico. Y sobre esto ha querido alertar (y reflexionar) una agencia holandesa con un vídeo que demuestra que entre un peluche y un bote de lejía los pequeños escogen lo segundo de manera abrumadora.
Los productos de limpieza llaman en exceso la atención de los más pequeños, video
Vidriera con domisanitarios
(SerTox)
Las imágenes pretenden denunciar la elevada tasa de accidentes domésticos en Holanda.La agencia (Lemz) usó una cámara oculta con sensor ocular y monitor de frecuencia cardiaca para poder medir con más precisión la reacción de los pequeños cuando se les mostraban los llamativos envases y los juguetes. 

El vídeo presenta una batería de situaciones con un mismo escenario: un niño de corta edad al que se le enseña a la misma distancia un juguete y un envase de algún producto de limpieza. Y el resultado es demoledor: en la gran mayoría de casos los pequeños optan por el limpiador, seguramente porque suelen ser de colores y formas preocupantemente llamativas. Y quizás por ello, el 51% encontró más atractivo el producto de limpieza que el juguete.

Al 64% de los niños les llamó más la atención un pote de pintura que un peluche y al 82% les atrajo más un amarillo envase de lejía que un juguete.

Preocupación por el aumento de accidentesEl vídeo, realizado por la agencia Lemz a petición del gobierno holandés -muy preocupado por el gran número de accidentes domésticos con pequeños- pretende concienciar a los padres de la necesidad de no dejar al alcance de los niños unos productos tan llamativos. Más cuando parece demostrado que los prefieren a un peluche.