Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Estudio internacional confirma que el consumo de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer

26 octubre, 2015
La carne procesada, declarada cancerígena por la OMS. Estudio internacional sobre el consumo de carne roja y carne procesada. agenciasinc.es. 26/10/15. Las carnes procesadas, como los perritos calientes o las hamburguesas, aumentan el riesgo de cáncer. Así lo ha hecho público hoy la Organización Mundial de la Salud en un análisis sobre el consumo de carne roja y derivados. Aunque esta asociación se observó principalmente en el cáncer colorrectal, también se ha visto en tumores de páncreas y próstata.Leer relacionado,  BMC, estudio en 500.000 personas: 20 gr/día de embutidos ricos en grasas y sal aumentan mortalidad
Estudio internacional confirma que el consumo de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer
Jamones y embutidos
(Sertox)
La carne procesada puede contener sustancias químicas que se forman durante su tratamiento. / FotoliaLa Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por su sigla en inglés), la institución especializada en esta enfermedad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha evaluado la carcinogenicidad del consumo de carne roja y carne procesada.

Los autores de esta revisión de más de 800 estudios –22 expertos de 10 países diferentes– clasificaron el consumo de carne roja como ‘probable carcinógeno para humanos’ (grupo 2A), basado en la evidencia limitada de que su ingesta provoca cáncer y una fuerte evidencia mecanicista que apoya dicho efecto carcinógeno.

Por su parte, los datos para la carne procesada son mucho más contundentes, clasificándose directamente como ‘carcinógena para humanos’ (grupo 1), basado en la evidencia suficiente de que su consumo causa cáncer colorrectal en humanos.

Así, los científicos concluyen que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida a diario aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. Los resultados se publican hoy en The Lancet Oncology.

“Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por el consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero aumenta con la cantidad de carne consumida”, explica Kurt Straif, jefe del Programa de Monografías de la IARC.

Según la OMS, carne roja es toda la carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, cerdo, cordero, caballo y cabra. Por otro lado, la carne procesada se refiere a la que ha sido transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o conservación.

Ejemplos de carnes procesadas incluyen salchichas, jamón, carne en conserva, cecina o carne seca, así como carne en lata y preparaciones y salsas a base de carne.

Por qué aumenta el riesgo de cáncer

La carne se compone de varios componentes, como el hierro hemo, que se utiliza para crear glóbulos rojos. Pero también puede contener sustancias químicas que se forman durante su procesamiento o su cocción.

Por ejemplo, entre los productos químicos cancerígenos que se crean durante el procesamiento de carne se incluyen compuestos N-nitroso e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

La cocción de la carne roja o procesada también produce aminas aromáticas heterocíclicas, así como otros productos químicos que incluyen hidrocarburos aromáticos policíclicos, que además se encuentran en otros alimentos y en el aire contaminado.

No obstante, a pesar de que algunos de estos productos químicos son carcinógenos conocidos o sospechosos de serlo, los expertos todavía no comprenden completamente cómo se incrementa el riesgo de cáncer por este tipo de carne.

Problema de salud pública

El consumo de la carne varía mucho entre los países, desde un pequeño porcentaje hasta un 100% de habitantes que ingieren carne roja. Aunque la proporción de consumo de carnes procesadas es menor, Straif añade que su impacto sobre la incidencia del cáncer “es de importancia para la salud pública”.

Pero, ¿debemos dejar de comer carne? Desde la OMS dejan claro que comer carne tiene beneficios para la salud. Sin embargo, “muchas de las recomendaciones nacionales aconsejan a las personas limitar el consumo de carne procesada y carne roja, ya que ambos están vinculados a un mayor riesgo de muerte por enfermedades del corazón, diabetes y otras patologías”.

Referencia bibliográfica:

Véronique Bouvard, Dana Loomis, Kathryn Z Guyton, Yann Grosse, Fatiha El Ghissassi, Lamia Benbrahim-Tallaa, Neela Guha, Heidi Mattock, Kurt Straif on behalf of the International Agency for Research on Cancer Monograph Working Group. Carcinogenicity of consumption of red and processed meat. The Lancet Oncology. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S1470-2045(15)00444-1

____________________________________________________________________________________________________Leer relacionado: IARC – COMUNICADO DE PRENSA N° 240 26 de octubre 2015IARC Monografías

Evaluación del consumo de carne roja y carne procesadaLyon, Francia, 26 de octubre 2015 

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud, ha evaluado la carcinogenicidad del consumo de carne roja y carne procesada.

