Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Liberación de yararás en las Áreas Silvestres Protegidas de Itaipu, lado paraguayo

15 marzo, 2012
Jararas fueron insertadas en su hábitat natural. lavozdecataratas.com. 15/03/12. En el zoológico de Itaipu, del lado paraguayo, el equipo del sector fauna trabaja arduamente en la reproducción de serpientes en cautiverio y su posterior liberación a las Áreas Silvestres Protegidas de Itaipu. El pasado miércoles 8 de febrero, en la jaula 9 del Zoológico de Itaipu, nacieron 5 ejemplares de Jarara (Bothrops jarara). Después del nacimiento, las crías fueron sometidas a pesaje, las mismas arrojaron 23 gramos cada una, con la membrana amniótica y 12 gramos contando sólo el ejemplar.
Liberación de yararás en las Áreas Silvestres Protegidas de Itaipu, lado paraguayo
Bothrops jararaca
Las crías tienen la característica de presentar coloración clara, con manchas triangulares laterales de color marrón oscuro con bordes blancos bien notorios y, cuentan con la punta de la cola blanca, también conocida como “tuguai tî”. Miden aproximadamente 30 cm. de longitud y al nacer ya poseen la capacidad de matar con su veneno a un pequeño vertebrado.
A los 27 días de edad, con un peso de 17 gramos, las 5 crías fueron liberadas en el Refugio Biológico Tati Yupi de Hernandarias.

“Cumplimos con uno delos objetivos de la entidad”
“Es importante el trabajo porque con esto se cumple uno de los objetivos de Itaipu, que es el de repoblar las áreas protegidas con diferentes especies de animales, ya sean mamíferos, aves o reptiles.
En este caso, es una serpiente que se había insertado de nuevo a su hábitat natural, explicó Andrés Duré, responsable del sector Fauna, del Zoológico de Itaipu, lado paraguayo.
Duré mencionó que también se cumple con la educación ambiental ya que es ofrecido un factor multiplicador a la gente. Explicó que cuanto más animales tengan las áreas protegidas de Itaipu, las personas van a saber más sobre ellos y por ende cuidarlos más, porque solo se defiende lo que se conoce.
Explicó que en el sector fauna del Zoológico de Itaipu cuentan con profesionales que están designados especialmente al manejo de las serpientes.
“Tenemos un pequeño serpentario en donde se les brinda las condiciones básicas para su sobrevivencia y su reproducción. Los acompañamos en la alimentación periódica e higiene. Ya tuvimos reproducciones de serpientes en nuestro zoológico, el año antepasado tuvimos 40 crías de 2 ejemplares. 20 crías de cada animal”, indicó.
Explicó que es también importante la preservación de las serpientes ya que éstas son depredadoras naturales de algunos roedores que son transmisores de enfermedades al ser humano.

Por otra parte, mencionó que con los ejemplares de serpientes en cautiverio del Zoológico de Itaipu se colabora con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Este.
“Gracias a esta especie y a las serpientes que se disponen en cautiverio se está colaborando con la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Asunción para la extracción de líquido tóxico, para el suero altiofídico. Los profesionales vienen hasta aquí y nosotros les proporcionamos ejemplares para sus pruebas”.

Tres equipos de profesionales para la inserción al hábitat natural
Por su parte, José Fernández, veterinario también del sector fauna del Zoológico Itaipu, explicó que los ejemplares de jarara son liberados en lugares retirados dentro de las áreas protegidas de Itaipu.
“Es importante recalcar que las serpientes son colocadas en zonas que están fuera del movimiento de gente. Se colocan en lugares donde no hay una circulación de personas y donde ellos van a poder desarrollarse libremente, no están expuestas a los visitantes”, recalcó.
Indicó que para la liberación de animales o para la inserción a su hábitat natural existen tres equipos fundamentales.
“El equipo de fauna, que entrega en condiciones adecuadas al animal, luego está el equipo de investigación que hace el traslado y por último, el equipo de monitoreo de los animales, que son los únicos que tienen acceso al lugar donde son liberados los ejemplares, ellos mantienen el lugar con alimentos para los animales”,
Explicó a la vez, el método de ataque del reptil, “cada vez que ellos inyectan el veneno, por ejemplo en un roedor, el reptil no le sigue a la presa, espera que haga efecto el veneno y cuando muere va siguiendo el mismo rastro de la presa, no va directo a ella, sino que sigue todo el recorrido que ha hecho la misma hasta al lugar en donde ya se encuentra sin vida”, dijo.