Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Escasez de sueros antiofídios en Zulia, Venezuela

27 julio, 2009
Las ampollas que sanan la picadura de serpiente están escasas.  boletin.uc.edu.ve. 27/07/09.En una pequeña caja de cartón oculta en la nevera de la emergencia del Hospital Chiquinquirá reposan los sueros antiofídicos polivalentes y otras ampollas que pueden salvar las vidas de las víctimas de picaduras de serpientes. Dos kit para inocular el veneno de las del género bothroes y crotalus, dos ampollas para revertir los efectos que provoca el veneno de coral y otras pequeñas dosis dispersas, se juntan para conformar las reservas del hospital de referencia en el área de toxicología en el occidente del país.
Escasez de sueros antiofídios en Zulia, Venezuela
(laverdad)
La diminuta farmacia es la más dotada entre todos los hospitales del estado ya que algunos de estos centros sólo cuentan con un kit. Estos lugares son los que atenderán los pacientes que sean picados por serpientes en los próximos días de lluvias, cuando proliferan alarmantemente los casos debido a que estos animales peligrosos salen de sus escondites para protegerse del agua. Víctor Núñez, director del Departamento de Toxicología del Hospital Chiquinquirá, informó que desde hace año y medio trabajan con las reservas mínimas, pero con cada alza de pacientes que se dan en los períodos de lluvia se ven"apretados". Durante las últimas dos semanas cuando se registraron varios días de lluvia, llegaron al Chiquinquirá cinco pacientes, que se atendieron con kits de otros centros o los otorgados por el Sistema Regional de Salud debido a la emergencia. Las víctimas atendidas en Maracaibo fueron siete. Cuatro del Hospital Chiquinquirá, dos del Hospital General del Sur y uno del Hospital Universitario, este último que fue remitido luego al Chiquinquirá por falta de otros kits para inocular la cantidad de veneno que tenía. Núñez informó que desde hace cuatro días tienen por lo menos las reservas mínimas gracias al aporte del Sistema Regional de Salud que solicitó 20 kits para repartirlas en los hospitales urbanos y rurales, donde no existían reservas y a donde acuden las víctimas de picadura en primera instancia. Pese a la improvisada dotación, los kits disponibles para atender a los próximos pacientes son escasos lo que hace que la atención brindada sea ineficiente y hasta pueda provocar la muerte de los afectados. "Gracias a Dios las lluvias pararon y así los casos de picaduras de serpientes, porque además del retraso en la dotación, también nos preocupa que con 20 kits no se pueden atender ni 20 pacientes. Siempre se necesita más de uno por cada picadura porque las serpientes inyectan entre 100 y 400 mililitros de veneno y cada kits inocula 100". Problema nacional Luis Contreras, sargento mayor de los Bomberos Metropolitanos y representante del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (Inea), informó que no sólo en el Chiquinquirá y en los hospitales de Zulia hay déficit. En los hospitales General del Sur y Universitario de Maracaibo se registra la misma escasez, al igual que en el Adolfo D’ Empaire de Cabimas, Pedro García Clara de Ciudad Ojeda y en todos los módulos de salud rurales de las zonas foráneas de Zulia. Aseguró que la producción de los sueros antiofídicos polivalentes que se elaboran en la Universidad Central de Venezuela (UCV) no son suficientes para todos los casos de picaduras que se registran en el país. "En la UCV se producen los kits necesarios para atender a siete mil pacientes en todo el país, pero sólo en 2008 se registraron mil 350 afectados. El excedente se atendió con sueros importados de Brasil, Costa Rica y Colombia". Aclaró que la escasez se debe a que el programa ampliado de inmunización del Ministerio de Salud enfocó su atención en la gripe AH1N1, por lo que tienen dos meses sin atender otros casos también necesarios para la población venezolana. El director del Departamento de Toxicología del Hospital Chiquinquirá aseguró que es de imperiosa necesidad que los centros rurales de Zulia cuenten por lo menos con un kit para iniciar el tratamiento lo antes posible. "Casi siempre sucede que en los poblados rurales se le aplica de inmediato la primera dosis y luego el paciente se traslada a la ciudad para hacerle la clínica completa y definir si necesita más solución. La falta de ese kit o de otros adicionales pueden ocasionar la muerte o las graves complicaciones de la persona, dependiendo de la cantidad de veneno en el cuerpo". Los médicos que atienden el área de toxicología esperan que en Venezuela se le tome importancia de una vez por todas a las víctimas de picaduras de serpientes ya que la producción nacional de sueros antiofídicos que inoculan el veneno de las especies más comunes de estos peligrosos animales no cubre la demanda del país. Desde el 2000 El Sargento mayor de los Bomberos Metropolitanos y representante del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (Inea) explicó que la escasez del suero antiofídico comenzó en el año 2000, luego la tragedia de Vargas, cuando proliferaron las serpientes y produjeron más mordeduras de las registradas normalmente. Las autoridades debieron recurrir a las importaciones desde Brasil, Costa Rica y Colombia. Con el paro petrolero de 2002 los trámites se congelaron. En 2005 comenzó a caminar el proyecto de creación del parque tecnológico de la Universidad del Zulia (LUZ) con un aporte de Corpozulia, pero a su juicio "la construcción de las instalaciones caminan a paso de tortuga y necesitan más recursos para acelerarse". Se espera que para finales de 2009 la Universidad del Zulia elabore sus propios kit, elevando así la producción nacional. "Lo que va a generar LUZ no será suficiente, porque sus instalaciones son muy pequeñas y no estarán en capacidad para producir siete mil kits polivalentes. Por eso es el llamado a los tres niveles de Gobierno -nacional, regional y municipal- a que se invierta en el proyecto y se hagan nuevas plantas". Afectados * En 2008 se registraron en Zulia seis muertos por picadura de serpientes. En lo que va de 2009 se reportan ocho muertos por la misma causa. * La producción nacional de sueros antiofídicos polivalentes alcanza para atender entre siete mil y siete mil 500 pacientes al año, pero el total de afectados alcanza las 13 mil 500 personas. * De las víctimas de picaduras registradas en 2008, al menos dos mil 500 fueron en Barinas y otros mil 800 en Zulia. * Sólo en la Universidad Central de Venezuela se generan los sueros. Dos proyectos de construcción de laboratorios caminan a paso de tortuga en la Universidad del Zulia (LUZ) y la de Los Andes (ULA) (La Verdad, 28/07/2009, Dayana Fernández)