Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Jueces de la Corte Suprema fallaron a favor de la continuidad del uso de amianto en Brasil

1 septiembre, 2017
Brasil prepara la prohibición del amianto. Por Claire Gatinois.  lemonde.fr. El país produce 300 000 toneladas al año de fibra altamente carcinogénica, responsable, según la Organización Mundial de la Salud, de 107 000 muertes cada año. Minutos después de la votación, el nombre de cuatro jueces circula en las redes sociales con la leyenda: "Estos son los jueces de la Corte Suprema a favor de cáncer y la muerte". El Jueves, 24 de agosto, los magistrados del alto tribunal brasileño fallaron a favor de la continuidad del uso de amianto en Brasil, evitando que el material responsable de cánceres pleurales, asbestosis – infección grave Cáncer de pulmón – y algunos cánceres de pulmón fuera definitivamente prohibido en el país. "Como ciudadana una sólo se puede rebelar con todas estas muertes"; se enfurece Fernanda Giannasi, esta ex inspectora de trabajo, apodada "la Erin Brockovich de Brasil", que ha dedicado más de treinta años de su vida para que fuera escuchada La Causa de las víctimas del asbesto.
Jueces de la Corte Suprema fallaron a favor de la continuidad del uso de amianto en Brasil
Bandera en algúna ciudad de Brasil
(Sertox)
La mine Cana Brava, détenue et exploitée par SAMA SA, fait partie du groupe Eternit. A Minacu, dans le nord de l’état de Goias, le 17 janvier 2013.Este material, cuyas cualidades de resistencia y flexibilidad son excepcionales, sería responsable, según la Organización Mundial de la Salud, de 107.000 muertes cada año. En Brasil, Francisco Pedra, un investigador de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) en Río de Janeiro, ha registrado 3.700 muertes entre 1980 y 2010. Esta cifra esta probablemente subestimada, dijo. "El amianto se utilizó en la construcción de techos, tanques de agua, paredes… Se propaga por todo Brasil. Los cánceres pueden tomar décadas para revelarse. "Productor y exportador del material, Brasil tiene ahora sólo una mina de asbesto en el estado de Goiás, operada por el grupo Eternit. -¡Qué lejos ha llegado el país! Imaginemos que una mina que emplea a 150 trabajadores justifica matar a cientos de miles de personas no sólo en Brasil, sino en todo el mundo. Brasil exporta la mitad de las 300.000 toneladas producidas anualmente. Es una exportación de la muerte!"  Dice el neumólogo Hermano de Castro, director de la Escuela Nacional de Salud Pública Fiocruz, entrevistado por Época el 23 de agosto.
Batalla infinitaEn el país, una ley federal que data de 1995 todavía permite el uso "controlado" del asbesto blanco (crisotilo). Pero algunos estados brasileños, como Sao Paulo o Río de Janeiro, prohíben completamente el mineral. La Confederación de Trabajadores de la Industria (CNTI) ha iniciado acciones legales contra estos Estados desde principios de los años 2000, considerando que están en contradicción con la ley federal. Según las víctimas, el CNTI representa realmente los intereses de los profesionales del amianto. Especialmente los de Eternit, que no querían expresarse.En un intento de cerrar esta interminable batalla legal y consciente de los cargos contra el amianto, la Corte Suprema finalmente examinó la relevancia de la ley federal. La guerra parecía ganada. "El relator del expediente tenía este argumento razonable para decir que, en relación con el ahora irrefutable conocimiento de los cánceres causados ​​por el amianto, la ley de 1995 viola la Constitución brasileña que debe garantizar la salud del trabajador y un ambiente equilibrado", explica Marc Hindry, vicepresidente del comité antiasbesto de la Universidad Jussieu de París, que siguió los debates. Pero Brasil está acostumbrado a estos dramas de teatro. "Dos jueces han tomado los obsoletos argumentos de un pseudo-científico comprado por la industria", dijo Fernanda Giannasi y al final, la ley fue considerada inconstitucional por cinco votos contra cuatro. Se tardaron seis días en revocar el texto. La decisión, por lo tanto, sumergió al país en una ola jurídica sin precedentes.Después de un momento de disgusto, sin embargo, los activistas anti-amianto recuperaron la esperanza. La decisión es, pese a todo, está en su favor: la industria ahora estará equivocada en los tribunales y el mercado del asbesto está colapsando. Después de haber sido prohibido en más de sesenta países, y puesto a un lado abandonado por fabricantes de renombre, como el francés Saint-Gobain, anteriormente presente en Brasil, el material dejó de representar un interés económico. "Todavía tomará tiempo, pero vamos a ganar. Este es el sentido de la historia ", dice Fernanda Giannasi.
Traducción de AD