Carne roja

Después de una revisión exhaustiva de la literatura científica acumulada, un grupo de trabajo de 22 expertos de 10 países convocados por el Programa de Monografías IARC clasificó el consumo de carne roja como probable carcinógeno para los humanos (Grupo 2A), basado en evidencia limitada de que el consumo de carne roja causa cáncer en los seres humanos y una fuerte evidencia mecanicista apoya estos efectos cancerígenos.Esta asociación se observó principalmente para el cáncer colorrectal, pero también para el cáncer de páncreas y cáncer de próstata.

Carne procesada

La carne procesada fue clasificada como carcinógeno para los humanos (Grupo 1), con base en pruebas suficientes en humanos que el consumo de carne procesada provoca cáncer colorrectal.

El consumo de carne y sus efectos

El consumo de carne varía mucho entre países, desde un pequeño porcentaje hasta el 100% de las personas comen carne roja, y hay proporciones algo más bajas para el consumo de carne procesada.

Los expertos concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada comida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%.

"Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal debido a su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne que se consume", dice el Dr. Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías IARC. "En vista de la gran cantidad de personas que consumen carne procesada, el impacto global sobre la incidencia de cáncer es de importancia para la salud pública."

El Grupo de Trabajo de IARC consideró más de 800 estudios que investigaron las asociaciones de más de una docena de tipos de cáncer con el consumo de carne roja o carne procesada en muchos países ypoblaciones con diversas dietas. La evidencia más influyente vino de grandes estudios de cohorte prospectivos realizados en los últimos 20 años.

"Estos resultados apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública para limitar el consumo de carne," dice el Dr. Christopher Wild, director del IARC. "Al mismo tiempo, la carne roja tiene valor nutricional. Por lo tanto, estos resultados son importantes para que los gobiernos y los organismos reguladores internacionales lleven a cabo las evaluaciones de riesgos, con el fin de equilibrar los riesgos y beneficios de comer carne roja y carne procesada y para proporcionar las mejores recomendaciones dietéticas posibles".

Nota:La carne roja se refiere a todos los tipos de carne de músculo de mamíferos, tales como carne de res, ternera, cerdo, cordero, cordero, caballo, y la cabra.

Carne procesada se refiere a la carne que se ha transformado a través de salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar el sabor o mejorar su conservación. Generalmente contienen carne de cerdo o carne de res, pero también pueden contener otras carnes rojas, aves, despojos o subproductos cárnicos tales como la sangre.

Ejemplos de carne procesada incluyen salchichas, jamón, carne en conserva, y cecina o carne seca, así como preparados a base de carne y salsas.

Un resumen de las evaluaciones finales está disponible en línea en The Lancet Oncology, y las evaluaciones detalladas se publicará como volumen 114 de las monografías de la IARC.

 

http://www.iarc.fr/en/media-centre/iarcnews/pdf/Monographs-Q&A.pdf 

 

http://www.iarc.fr/en/media-centre/iarcnews/pdf/Monographs-Q&A_Vol114.pdf

___________________________________________________________________________________________________

Leer también: Especialistas relativizaron el informe de la OMS que afirma que fiambres y carnes procesadas son cancerígenos. telam.com.ar. 26/10/15.Especialistas en nutrición, oncología y gastroenterología relativizaron el informe de la Organización Mundial de la Salud que indicó que la carne procesada y los fiambres son cancerígenos para los humanos. Afirman que no se debe alarmar a la población ya hay sólo sospechas en humanos

"Es importante llevar calma a la gente, porque la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que depende de la OMS y se expide sobre productos cancerígenos periódicamente, lo hace basándose en animales y humanos y categorizando los resultados en cinco grupos", explicó a Télam la especialista en nutrición Mónica Katz.

De esa manera, relativizó el estudio de la OMS conocido hoy, basado en el trabajo de un grupo de 22 expertos de diez países convocados por el Programa de Monografías de la IARC, quienes consideraron que hay "evidencia suficiente" de que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal.

