Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

El INTI asesorá a fabricantes de tableros para reducir el contenido de formaldehído

11 abril, 2012
El INTI controlará los químicos tóxicos que se utilizan en la fabricación de productos madereros. curi.nearural.com. 11/04/12. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), mediante su Centro Maderas Muebles, montó un laboratorio con el que se realizará un mayor control de la emisión de formaldehídos, un compuesto químico que se utiliza en la fabricación de tableros y productos madereros. Además, el INTI firmó un convenio con el Instituto Tecnológico Mueble, Madera, Embalaje y Afines de España (AIDIMA), que brindará apoyo tecnológico para realizar dichos controles.
El INTI asesorá a fabricantes de tableros para reducir el contenido de  formaldehído
Montaña de maderas
(Sertox)
El formaldehído o metanal es un compuesto químico, más específicamente un aldehído (el más simple de ellos); es un gas altamente volátil, incoloro, inflamable a temperatura ambiente y que puede producir sensación de ardor en ojos, nariz y pulmones. Se lo obtiene por oxidación catalítica del alcohol metílico, ya que a temperatura normal es un gas muy soluble en agua y en ésteres, informó Argentina Forestal.
Por la diversidad de aplicaciones industriales del formaldehído, como componente químico para adhesivos utilizados para fabricar tableros destinados a la construcción, muebles y pisos, desde los años 80 se realizan investigaciones sobre su toxicidad.
Los científicos ya habían demostrado que a altos niveles de exposición de ratones, el formaldehído resultaba cancerígeno.  Ahora se demostró que este componente también puede afectar a los humanos en un tipo poco común de cáncer, el nasofaríngeo.
Por esto, la Agencia Internacional para la Investigación del cáncer (IARC), una división de la organización Mundial de la Salud (OMS), reclasificó el formaldehído de “sustancia sospechosa de producir cáncer” al de “sustancia cancerígena para humanos”.
Al respecto, el informe del INTI aclara que "si bien los seres humanos tienen la capacidad de producir formaldehido en forma natural como parte del metabolismo diario normal, estas son cantidades pequeñas y no resultan perjudiciales para la salud".
El formaldehído puede encontrarse en el aire y en los alimentos, y una de las principales fuentes de emisión en el ambiente es la combustión de materiales. También, las emisiones de los vehículos, las pinturas y barnices; la cocción de alimentos, el humo del tabaco, ciertos desinfectantes y algunos acabados textiles, liberan formaldehído.
El INTI advierte que es "altamente tóxico" utilizar brasas de restos de tableros aglomerados o maderas multilaminadas para la realización de asados, por ser altamente contaminantes.
Para el formaldehído, existen legislaciones laborales en diversos países que establecen límites máximos de exposición por períodos de ocho horas. En el Reino Unido la concentración máxima de exposición es de 2 partes por millón (ppm), en Canadá 0.3 ppm y en los Estados Unidos 0.75 ppm. En nuestro país rigen las normas nacionales IRAM que fijan niveles máximos aceptables de emisión.
Ahora, el INTI a través de su nuevo laboratorio de control de formaldehído acompañará a los fabricantes de tableros que están desarrollando nuevas formulaciones de adhesivos y tecnologías de prensado, para reducir el contenido del producto.