Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

España: Proyecto de conservación para recuperar la población del cernícalo primilla y otras aves

8 julio, 2014
Al rescate de las rapaces amenazadas. Ayudan a luchar contra el topillo campesino. Por Teresa Guerrero. elmundo.es. 06/07/14.Un proyecto de conservación está instalando nidos artificiales en silos de cereal en desuso y otras edificaciones para recuperar la población del cernícalo primilla y otras aves.Durante décadas han formado parte del paisaje rural de España. Los silos para almacenar cereales, que ya los griegos utilizaban hace al menos 2.800 años, permitían disponer de reservas durante los años de mala cosecha para garantizar el abastecimiento de la población. Entre 1945 y 1986 se levantaron 663 silos y 275 graneros en nuestro país, aunque la mayoría de ellos ha ido quedando en desuso o ha sido destinado a otros fines.Leer artículo previo relacionado:¡ Bien por el Cernícalo primilla !
España: Proyecto de conservación para recuperar la población del cernícalo primilla y otras aves
Cernicalo primilla hembra en Almendralejo
(Sertox)
Un cernícalo primilla ('Falco naumanni')Su estratégica localización en zonas cerealistas, sin embargo, ha propiciado un uso inesperado para estas altas y voluminosas edificaciones: sus terrazas se están convirtiendo en el nuevo hogar de aves rapaces amenazadas como el cernícalo primilla (Falco naumanni), el halcón más pequeño que anida en la Península Ibérica.

Los biólogos del Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA), con el respaldo económico de la Fundación Banco Santander, han instalado medio millar de cajas nido artificiales en las terrazas en 16 silos de Castilla y León, pues estos edificios no disponen de agujeros o huecos para que las aves construyan nidos naturales.

«Queremos crear puntos de biodiversidad para conseguir corredores biológicos en toda la Península. Nos centramos en los silos, pero también en casas de labor o iglesias ya existentes», explica el biólogo Manuel Galán, responsable de este proyecto de GREFA para recuperar el cernícalo primilla. Desde 2004 han realizado ya actuaciones en Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía, instalando más de 2.000 nidales en medio centenar de almacenes de cereal.Almacenes de cereal

Nos dirigimos al silo de Nava del Rey (Valladolid), uno de los últimos en los que han actuado. Los nidos artificiales están fijados en la terraza con cemento, con una separación entre ellos de unos dos metros y medio, a la espera de ser ocupados por pequeñas rapaces. Según explica el biólogo, apenas requieren mantenimiento:«Son muy duraderos y sólo los limpiamos una vez al año», afirma Galán.Caja nido para rapaces en la terraza del silo de Nava del Rey...Caja nido para rapaces en la terraza del silo de Nava del Rey (Valladolid).
Estas cajas no sólo son utilizadas por el primilla, como se conoce popularmente a esta especie que se reproduce en colonias: «En los silos también crías otras pequeñas rapaces», añade Ernesto Álvarez, presidente de GREFA. Entre ellas figuran el mochuelo, el cernícalo común, el autillo, el avión común, la golondrina, el cárabo europeo y hasta el búho real. Incluso han instalado cajas nido especiales para murciélagos.

GREFA fue una de las organizaciones conservacionistas españolas que hace una década se puso manos a la obra para frenar el declive del primilla, cuya población sufrió una regresión importante a finales del s. XX.

Este pequeño halcón migrador, que cría en Europa y Asia, y pasa los inviernos en África, solía campar a sus anchas en casas, castillos, iglesias, palacios o cortijos situados en las zonas rurales de buena parte del país, en las que encontraba abundante alimento.Fernando Garcés, secretario general de GREFA, saca a un pollo de...Fernando Garcés, secretario general de GREFA, saca a un pollo de primilla de una caja-nido. 

La arquitectura de estas edificaciones antiguas era idónea para las pequeñas rapaces, que instalaban sus nidos en los huecos que había entre las tejas o los muros. Pero según relata Galán, la restauración de estas edificaciones con tejas modernas o su desaparición, unida a los cambios en el uso del suelo, en particular la desaparición de zonas de cereal de secano, fue dejando al primilla y a otras pequeñas rapaces sin lugares para construir sus nidos. Por otro lado, la introducción de pesticidas químicos para el control de plagas en los cultivos ha sido otra de las principales causas que hay detrás de la merma de su población.Los huecos de las tejas antiguas son ideales para asentar sus nidos....Los huecos de las tejas antiguas son ideales para asentar sus nidos. Una pareja de primillas (el macho es el de la izquierda) 
Así, de manera paulatina y silenciosa, el cernícalo primilla fue en declive, poniendo en peligro el equilibrio del ecosistema: «Las pequeñas rapaces consumen miles de toneladas de insectos», recuerda Ernesto Álvarez. «El primilla es insectívoro, pero no desdeña topillos y ratoncillos de campo», añade Fernando Garcés, secretario general de esta organización conservacionista. Es por ello que las pequeñas rapaces se han convertido también en un aliado para controlar las plagas de insectos y del temido topillo campesino (Microtus arvalis), que causa estragos en los cultivos de Castilla y León. Durante la temporada de cría, que dura entre dos y tres meses, un primilla consume entre 200 y 300 topillos. Mucho más eficiente para esta tarea es el cernícalo común (Falco tinnunculus), que llega a comer entre 700 y 800 roedores por temporada.