Los grupos mencionados por Katz son el 1, 2a, 2b, 3 y 4: "En el grupo 1 se ubican sustancias como el alcohol, el amianto, el arsénico, el tabaco y los rayos UV, que están relacionados con el cáncer; en el 2a se ubican sustancias probablemente cancerígenas, lo que quiere decir que hay evidencia limitada en humanos pero pruebas suficientes en animales", precisó.

"El grupo 2b abarca a las sustancias posiblemente cancerígenos, categoría que es menor a ‘probable’ e indica que hay sospechas en humanos y no hay evidencia en animales de experimentación, grupo donde se ubican los fiambres y carnes procesadas que mencionábamos junto a productos como el café o el combustible diesel", detalló Katz.

El grupo 3 abarca a aquellos productos que no se pueden clasificar como cancerígenos basándose en la información científica de la que se dispone hasta el momento, y el 4 contiene productos seguros o "probablemente no cancerígenos".

"De todos modos hay que alertar sobre las sospechas y por supuesto que se trata de productos que no se pueden comer en la cantidad que uno quiera, pero estamos lejos de afirmar que los fiambres sean tan cancerígenos como el tabaco, como dijeron algunos medios", enfatizó Katz.

La autora del libro "Más que un cuerpo" afirmó que "las carnes no son cancerígenas en sí mismas, sino su método de cocción"."Las carnes procesadas como la salchicha, los fiambres, chorizos o morcillas tienen nitratos, un conservante que es necesario para evitar el botulismo. Pero el exceso de nitratos en combinación con sustancias que están en la comida o en el agua genera nitrosaminas que sí tienen evidencia como generadoras de cáncer", puntualizó.

"De todos modos me parece una locura que la gente tenga miedo, sobre todo cuando hay formas de seguir consumiendo carne procesada, como manejar el tamaño de las porciones y cambiar los métodos de cocción", consideró.

El estudio de la OMS además clasificó el consumo de carne roja como "probablemente carcinógeno" para los humanos, basado en "evidencia limitada" de que este tipo de alimento puede causar cáncer colorrectal, pero también de páncreas y de próstata.

Para el director de la IARC, Christopher Wild, "estos hallazgos apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar el consumo de carne", pero, pese a ello, recordó el "valor nutricional" de la carne roja, por lo que estimó que las conclusiones del estudio servirán a gobiernos y agencias reguladoras para emitir sus propias recomendaciones dietéticas.

Por su parte la nutricionista Rosa Labanca coincidió con Katz y afirmó que "no se debe alarmar a la población".

"Por supuesto que todos los alimentos procesados tienen aditivos que pueden aumentar el riesgo de cáncer, pero recomiendo tener prudencia con los mensajes que se dan", insistió a Télam.

"Lo más recomendable sería comer las carnes hervidas o precocidas y luego a la plancha, pero es importante señalar que cada dos por tres aparecen este tipo de trabajos que después quedan perdidos", señaló.

El oncólogo Enrique Díaz Cantón dijo estar "sorprendido" por el informe y afirmó que se trata de una "novedad".

"Sabíamos que los embutidos tienen sustancias como los nitratos o el exceso de salado que son cancerígenos, pero no sabíamos cuán oncogénico era eso. Si esto es así como indica la IARC, hay que ponernos en alerta y recomendar a la población que disminuya el consumo de ese tipo de alimentos, lo que me parece fácilmente practicable", apuntó en diálogo con esta agencia.

Por último, el gastroenterólogo Luis Bustos Fernández afirmó que "que la carne procesada o los embutidos sean cancerígenos tiene más que ver con las grasas que con la carne".

"Cuando se consumen grasas en exceso en la dieta cambian las características de la microbiota intestinal, por lo que los países con mayor consumo de grasa también tienen más casos de cáncer de cualquier tipo, no sólo del aparato digestivo", aclaró a Télam el también ex presidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología.
________________________________________________________________________________________
Leer también en bbcmundo: Y entonces: ¿qué tanto aumenta la carne el riesgo de cáncer? 26/10/15.___________________________________________________________________________________________________Ver video: La carne procesada es cancerígena y la carne roja "probablemente", según OMS