Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Fumar marihuana ocasionalmente no daña la función pulmonar tanto como el tabaco: estudio en JAMA

11 enero, 2012
El consumo de marihuana no causa el mismo daño pulmonar que el tabaco. europapress.es. 11/01/12. En un estudio, en el que se midió la función pulmonar de los participantes durante más de 20 años, el uso ocasional de marihuana y su baja acumulación no se asoció con efectos adversos sobre la función pulmonar, según el artículo publicado en la revista ‘JAMA’. La exposición al humo del tabaco causa daños a los pulmones, con consecuencias clínicas que incluyen síntomas respiratorios, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer de pulmón.Ver resumen del artículo original en inglés. 
Fumar marihuana ocasionalmente no daña la función pulmonar tanto como el tabaco: estudio en JAMA
Hoja de marihuana
(Sertox)
"El humo de marihuana contiene muchos de los mismos constituyentes que el humo del tabaco, pero no estaba claro si fumar marihuana causa daños pulmonares similares a los causados por el tabaco", apunta la información de respaldo del artículo. Fumar marihuana es cada vez más común en los Estados Unidos, y saber si causa daño duradero a la función pulmonar tiene implicaciones importantes para la salud pública y el uso medicinal de la marihuana.
   El investigador Mark J. Pletcher, de la Universidad de California en San Francisco, y sus colaboradores, examinaron la asociación entre la marihuana y la función pulmonar. El Estudio de Desarrollo de Riesgo Coronario en Adultos Jóvenes (Coronary Artery Risk Development in Young Adults [CARDIA]), es un estudio longitudinal que ha recogido mediciones repetidas de la función pulmonar y el tabaco durante más de 20 años (marzo de 1985-agosto 2006) en un grupo de 5.115 hombres y mujeres en cuatro ciudades de EE.UU. La exposición de por vida a la marihuana se expresó en el consumo de un cigarro de marihuana, o pipa, diario (365 al año).
   La función pulmonar se evaluó mediante la medición del volumen espiratorio forzado en el primer segundo de la espiración (FEV1) y la capacidad vital forzada (FVC), en la que menores medidas corresponden a una función pulmonar más pobre.
   Más de la mitad de los participante (un 54 por ciento, con una edad promedio, al inicio del estudio, de 25 años) reportaron haber fumado marihuana, tabaco, o ambos. La media de intensidad del consumo de tabaco en los fumadores fue sustancialmente más alta (8-9 cigarrillos/día) que la media de intensidad de uso de marihuana en los fumadores de marihuana (3,2 cigarros de marihuana en 30 días).
   El consumo de tabaco se asoció con un FEV 1 y CVF inferiores, en contraste, la exposición a la marihuana se asoció con mayores FVC y FEV1. Según los investigadores, "tras siete años de exposición a la marihuana (por ejemplo, un cigarro de marihuana al día durante 7 años), no se encontraron pruebas de que esta exposición a la marihuana afectase negativamente a la función pulmonar.
   Por otro lado, tras más de 10 años de exposición a la marihuana, no se produjo una disminución significativa del FEV1, pero sí se produjo esta disminución significativa si se consumían más de 20 cigarros de marihuana al mes.
   Los investigadores concluyen que la marihuana puede tener efectos beneficiosos en el control del dolor, el apetito, el humor y el manejo de otros síntomas crónicos, y que los nuevos hallazgos sugieren que el uso ocasional de marihuana para estos u otros fines no está asociado con efectos adversos sobre la función pulmonar.
   Por otro lado, fue difícil estimar los efectos potenciales de un consumo muy habitual, ya que este patrón de uso fue relativamente poco frecuente en la muestra del estudio; sin embargo, los resultados sugieren una disminución acelerada de la función pulmonar con el uso intensivo, y una consecuente necesidad de cautela y moderación en el consumo de marihuana.