Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Los desechos tóxicos mineros en un pueblo de Minas Gerais, llegan al mar

24 noviembre, 2015
El lodo tóxico de la minera brasileña llega al mar. Por Verónica Goyzueta. abc.es. 23/11/15. El peor desastre ambiental minero de la historia de Brasil sigue arrastrando la contaminación que mató un área fértil del tamaño de Austria. Leer relacionado: Catastrofe ambiental por ruptura de dos diques de desechos tóxicos en un pueblo de Minas Gerais
Desembocadura del río Doce en el Atlántico inundada por una riada de barro y residuos minerales, causada por la ruptura de un dique de la minera SamarcoDesembocadura del río Doce en el Atlántico inundada por una riada de barro y residuos minerales, causada por la ruptura de un dique de la minera Samarco – EFEEl lodo tóxico del peor desastre ambiental minero de Brasil llegó este fin de semana al Atlántico, después de recorrer 650 kilómetros, destruyendo la vida a las orillas del Rio Doce y matando los peces que estaban en su camino. Dos semanas después de la rotura de un dique de contención de la minera Samarco, que dejó 11 muertos, 12 desaparecidos y millares de desamparados en el municipio de Mariana, en Minas Gerais, la riada de lodo y escombros minerales llegó a la playa de Regencia, en el estado de Espírito Santo, una importante área de corales.
El desastre ocurrido el 5 de noviembre, ha causado la suspensión del suministro de agua potable a cerca de 250 mil personas, resultado de la cantidad de barro y de la presencia de metales como arsenio, cadmio, plomo, cromo, níquel, cobre y mercurio por sobre el límite legalmente permitido, según informó el Instituto Minero de Gestión de Aguas. La riada fue consecuencia de la ruptura de un dique que contenía 62 millones de metros cúbicos en depósitos de agua y de residuos minerales de Samarco, en el municipio de Mariana, en el sudeste de Brasil.
«La situación puede resumirse en dos palabras: río muerto», definió Luciano Magalhães, director de análisis del Servicio de Agua y Desague de la región. Para el investigador Marcos Freitas, de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), territorios cubiertos por el barro deben volverse «cementerios biológicos». La villa Bento Rodrigues, por ejemplo, tendrá que construirse en otra parte. El gobierno brasileño calificó el accidente como una “catástrofe ambiental”, cobrándole a la empresa una multa equivalente a 100 millones de euros y el bloqueo de unos 300 millones de euros.
La minera, que ha negado la existencia de sustancias nocivas en las aguas del Rio Doce, se comprometió a sanar los daños ambientales con un valor equivalente a 250 millones de euros. Ambientalistas, sin embargo, estiman que las pérdidas son mucho mayores, en verdad, incalculables, por el número de muertes humanas y el riesgo de desaparición de especies vegetales y animales, en una cuenca que baña cerca de 83 mil kilómetros cuadrados, equivalente a Austria. La Samarco pertenece a dos de los grandes grupos mineros internacionales, el anglo-australiana BHP Billiton y el brasileño Vale, mayor productor mundial de mineral de hierro.
Con más de 850 kilómetros de largo, el Rio Doce (dulce) debe provocar daños en la agricultura, pesca, turismo e industria de varias ciudades de los estados de Minas Gerais y Espírito Santo, lo que ha provocado protestas entre los pobladores y entre las comunidades indígenas de la región. En una de ellas, indios de la tribu Krenak, le ofrecieron agua sucia del río a los empleados de Samarco, en otra, bloquearon la ferrovías que conecta la minera al puerto.
«No hay dinero que pague la riqueza que teníamos. El río se acabó y no vuelve más. Es muy triste. Todo lo que queríamos estaba en él. Se llevaron nuestra alegría”, dice el pescador Mauro Krenak. Así como él, videos que muestran a indios llorando a la orilla del río han conmovido a los brasileños, que se han solidarizado con la región de Mariana, a través de donaciones y de las redes sociales.
Un reportaje del diario O Globo reveló este fin de semana que existen por lo menos otros 16 diques como este en cuatro estados del país que pueden repetir la tragedia de Mariana, colocando en riesgo la vida de casi 800 mil personas. La propia Samarco admitió esta semana que otros dos diques en Mariana también corren el riesgo de reventarse.
____________________________________________________________________________________________________
Leer relacionado: Las ecobarreras no impiden la llegada de la avalancha de lodo tóxico a la costa de Brasil. mundo.sputniknews.com.23/11/15. Los 9.000 metros de barreras flotantes colocados frente al litoral del municipio brasileño de Linhares, Estado de Espíritu Santo, no impidieron la llegada al océano Atlántico de los 62 millones de litros cúbicos de lodo tóxico desprendidos de la represa de Samarco el pasado 5 de noviembre, la mayor tragedia ambiental de la historia de Brasil.Río Doce en BrasilSegún informó la secretaria de Medio Ambiente de Espíritu Santo, las "ecobarreras" colocadas por la empresa minera Samarco a petición de la Justicia Federal no tuvieron ningún éxito a la hora de contener el fluido viscoso, ya que estas estarían específicamente diseñadas para retener vertidos de petróleo, el cual se mantiene flotante en la superficie, y no lodo que se disuelve fácilmente en el agua marina.
Por su parte, el Ayuntamiento de Linhares emitió varias alertas a los vecinos de la región para que eviten acercarse a las playas de Regencia, Povoaçao y Pontal de Ipiranga, cuyas aguas están teñidas de un naranja intenso y un fuerte mal olor que dan cuenta de la elevada toxicidad del lodo en suspensión, el cual contiene niveles alarmantes de metales pesados como manganeso, aluminio, hierro y mercurio.La minera Samarco, propiedad de las multinacionales Vale S.A. y BHP Billiton, está sujeta a una multa diaria de 10 millones de reales (2,6 millones de dólares) impuesta por el Ministerio Público Federal que únicamente será retirada cuando la empresa entregue un plan de acción para evitar el impacto ambiental del lodo en el litoral de Espírito Santo que convenza a las autoridades brasileñas, algo que no ocurrió con el plan presentado el pasado jueves.En declaraciones al diario brasileño O Globo, el biólogo André Ruschi apuntó que el tsunami marrón podría tardar hasta 100 años en desaparecer completamente y apuntó a que este podría llegar a afectar al archipiélago de Abrolhos, a 210 kilometros de la desembocadura del río Doce en Linhares, un espacio protegido desde 1993 donde unas 1.000 ballenas rorcuales finalizan estos meses la su periodo de cría, una posibilidad