Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

EEUU: ¿es una buena idea usar nitrito de sodio para envenenar jabalíes y cerdos silvestres?

23 junio, 2014
Usan como veneno para cerdos silvestres preservativo de tocino. diario.mx. 22/06/14. Un preservativo utilizado para curar el tocino está siendo probado como veneno para los 5 millones de cerdos silvestres que hay en el país.Estos descendientes de cerdos domésticos y jabalíes eurasiáticos importados le han costado a Estados Unidos aproximadamente 1.5 billones de dólares al año, incluyendo 800 millones de dólares en daños ocasionados a las granjas de todo el país. Cazarlos o ponerles una trampa no ha dado resultado contra estos grandes, silvestres y prolíficos animales.Leer noticia en inglés.
EEUU: ¿es una buena idea usar nitrito de sodio para envenenar jabalíes y cerdos silvestres?
Cerdos asilvestrados
(SerTox)
Así que, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos lanzó en este año un programa con valor de 20 millones de dólares para controlarlos, ya que se han extendido de 17 estados en 1982 a 39 actualmente.
El nitrato de sodio es más tóxico para los cerdos que para las personas y es usado en Australia y Nueva Zelanda para matar a los cerdos silvestres.
Científicos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos aseguran que podría ser la mejor solución en este país, pero aún no están preparados para solicitar la aprobación federal como veneno para cerdos. En una ocasión, Vance Taylor de Brooksville, Mississippi, vio a unos 50 cerdos en un campo.
Estima que los animales le cuestan de 40 a 60 acres de maíz y soya al año.
En una ocasión destruyeron unos 170 acres de maíz que estaba retoñando, pisotearon las mazorcas maduras del maíz, le dieron unas cuantas mordidas a cada una.“Parece como si una excavadora hubiera pasado por el predio”, dijo.
Para minimizar el daño, contrata a un cazador y en algunas ocasiones amontona las mazorcas fuera del campo para que se las coman allí.
Los machos tienen un peso promedio de 130 a 150 libras pero pueden llegar a las 250, los cerdos arrasan con casi todo: cacahuates, papas y almendras.
Dejan los campos, diques, pantanos y praderas como si hubieran sido atacados por varios motocultores. Los cerdos compiten con los pavos y los venados por las bellotas y también comen huevos y cervatillos. El daño no está limitado a sus hábitos alimenticios.
Las heces de esos cerdos están entre las probables causas del E. coli que contaminaron las espinacas de California en el 2006, provocando la muerte de tres personas y enfermando a 200.
Para mantener un equilibrio, por lo menos el 70 por ciento de los cerdos silvestres del área deben ser sacrificados cada año, comentó Fred Cunningham, un biólogo de la estación de campo del Centro Nacional de Investigación de la Vida Silvestre en Starkville, Mississippi.
Tan sólo, Texas tiene aproximadamente 2 millones de esos animales.
“El problema nunca va a terminar hasta que encontremos la manera de envenenarlos”, comentó Cy Brown de Carencro, Louisiana, un cazador que ha sido contratado por los agricultores durante los fines de semana y que estima que ha matado de 300 a 400 al año.
El programa del Departamento de Agricultura que empezó en el mes de abril destinó 1.5 millones de dólares para la sede del Centro de Investigación en Fort Collins, Colorado.
Sus científicos han convertido en una prioridad sus estudios sobre el nitrito de sodio.
Este químico es usado como sal para preservar la carne, puede impedir que las células sanguíneas reciban oxígeno en los animales vivos.
A diferencia de las personas y los animales domésticos, los cerdos tienen muy bajos niveles de una enzima que contrarresta el químico.
Los cerdos que comen el suficiente nitrito de sodio en una sola ocasión muestran síntomas parecidos al envenenamiento con dióxido de carbono: actúan torpemente, pierden la conciencia y mueren.