Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

La mayor cantidad de especies de ofidios del territorio bonaerense están en el Sistema de Ventania

20 junio, 2011
Serpientes serranas en la mira. lanueva.com. 20/06/11. Según una investigación, el Sistema de Ventania concentra la mayor cantidad de especies de ofidios del territorio bonaerense. La culebra pampeana, típica de la zona, se encuentra amenazada y la presencia de yararás es muy abundante. Sin embargo, en siete años sólo hubo 17 casos de mordeduras venenosas registradas.  Una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) que intenta echar luz sobre la biología de los ofidios que habitan en las sierras del sudoeste bonaerense, determinó que es posible encontrar el 45% del total de las especies de ofidios del territorio provincial. Sigue…
La mayor cantidad de especies de ofidios del territorio bonaerense están en el Sistema de Ventania
Culebra pampeana
 "El relieve de este Sistema de Ventania, con cumbres de más de 1.200 metros, formadas en el período Terciario, genera condiciones particulares a las que se adaptaron entre otras especies animales y vegetales, varias clases de serpientes", afirmó Jorge Williams, jefe de Herpetología del Museo de La Plata y supervisor de la tesis de doctorado del biólogo Diego Di Pietro, ambos de la Facultad de Ciencias Naturales de esta alta casa de estudios.
     De la investigación se desprende también que la yarará grande –una de las dos especies de serpientes venenosas de la provincia– presenta una población muy abundante en estas sierras y que, si bien también está presente la yarará ñata, esta sería más común hacia la zona de Balcarce.
     "De todos modos, no hacemos foco en cuestiones de tipo sanitarias sino en el estudio de los modos de vida de las especies, independientemente de que sean peligrosas o no para el hombre o los animales domésticos", indicó Williams.
     "No efectuamos un mapeo de las yararás, en particular, sino que la consideramos como una especie de ofidios más en el marco de nuestro trabajo", dijo.
     Otra de las especies que se encuentra bajo estudio es la denominada culebra pampeana –cuyo nombre científico es Lygophis elegantissimus.
     De esta especie destacó que se encuentra en estado de conservación o considerada en peligro, pero no porque esté comprobado que se esté extinguiendo, sino porque presenta una distribución muy restringida y muy asociada a Sierra de la Ventana.
     El especialista remarcó que por tratarse de una especie endémica –exclusiva de esta zona– cualquier cambio en el ambiente impactaría de forma determinante en su población que no está preparada biológicamente para vivir en otro lado.
"Hasta ahora como el suelo es muy rocoso y no se puede sembrar, la actividad agropecuaria está controlada y no constituye una modificación muy importante para esta especie", dijo.
     "Una iniciativa minera que implicara cambiar el curso de algunos arroyos, secar algunos y crear nuevos, volar material de roca y/o utilizar químicos para separar materiales, tendría un altísimo impacto", evaluó.
     Incluso actividades que parecieran menores –señaló– como los senderos de trekking o el uso de motos y vehículos todoterreno pueden producir alteraciones en los hábitos de estas poblaciones.
     "La actividad humana tiene que tener un grado de control. Con este estudio generamos la información de base, luego qué se hace con ella lo deciden los organismos pertinentes para actuar en las áreas protegidas", explicó.
     Por otra parte, Williams comentó que el campo de estudio también abarca la realización de transectas sobre las rutas ya que en ellas es posible encontrar animales atropellados por autos.
     "La gente, en general, si ve una serpiente en la ruta se desvía de su curso para pisarla. Lamentablemente, es común en todo el mundo. En esos casos el material muerto se recoge, se conserva y se estudia en laboratorio", remarcó el herpetólogo.
     "Nuestro trabajo va a llevar unos cuatro o cinco años más. Recién tenemos datos preliminares", aseguró.

Mas datos

* Las sierras del sudoeste bonaerense son una unidad orográfica también denominada Sistema de Ventania que está formada por las sierras de Puán, Pigüé, Bravard, Curamalal, La Ventana, Las Tunas y Pillahuincó.

* El sistema alcanza una longitud de 180 km en dirección NO-SE, un ancho central de 50 km y una altura de 1234 m (Cerro Tres Picos).