Víctimas del veneno para el topilloPollos de cernícalo primilla en un nido artificial.Pollos de cernícalo primilla en un nido artificial. Por ello, el biólogo Alfonso Paz alerta sobre las consecuencias del uso indiscriminado de veneno para luchar contra el topillo, pues «éste llega también a otras especies animales cuando ingieren los granos o los roedores envenenados». Así está ocurriendo desde 2007, cuando se vivió la peor plaga. Los polémicos rodenticidas anticoagulantes, cuyo uso ha sido restringido, causan una muerte lenta.

Además de los silos para cereal, los conservacionistas actúan en iglesias de pueblos, como la de Los Santos Juanes, en Nava del Rey. Y en plena naturaleza, también han levantado primillares. En el de Quijorna, en la provincia de Madrid, por ejemplo, hay numerosas cajas-nido de madera ocupadas ya por decenas parejas de cernícalos y otras aves rapaces.

En algunos casos, explica Manuel Galán, los pollos que viven en ellos han sido criados en cautividad en su centro. Cuando tienen un par de semanas y son capaces de comer por sí mismos, se colocan en nidos o habitáculos en el campo, como los que hay en este primillar, y se les suministra comida hasta que puedan volar y cazar por sí mismos. Esta técnica de reintroducción en la naturaleza de manera controlada se denomina hacking.

Corredores biológicos

Para Ernesto Álvarez, «los corredores biológicos son básicos» porque permiten «la comunicación entre poblaciones». El objetivo es establecer puntos de biodiversidad que generen de forma natural nuevas parejas.Cernícalo primilla en pleno vuelo.Cernícalo primilla en pleno vueloLas medidas implantadas por GREFA y otras organizaciones conservacionistas están logrando frenar su declive y el primilla se está recuperando. Según recuerda SEO Birdlife, está catalogada en el Libro Rojo de las aves de España como «vulnerable» y clasificado como «de interés especial» en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Por ello, todavía queda mucho trabajo por hacer. Rafael Hurtado, asesor de Sostenibilidad de la Fundación Banco Santader, espera que iniciativas como la de reutilizar silos de cereal para favorecer la cría de estas aves «sirvan como ejemplo para demostrar que es posible recuperar poblaciones y animar a que otros organismos lleven a cabo más actuaciones».

Fernando Garcés, por su parte, destaca los buenos resultados que se están obteniendo en Castilla y León para conservar la biodiversidad española. En su opinión, en los próximos años esta comunidad autónoma «va a convertirse en un refugio para muchas especies».

UN ALIADO CONTRA EL TOPILLO CAMPESINO

El topillo campesino saltó a la fama en 2007. La plaga de estos roedores en Castilla y León causó importantes pérdidas a los agricultores. Aunque su explosión demográfica se controló en mayo de 2008, logrando reducir su población en un 92%, los biólogos coinciden en subrayar que «el topillo ha llegado a Castilla y León para quedarse». Así ha quedado de manifiesto durante los años siguientes, en los que han surgido nuevos picos, aunque menos preocupantes.Un topillo campesino capturado en Castilla y León.Un topillo campesino capturado en Castilla y León. La proliferación de cultivos de regadío y de alfalfa en Castilla y León atrajeron al topillo, según explica Alfonso Paz, responsable del programa de GREFA para controlar a este roedor, que habitualmente vive en zonas montañosas. El biólogo, responsable de la campaña de su organización contra este roedor, subraya la necesidad de reforzar las campañas de información a los agricultores para acabar con las numerosas «leyendas rurales» sobre los orígenes del topillo, y poder así luchar de forma eficaz contra él.

Para Constantino Caminero, responsable de la gestión de plagas de la Junta de Castilla y León, se trata de una especie «que puede poner en jaque al sector agrícola de la Comunidad». Por ello, proyectos como el de los corredores biológicos para pequeñas rapaces, que son depredadores naturales del topillo, fomentan el equilibrio. «No es una solución definitiva, pero ayuda. No existe ninguna medida que sea la panacea», subraya Caminero, que aboga por combinar varias estrategias.

_______________________________________________________________________________________Ver video relacionado: Cernícalo primilla. SEO/BirdLife. 21/12/10