Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Experto en seguridad alimentaria: no alarmarse por los últimos casos de botulismo en España

18 julio, 2016
"Si a mí me dieran un bote de esa empresa, me lo comería tranquilamente". Por Cristina Fernández Vera.cadenaser.com. 14/07/16.  Alfonso Carrascosa, experto en seguridad alimentaria, aclara que no hay que alarmarse por los casos de botulismo que surgieron hace unos días por la ingesta de conservas.En las últimas semanas hubo una alarma por unos casos de botulismo tras la ingesta de judías de unas latas de conservas. Leer relacionado,  Dos bomberos en estado grave y pronóstico reservado por botulismo en Girona, EspañaLeer también: Botulismo alimentario, qué lo causa y cómo prevenirlo
Experto en seguridad alimentaria: no alarmarse por los últimos casos de botulismo en España
Clostridium botulinum
GETTY
En España se producen más de dos millones de toneladas de conservas al año y para hablar de esta polémica hablamos con Alfonso Carrascosa, jefe del área de microbiología del CSIC y experto en seguridad alimentaria. ¿Podemos comer conservas con total tranquilidad?
Nos aclaró, para comenzar, que podemos gastar las conservas que tenemos en casa sin ningún problema. "Producimos casi un millón y medio de conservas, y eso sólo son las vegetales". Comentó que estos casos de botulismo detectados "son algo excepcional".
 Entonces, ¿dónde está el fallo que ha provocado este caso? Carrascosa explicó que se encuentra en el proceso higienizante de la elaboración. "Una bacteria se ha podido colar en un bote y, en el momento en el que pasa por el proceso térmico, la espora, la bacteria, se queda sin oxígeno. Es en ese momento cuando produce una pequeña cantidad de toxina". Sin embargo, aclara que la cantidad de toxina no ha sido lo suficientemente elevada como para resultar mortal. "Se trata de algo muy, muy fortuito".
 El problema, nos explicó Alfonso Carrascosa, está en que con la bacteria botulínica no nos damos cuenta de que los alimentos están en mal estado. El bote de conservas hace el típico ruido de vacío al abrirlo, no tiene mal color y huele totalmente normal… "Ante este panorama, no tiene que entrarnos el pánico porque las empresas alimentarias trabajan con un sistema de trazabilidad. Son unos códigos de barras con los que se sabe perfectamente el día, la hora, los operarios que han intervenido o cual ha podido ser el error", explica. "El resto de millones de botes que hay en el mercado están perfectamente y no tienen nada que ver". Y añadió: "Me comería con absoluta tranquilidad un bote de conservas de esta marca".
 Un caso de botulismo, al extremo, puede causar la muerte. Pero la clave está en la rapidez a la hora de detectar los síntomas y actuar. "Es una toxina neorutóxica, lo que significa que es paralizante", nos aclaró. Efectos como problemas en la visión, al hablar, mareos e, incluso, dificultad respiratoria son algunos de ellos.

Material educativo sobre botulismo