Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Estudio español encuentra bifenilos policlorados en la atmósfera del continente antártico

10 diciembre, 2016
Pesticidas en el corazón de la Antártida. Expedición con el Trineo de Viento. Por Amado Herrero. elmundo.es. 10/12/16. Ningún rincón del planeta está fuera del alcance de sustancias nocivas. Así lo refleja un estudio realizado por investigadores españoles que revela la presencia de contaminantes orgánicos persistentes (COP) en la atmósfera del continente antártico. El trabajo, firmado por Jordi Dachs y Ana Cabrerizo, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), revela la presencia en esta región de bifenilos policlorados (PPCB), un tipo de compuestos altamente contaminantes.
Estudio español encuentra bifenilos policlorados en la atmósfera del continente antártico
Antartida
Trineo Polar Windpowered ACCIONALos PPCBs se utilizaron en el revestimiento de diversos aparatos eléctricos desde los años treinta hasta la década de los setenta del pasado siglo. El estudio, que acaba de publicarse en la revista Atmosferic Environment, también confirma la presencia de dos pesticidas: hexaclorobenceno (HCB) y hexaclorociclohexano (HCH). Estas sustancias fueron prohibidas en 2004 a nivel internacional, a raíz del Convenio de Estocolmo, aunque como señalan los autores, su ilegalización en muchos países es incluso anterior a esa fecha. 
El análisis de las masas de aire y sus trayectorias, así como la información disponible sobre circulación atmosférica en el continente antártico, sugieren que estas sustancias nocivas llegaron a la meseta antártica viajando por la troposfera libre, la región más alta de esta capa atmosférica.
Los resultados, según explica Jordi Dachs, confirman que "la contaminación, aunque sea a niveles bajos, persiste en todo el planeta muchos años después de que el compuesto deje de ser utilizado". Asimismo, explica que las condiciones de la Antártida complican la desaparición de estas sustancias, ya que "las bajas temperaturas hacen que la degradación sea mucho más lenta".
Muestras recogidas por el Trineo de VientoMiembro del equipo recopilando muestras. ACCIONALa investigación ha sido posible gracias al trabajo de campo realizado por la expedición polar Acciona Windpowered Antártica, llevada a cabo por el Trineo de Viento en su última exploración del continente, realizada entre 2011 y 2012. El equipo liderado por Ramón Larramendi, que contó con la presencia del fallecido científico Pablo Albar, completó un recorrido de 3.500 kilómetros por la meseta antártica a lo largo de 34 días, realizando mediciones desde los 73 hasta el Polo Sur mediante los muestreadores pasivos que iban a bordo de este vehículo eólico.
La utilización de un vehículo impulsado únicamente por esta energía ha sido fundamental para realizar una medición exacta de la calidad del aire. "Es la primera plataforma de exploración totalmente limpia", señala Larramendi, quien destaca que "el coste de una expedición motorizada, transportando miles de litros de gasolina, sería mucho más elevado y más complejo".
La próxima exploración del Trineo de Viento se centrará en la recogida de muestras para el análisis de la capa de hielo en Groenlandia, país en el que ya han realizado varias expediciones. "Las mejoras en el trineo nos permiten transportar instrumentos más sofisticados y seremos un equipo más internacional", explica Larramendi, que espera que el vehículo se consolide como "una referencia para la exploración científica de lugares que de otra manera serían inaccesibles."