Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Los niveles elevados de dióxido de nitrógeno en el aire se asocian con más muertes por COVID-19

21 abril, 2020
Un estudio relaciona las muertes por COVID-19 con la contaminación del aire. residuosprofesional.com. 21/04/2020. La investigación sugiere que la persistente contaminación del aire en las regiones más afectadas podría haber llevado a una peor salud general en las personas que viven allí, haciéndolas particularmente susceptibles al virus. Ver noticia con referencia al artículo original, en inglés. Relacionan la contaminación del aire con las muertes por coronavirus Los niveles elevados de dióxido de nitrógeno en el aire pueden estar asociados con un alto número de muertes por COVID-19, según un nuevo estudio realizado por la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg (MLU), en Alemania, que proporciona datos concretos que respaldan esta suposición por primera vez. El documento combina datos satelitales sobre la contaminación del aire y las corrientes de aire con muertes confirmadas relacionadas con el COVID-19 y revela que las regiones con niveles de contaminación permanentemente altos tienen significativamente más muertes que otras regiones. Los resultados fueron publicados en la revista Science of the Total Environment . El dióxido de nitrógeno es un contaminante del aire que daña el tracto respiratorio humano. Desde hace tiempo se sabe que causa muchos tipos de enfermedades respiratorias y cardiovasculares en humanos. «Dado que el nuevo coronavirus también afecta el tracto respiratorio, es razonable suponer que podría haber una correlación entre la contaminación del aire y el número de muertes por Covid-19″, dice el Dr. Yaron Ogen, del Instituto de Geociencias y Geografía de la MLU. Hasta ahora, sin embargo, ha habido una ausencia de datos fiables para investigar más a fondo esto. En su último estudio, el geocientífico combinó tres conjuntos de datos. Estos incluían los niveles de contaminación regional de dióxido de nitrógeno medidos por el satélite Sentinel 5P de la Agencia Espacial Europea (ESA), que monitorea continuamente la contaminación del aire en la tierra. Con base en estos datos, produjo una visión global de las regiones con cantidades altas y prolongadas de contaminación por dióxido de nitrógeno. «Observé los valores de enero y febrero de este año, antes de que comenzaran los brotes de coronavirus en Europa», explica Ogen. Combinó estos datos con los de la agencia meteorológica estadounidense NOAA sobre flujos de aire verticales. Su premisa: si el aire está en movimiento, los contaminantes cerca del suelo también están más diseminados. Sin embargo, si el aire tiende a permanecer cerca del suelo, esto también se aplicará a los contaminantes en el aire, que luego es más probable que sean inhalados por humanos en mayores cantidades y por lo tanto conducen a problemas de salud. Utilizando estos datos, el investigador pudo identificar puntos calientes en todo el mundo con altos niveles de contaminación del aire y, simultáneamente, bajos niveles de movimiento del aire. Luego los comparó con los datos sobre muertes relacionadas con COVID-19, analizando específicamente los datos de Italia, Francia, España y Alemania. Resultó que las regiones con un alto número de muertes también tenían niveles particularmente altos de dióxido de nitrógeno y una cantidad particularmente baja de intercambio vertical de aire. «Cuando observamos el norte de Italia, el área alrededor de Madrid y la provincia de Hubei en China, por ejemplo, todos tienen algo en común: están rodeados de montañas. Esto hace que sea aún más probable que el aire en estas regiones sea estable y los niveles de contaminación son más altos», continúa Ogen. La ventaja de su análisis es que se basa en regiones individuales y no solo compara países. «Aunque podemos obtener el valor medio de la contaminación atmosférica de un país, esta cifra podría variar enormemente de una región a otra y, por lo tanto, no ser un indicador fiable», dice Ogen. El geocientífico sospecha que esta persistente contaminación del aire en las regiones afectadas podría haber llevado a una peor salud general en las personas que viven allí, haciéndolas particularmente susceptibles al virus. «Sin embargo, mi investigación sobre el tema es solo una indicación inicial de que podría haber una correlación entre el nivel de contaminación del aire, el movimiento del aire y la gravedad del curso de los brotes del coronavirus», explica Ogen. Esta correlación ahora debe examinarse para otras regiones y ponerse en un contexto más amplio.