Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Informe de la AESAN sobre botulismo infantil

27 diciembre, 2011
Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre el botulismo infantil. Número de referencia: AESAN-2011-001. Documento aprobado por el Comité Científico en su sesión plenaria de 18 de mayo de 2011. Resumen: El botulismo infantil es una enfermedad que se presenta en niños de entre 1 y 52 semanas de edad, cuando ingieren esporas de Clostridium botulinum. Las esporas, en el intestino grueso, pasan a formas vegetativas y liberan neurotoxinas que actúan a nivel de la unión neuromuscular impidiendo la liberación del neurotransmisor acetilcolina.
Ver artículo completo en Revista del Comité Científico de la AESAN Nº 14 (PDF)
Informe de la AESAN sobre botulismo infantil
Clostridium botulinum
La gravedad de la enfermedad resultante varía desde una leve hipotonía a parálisis flácida sistémica, habiéndose llegado incluso a considerar causa de muerte súbita en lactantes. Las esporas de C. botulinum se encuentran ampliamente distribuidas en el suelo y en los sedimentos acuáticos de todo el mundo. De los posibles alimentos que se han tratado de vincular con el botulismo infantil (miel, jarabe de maíz, preparados deshidratados para lactantes,cereales, infusiones de especies vegetales, etc.), la miel es el que con mayor frecuencia aparece como responsable en los casos en los que se logra identificar la fuente. No obstante, en la mayoría de las ocasiones no es posible esclarecer el origen de las esporas responsables de la enfermedad. Muchos investigadores han señalado la importancia de las condiciones ambientales que rodean al niño y que facilitan su exposición a las esporas de C. botulinum, citándose como factores de riesgo el contacto con polvo o tierra en domicilios ubicados en zonas rurales donde se llevan a cabo actividades agrícolas y ganaderas, así como en áreas urbanas con abundantes zonas en construcción que implican movimientos de tierra, o cuando se realizan obras de rehabilitación en los inmuebles. Se considera que la mínima dosis infectiva de esporas de C. botulinum está comprendida entre 10 y 100 esporas. Los datos epidemiológicos actuales permiten considerar que el riesgo de padecer la enfermedad es bajo en los niños menores de 12 meses si se evita el consumo de miel y/o infusiones de especies vegetales.
Palabras clave: Botulismo infantil, toxinas botulínicas, miel, infusiones de especies vegetales, polvo.

Grupo de Trabajo:
Mª Rosario Martín de Santos (Coordinadora); Antonio Herrera Marteache; Félix Lorente Toledano; Antonio Martínez López; Teresa Ortega Hernández-Agero; Cristina Alonso Andicoberry (AESAN)