Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Impacto en la salud de los trabajadores del subte de Buenos Aires por exposición al asbesto

2 diciembre, 2019
Ciudad contaminada: trabajadoras y trabajadores del subte llevaron el reclamo por el asbesto a la Academia Nacional de Medicina. lavaca.org.  01/12/19. La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro expuso el impacto en la salud por exposición al asbesto en la Ciudad de Buenos Aires en el III Congreso Internacional de Medicina del Trabajo. Ocurrió horas después de que trabajadorxs de la línea B denunciaran que fueron agredidos por una patota por negarse a manipular materiales con ese contaminante.
En el informe que presentaron, revelaron que al menos 13 operarios fueron diagnosticados por enfermedades relacionadas al asbesto y otras fibras materiales. Aún restan evaluar más de 4000 obreros y obreras. “Mientras tanto, los pulmones los ponemos nosotros”, dicen a lavaca.
Todo sucedió en la misma mañana.
A las cinco y media de la mañana del último viernes las formaciones de la línea B no salieron. Sus trabajadores y trabajadoras pararon hasta las 13 horas. El resto de los talleres lo hicieron hasta el mismo horario, desde las once de la mañana. El motivo: trabajadrxs del taller Rancagua, debajo del Parque Los Andes en Chacarita, denunciaron que fueron agredidos. Mediante un comunicado la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro informó que “cerca de la medianoche, un integrante de la patota y delegado de la UTA, ingresó al taller Rancagua y comenzó a increpar a operarios que se negaban a manipular materiales con asbesto”.  
A las nueve de la mañana, lxs trabajadorxs del subte subieron al escenario del Aula Magna de la Academia Nacional de Medicina y frente al auditorio, en el III Congreso Internacional de Medicina del Trabajo, expusieron sobre el impacto en la salud de los trabajadores del subte de la Ciudad de Buenos Aires por exposición al asbesto.
A las diez de la mañana, la marcha de miles de trabajadorxs de la salud comenzó a caminar hacia el Obelisco en rechazo a la ley de residentes que la Legislatura porteña aprobó a puertas cerradas y con represión. Por eso, la ronda de exposiciones en el III Congreso Internacional de Medicina del Trabajo de la que los trabajadorxs del subte participaron terminó con el repudio a la represión, la lectura del comunicado de médicos municipales, el apoyo a los residentes, y un extenso aplauso.
Todo eso bajo la cúpula de aula magna en la Academia Nacional de Medicina. 
Una de las placas de la exposición de los Metrodelegados. El informe completo, al final de esta nota.El término asbesto viene del griego y significa “inextinguible”. También se lo nombra amianto, que en griego significa “incorruptible”. Es un mineral que fue utilizado como aislante porque posee alto grado de resistencia a la combustión. Es muy volátil, sus fibras se descomponen con facilidad y se pueden inhalar quedando en los pulmones y pudiendo provocar graves patologías. Si las fibras entran al organismo representan un peligro potencial a largo plazo.
La agencia lavaca accedió en exclusiva a la ponencia presentada por la Asociación Gremial Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) en la segunda sesión de temas libres del III Congreso Internacional de Medicina del Trabajo. La presentación fue armada por trabajadores y médicos, presentada por el médico Ariel Rossi y comenzó con la historización del conflicto.   
En primer lugar, relata cómo el Gobierno de la Ciudad adquirió en 2011 por compra directa al Metro de Madrid 36 coches para la Línea B “a pesar que en los manuales y planos de especificaciones técnicas se expresaba claramente que estas formaciones contenían asbesto”
Las formaciones que se compraron habían sido retiradas de circulación en España a principios del 2000. Fue a comienzos del 2018 cuando los trabajadores del metro de Madrid denunciaron “un trabajador fallecido por Mesotelioma Pleural (Cáncer de Pleura) y varios enfermos y contaminados por la exposición al amianto en el Metro de Madrid”.
Lo que sigue es cómo se inicia la lucha en nuestro país. A mediados de 2018 los Metrodelegados inician la denuncia a la empresa para que se investigue si en las formaciones que se habían comprado estaba presente el asbesto.
“La empresa argentina niega sistemáticamente la presencia de amianto. Comienza entonces, la investigación por parte del Sindicato”, relata la exposición.  La investigación se inició en los trenes comprados a España, se extendió al resto de las flotas que estaban en circulación Líneas A, B, C, D, E, H y Premetro y luego a los trenes que ya no circulaban.
Las muestras a analizar fueron enviadas para su análisis a la Universidad Nacional del Sur, Departamento de Geología. Los resultados fueron contundentes: de las 143 piezas analizadas, más del 40% presentaban asbesto. “A partir de esta situación y por comenzar una búsqueda más dirigida, se encontró asbesto azul (crocidolita) en los techos de los coches Mitsubishi, y se supo que las carrocerías están pintadas con pintura bituminosa con contenido de amianto blanco (crisotilo). Esto no solo afecta a los trabajadores cuando realizan las reparaciones sino a los pasajeros ya que las formaciones que no están en buen estado fueron fabricadas en 1955”.
Recién en diciembre de 2018, la empresa Sbase reconoce la presencia de asbesto en los coches CAF 5000. Y, en enero de 2019, Metrovías S.A. reconoce que hay trabajadores de los talleres afectados por la exposición directa al asbesto. Ese mismo mes se incluyó a los trabajadores de los talleres Rancagua -sí, el mismo taller en el que fueron agredidos el último viernes- y Urquiza en el Registro de Agentes de Riesgo: cinco meses después comenzaron a realizarles los estudios médicos específicos para determinar el nivel de afectación de la salud. En julio se incorporaron conductores y guardas de la Línea B al Registro y, actualmente, están en vías de estudio.
Los resultados duelen:
De los 190 trabajadores de los talleres evaluados (Rancagua y Urquiza), 13 (6,84%), fueron diagnosticados con neumoconiosis debida al asbesto y a otras fibras minerales.Aún restan evaluar más de 4.000 trabajadorxs de los Subterráneos de Buenos Aires expuestos al asbesto.
Francisco Ledesma, técnico Electromecánico, trabajador del subte y Secretario de Salud Laboral de la AGTSyP, resume a lavaca: “Mientras tanto, los pulmones los ponemos nosotros”.