Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

La peor masacre en Zimbabue: llegan a 300 los elefantes envenenados con cianuro

23 octubre, 2013
Mueren más de 300 elefantes envenenados con cianuro en Zimbabue. gaceta.es. 20/10/2013. Las autoridades del país creen que los cazadores son residentes locales que se dedican a vender los colmillos de los elefantes.Hace 25 años que África no vivía una matanza tan numerosa. Más de 300 elefantes han muerto Zimbabue, en los últimos tres meses, a manos de grupos de cazadores ilegales. Los paquidernos, que fueron envenenados con dosis letales de cianuro, también han causado la muerte a más animales que se comieron sus cadáveres.Ver artículo reciente relacionado:  Llegan a 81 los elefantes envenenados con cianuro en Zimbabue y un dramático ‘efecto en espiralLeer también noticia en inglés. 
La peor masacre en Zimbabue: llegan a 300 los elefantes envenenados con cianuro
Elefantes corriendo
La matanza ha tenido lugar en el parque nacional de Hwange, el más grande de todo Zimbabue, donde viven la mitad de los elefantes que habitan en el país africano. Las autoridades de Zimbaue creen que los cazadores son residentes locales que se dedican a vender los colmillos de los elefantes en la frontera o en Sudáfrica. Ya han sido detenidas 14 personas, muchos de los cuales han sido condenados a 16 años de cárcel y a pagar una cuantiosa multa.El uso de ciuanuroLas organizaciones para la protección de los animales están muy preocupadas con el uso a escala del cianuro. Algo que parecen querer esconder las autoridades de Zimbabue. A pesar de que los cazadores legales cifran en 300 los animales que han muerto envenenados, los altos mandos del país africano aseguran que sólo han sido 90."Al principio creímos que los elefantes habían sido abatidos. Había demasiados cadáveres como para que hubieran muerto de sed o hambre", explicó un cazador, que no quiso dar su nombre por miedo a represalias.El modus operandi de los cazadores furtivos consiste en echar el cianuro en depósitos de sal y charcos del parque, donde suelen ir los animales a beber. Nada más ingerir el veneno, los elefantes suelen morir en el acto, al igual que el resto de animales que beban del mismo agua.