Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Estudio asocia EPOC con exposición a polvos orgánicos, gases, humos y plaguicidas

10 mayo, 2018
La exposición a polvo orgánico, humos y pesticidas aumenta el riesgo de EPOC. agenciasinc.es. 09/05/18.  Tras un seguimiento de 20 años a más de 3.300 personas, un equipo de científicos liderados por el Instituto de Salud Global de Barcelona ha establecido una relación entre determinadas exposiciones en el ámbito ocupacional y el riesgo de padecer enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El 21% de los casos detectados de esta patología estuvo asociado con exposición a polvos orgánicos, gases, humos y pesticidas.  Leer relacionado:  Exposición temprana a plaguicidas organofosforados podría aumentar el riesgo de EPOC posterior
Estudio asocia EPOC con exposición a polvos orgánicos, gases, humos y plaguicidas
Fumigando un campo
(Sertox)
<p/>Los pesticidas están entre los agentes asociados a EPOC en el ámbito ocupacional / www.cgpgrey.com ” /><span style=Los pesticidas están entre los agentes asociados a EPOC en el ámbito ocupacional / www.cgpgrey.com Un equipo internacional liderado por investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por la Fundación Bancaria ‘la Caixa’, ha aportado nuevas evidencias sobre el papel de las exposiciones laborales como un factor de riesgo importante en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Un estudio con más de 3.300 participantes ha relacionado la exposición a polvos orgánicos, gases, humos y pesticidas con una mayor incidencia de EPOC. Los resultados se han publicado en la revista Thorax.
La investigación se ha llevado a cabo en el marco del Estudio Europeo de Salud Respiratoria (ECRHS), una trabajo longitudinal multicéntrico. El equipo seleccionó a un total de 3.343 participantes de 24 centros en 12  países entre 1991 y 1993 y realizó un estudio de seguimiento con ellos 20 años después. Los voluntarios  realizaron pruebas de espirometría para medir la función pulmonar tanto al inicio del estudio como en el momento del seguimiento, mientras que las exposiciones en el lugar de trabajo se estimaron a partir de la información obtenida en entrevistas, combinada con una matriz de empleo-exposición externa.
Tras el análisis de la exposición ocupacional a 12 agentes diferentes, los resultados mostraron que los participantes expuestos a polvo orgánico tenían un 60% más de riesgo de EPOC que los no expuestos. Asimismo, entre los voluntarios  expuestos a gases y humos se dio un 50% más de riesgo de EPOC, mientras que en el caso de las personas expuestas a pesticidas el riesgo fue un 120% mayor.
Exposiciones ocupacionales
Sin embargo, el efecto observado con la exposición a los pesticidas se basó en un número reducido de casos. El cómputo global de los resultados indicó que un 21% de los 96 casos de EPOC detectados durante el seguimiento estuvieron asociados con las exposiciones ocupacionales indicadas.
“Estudios anteriores habían estimado que cerca del 15% de los casos de EPOC son atribuibles a exposiciones en el lugar de trabajo. Nuestros resultados fortalecen estas evidencias de manera substancial”, explica Jan-Paul Zock, investigador de ISGlobal y último autor del estudio.
“Hasta donde nosotros sabemos, este es el primer estudio que demuestra un efecto de la exposición al polvo orgánico en la incidencia del EPOC de forma prospectiva y en una cohorte de población general”, subraya.
Una de las principales cuestiones que este trabajo deja abiertas para investigaciones futuras es si los efectos observados experimentan modificaciones por el hecho de fumar, ya que el tabaco es el principal factor de riesgo para el desarrollo de la EPOC. Otras cuestiones a resolver son cómo los efectos observados interaccionan con el asma y cuáles son los riesgos particulares con respecto a profesiones, actividades y agentes específicos.
Referencia bibliográfica:
Lytras T, Kogevinas M, Kromhout H, et al Occupational exposures and 20-year incidence of COPD: the European Community Respiratory Health Survey. Thorax. 2018. doi: 10.1136/thoraxjnl-2017-211158