* Los científicos son: Diego Di Pietro, becario de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires y Jorge D. Williams, profesional principal del CONICET, profesor titular de Herpetología de la FCNyM de la UNLP y jefe de la sección Herpetología del Museo de La Plata.

Las tres especies características

* La culebra pampeana –Lygophis elegantissimus– es una especie endémica y con problemas de conservación, considerada como "vulnerable". No es venenosa.

* La yarará grande –Rhinocerophis alternatus– "muy abundante" en el Sistema de Ventania es una de las dos especies de la provincia capaz de producir lesiones graves en el hombre y ganado –al igual que la yarará ñata.

La serpiente hilo o ciega –Epictia australis– es una de las especies que presentan una distribución disyunta con poblaciones aisladas en este sistema. No es venenosa.

El aspecto sanitario del ofidismo
     A raíz de las pruebas científicas respecto a la "abundancia" de la especie yarará grande en el Sistema de Ventania, "La Nueva Provincia" consultó a la bioquímica Jorgelina Scuffi, referente de epidemiología de la Región Sanitaria I.
 "Desde el año 2004 hasta la actualidad se registraron 17 casos de ofidismo en Región Sanitaria I. El relevamiento se ha vuelto más riguroso en los últimos años ya que en cada centro de salud se deja constancia de los pacientes ingresados por este causal", aseguró.
     La profesional destacó que ante la mordedura de una serpiente la primera medida es acudir al centro de salud antiofídico más cercano para que un experto evalúe si corresponde aplicar el suero antiofídico.
     Además destacó que los síntomas comienzan casi al instante y que, en el caso de las serpientes, se trata de un veneno que actúa a nivel neurológico.
     "Todo tu cuerpo se ve afectado porque el veneno circula por la sangre y en caso de que la persona no sea atendida lo antes posible, corre riesgo de muerte", aseguró.
     "Es muy fácil tomar precauciones, como utilizar ropa adecuada –que cubra piernas, tobillos y talones– para realizar excursiones en regiones pobladas por serpientes, arañas y alacranes", dijo.
     Además, Scuffi aportó datos para identificar a las especies venenosas.
     "Tienen la cabeza triangular y su cuerpo cilíndrico se afina abruptamente en la cola. Es muy notoria la diferencia entre la cabeza, el cuerpo y la punta", explicó.
     En cambio –dijo– las especies que no son venenosas tienen la cabeza redonda y casi no existe una diferencia de grosor entre ésta y la cola.
casi no hay diferencia de grosor.
     "En la región abundan las culebras que no tienen riesgo de salud salvo por la herida. El que tiene conocimiento de estos animales las puede distinguir fácilmente", expresó.

Lo que no se debe

* Intentar atrapar a la serpiente, ante el descubrimiento de haber sido mordido. Es un riesgo innecesario ya que al especialista no le resulta imprescindible ver al animal para determinar la aplicación del suero antiofídico.
* Realizar una excursión en regiones pobladas por serpientes, arañas y alacranes, con vestimenta poco propicia, como aquella que no cubra las piernas o los pies.
* Intentar soluciones "caseras" como torniquetes o cortes superficiales en la zona de la herida de la mordedura o intentar succionar el veneno con la boca. Todas estas medidas, lejos de evitar los riesgos, los empeora ya que pueden propiciar infecciones.

Sí se debe

* Intentar identificar al animal que efectuó la mordedura y retener sus características a los fines de poder describirlo en el centro médico asistencial al que se acuda.
* Ante la picadura mordedura o inoculación de cualquier especie es necesario realizar una rápida consulta médica para que los especialistas evalúen el caso e indiquen el antídoto adecuado.
Dónde acudir
     Los centros de atención de animales ponzoñosos en el sudoeste bonaerense son:
* Pedro Luro: Hospital Municipal Local J. de Luro
* Tornquist: Hospital Municipal Dr. Castro
* Tres Arroyos: Hospital Municipal Dr. Pirovano
* Bahía Blanca: Hospital Municipal Dr. Leónidas Lucero
* Carmen de Patagones: Hospital Municipal P. Ecay
* Coronel Dorrego: Hospital Local General
* Coronel Suárez: Hospital Municipal