Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

El sapo Duttaphrynus melanostictus está alterando los frágiles ecosistemas de Madagascar

6 junio, 2018
Un sapo tóxico pone en peligro la vida silvestre de Madagascar. lavanguardia.com. 05/06/18. La especie se ha extendido rápidamente y su auge poblacional no muestra signos de desaceleración gracias a la naturaleza aislada de la isla. El Duttaphrynus melanostictus, un sapo rugoso y tóxico del sudeste de Asia está alterando los frágiles ecosistemas de Madagascar, poniendo en peligro la fauna única y amenazando a la población. El veneno del sapo en contacto con la piel puede matar animales e incluso a los niños.Leer tambiénLa fauna de Madagascar frente a invasión de sapos tóxicos que podrían devastar las especies nativas
El sapo Duttaphrynus melanostictus está alterando los frágiles ecosistemas de Madagascar
Duttaphrynus melanostictus
Un sapo tóxico pone en peligro la vida silvestre de MadagascarEl sapo asiático tóxico (Duttaphrynus melanostictus) está alterando los frágiles ecosistemas de Madagascar (Benjamin Marshall)Los científicos temen que una especie invasora de sapo pueda causar estragos en el ecosistema de Madagascar, porque ningún depredador en la isla puede resistir las toxinas secretadas en su piel.
Se cree que los sapos comunes de Asia llegaron al país como polizones en los barcos en 2011, pero ya están causando preocupación a las autoridades malgaches.
En Asia sus depredadores han evolucionado para resistir la piel venenosa del animal, pero en Madagascar los conservacionistas temen que las especies autóctonas que podrían ser sus depredadores en la isla no tienen esta resistencia.
Nuestros hallazgos confirman que es probable que los sapos invasores tengan un impacto significativo en muchas especies endémicas malgaches, que se suman a los problemas de conservación existentes en el país y ponen en peligro a muchas de las especies endémicas más emblemáticas de Madagascar
Ahora, sus peores temores han sido comprobados por un estudio internacional realizado por expertos de la Universidad de Bangor, la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, la Universidad de Braunschweig y los Museos de Historia Natural de Munich, Stuttgart y Turín.
En una investigación publicada en la revista Current Biology, los científicos analizaron los genes de 27 serpientes, dos lagartijas, dos ranas, ocho mamíferos y 28 aves que podrían ser depredadores de estos sapos.
Sin embargo, solo una especie malgache nativa, un roedor conocido como Antsangy de cola blanca (Brachytarsomys albicauda), mostró evidencia de resistencia a la toxina.
Nicholas Casewell, de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, asegura que “nuestros hallazgos confirman que es probable que los sapos invasores tengan un impacto significativo en muchas especies endémicas malgaches, que se suman a los problemas de conservación existentes en el país y ponen en peligro a muchas de las especies endémicas más emblemáticas de Madagascar”.
Los investigadores ahora están preocupados porqué el impacto de este sapo asiático sea tan desastroso como la introducción del sapo de caña (Rhinella marina)en Australia hace unos 80 años.
Los científicos creen que la especie está matando masivamente a poblaciones de animales nativos de los que se alimenta, y también mata a posibles depredadores envenenados por sus toxinas.
”En Australia, la introducción de sapos de caña ha causado una profunda perturbación en muchos ecosistemas al eliminar a los depredadores clave de las redes alimentarias locales con sus toxinas”, explica el Dr. Wolfgang Wüster, de la Universidad de Bangor.
”Es probable que se produzcan efectos similares en Madagascar, donde los sapos nunca habían existido antes; es probable que sus posibles depredadores no evolucionen rápidamente para evitarlos y se extingan”, añade Wüster.