Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Dos agregados para hacerle a un hipotético prospecto de las mal llamadas bebidas energizantes si fueran medicamentos.

15 noviembre, 2007

Dr. Juan Carlos Piola

Noviembre 2007

Segundo agregado.

Segundo agregado.
Advertencia en la lata…
(Sertox)
Los resultados de un pequeño estudio  dirigido por James Kalus, del Hospital Henry Ford en Detroit, impulsaron a los investigadores a aconsejar a las personas que padecen hipertensión o enfermedad cardíaca el evitar las bebidas llamadas energizantes, ya que podrían afectar su presión o incluso modificar la efectividad de su medicación. Esas bebidas generalmente tienen altos niveles de cafeína y taurina, un aminoácido hallado en los alimentos ricos en proteínas, como la carne y el pescado, que puede afectar la función del corazón y la presión arterial, indicaron los especialistas.  “Observamos aumentos tanto en la presión sanguínea como en el ritmo cardíaco en voluntarios saludables que simplemente fueron sentados en una silla a mirar películas,". Los participantes "no estaban ejercitando. Permanecían en un estado de descanso," añadió el experto. Estos aumentos podrían ser mucho más peligrosos para las personas que padecen enfermedad cardíaca o quienes consumen fármacos para reducir el ritmo cardíaco o la presión arterial, señalaron los autores en un encuentro de la Asociación Estadounidense del Corazón llevado a cabo en Orlando (ver en castellano y en inglés). Estos hallazgos son compatibles con datos  conocidos: la capacidad de la cafeina de provocar taquicardia y, en individuos predispuestos, hipertensión arterial3 También ha sido estudiado el papel que la taurina puede desempeñar en la alteración de los parametros de contractibilidad cardíaca4.

Hipotético prospecto

Hipotético prospecto
Recomendaciones de fabricante
(Sertox)
Dado su carácter de venta libre habitualmente no se pueden cumplir las recomendaciones de un consumo moderado y/o de evitar la mezcla con alcohol.   Por eso resultan tan oportunas las recomendaciones de Salud-Canadá, que advierte que si alguien bebe "las bebidas energizantes" está enterado de lo siguiente:
• La bebida energizante "Red Bull" se considera un producto de salud en Canadá y se debe consumir según las instrucciones de la etiqueta.
• No beber cantidades excesivas de "Red Bull". El límite es 500 ML o dos latas en un día, como indica la etiqueta del producto.
• No mezcle "Red Bull" con alcohol.
• Si usted entra en actividad o realiza ejercicios físicos intensos, debe beber suficiente cantidad de agua para ayudar a rehidratar su organismo.
• Los perfiles de seguridad de otras bebidas semejantes no han sido evaluados por Salud-Canadá.
• No es prudente beber cantidades excesivas de cualquiera de las "bebidas energizantes" ni mezclarlas con alcohol.
• Si usted tiene una reacción adversa a una bebida energizante por favor, infórmelo a las autoridades de Salud-Canadá.

En Argentina, las recomendaciones declaradas en los envases son: "Personas de edad o con enfermedades deberán consultar con su médico antes de consumir" , "No utilizar en caso de embarazo, lactancia ni en niños", "Mantener fuera del alcance de los niños ". Están recomendaciones son más propias de un medicamento que de suplementos dietarios y por eso le agregaríamos lo siguiente:
Precaución:
• No se recomienda  su uso asociado con bebidas alcohólicas, como se promociona o se ha puesto de moda. Los que así lo hicieran, tienen el doble de probabilidades de sufrir daños en su salud que aquellos que sólo beben alcohol.
Contraindicación:
• No usar en pacientes con antecedentes de hipertensión y/o otras enfermedades cardiovasculares o que reciben medicamentos para estas enfermedades

A modo de epílogo

El envasar cafeina con otros agregados en vistosas latitas (*),   decir que "energizan" y promocionar su consumo ha demostrado ser un negocio redondo de los tiempos actuales (*). El mercadeo (marketing en inglés) de estos productos es otro factor a considerar5. Existe también la posibilidad de observar cuadros más graves, como un reporte reciente de cuatro casos de convulsiones asociadas al consumo de estas bebidas6. Nuestra inquietud es si el balance entre sus bondades y sus perjuicios resulta favorable desde el punto de vista de la Salud Pública y el bienestar de los pueblos.

Referencias

  1.  Dora Beatriz Prada:  “Comentarios sobre las llamadas bebidas energizantes
  2. Alessandro Oteri, Francesco Salvo, Achille Patrizio Caputi, Gioacchino Calapai (2007).Intake of Energy Drinks in Association With Alcoholic Beverages in a Cohort of Students of the School of Medicine of the University of Messina. Alcoholism: Clinical and Experimental Research 31 (10), 1677–1680. doi:10.1111/j.1530-0277.2007.00464.x 
  3. Pincomb GA, Lovallo WR, & McKey BS: Acute blood pressure elevations with caffeine in men with borderline systemic hypertension. Am J cardiol 1996; 77:270-274.
  4. M. Baum, M. Weiß.The influence of a taurine containing drink on cardiac parameters before and after exercise measured by echocardiography. Amino Acids.Volume 20, Number 1 / febrero de 2001
    [ Abstract ]
  5. ABA SHIV, ZIV CARMON, and DAN ARIELY. Placebo Effects of Marketing Actions:Consumers May Get What They Pay For. Journal of Marketing Research. Vol. XLII (November 2005), 383–393 [ PDF Full text ]
  6. Stanley Jones P. Iyadurai and Steve S. Chung. New-onset seizures in adults: Possible association with consumption of popular energy drinks.Epilepsy & Behavior.Volume 10, Issue 3, May 2007, Pages 504-508 [ Abstract ]

Introducción

El título podría servir  como resumen de una presentación científica o como el copete (o subtítulo) de una publicación periodística.
¿Porque decimos “mal llamadas” bebidas energizantes?. A modo de introducción los invitamos a leer o releer el artículo de la Dra Dora Beatriz Prada1,  publicado en junio de 2004 en nuestro sitio Web. Se  incluía ahí nuestra postura adversa al nombre con que se han promocionado (y popularizado) estas bebidas  y que genera confusión sobre su utilidad: "deberían llamarse estimulantes". También se advertía sobre los riesgos del consumo excesivo y su mezcla con alcohol. En octubre de 2005 realizamos una ampliación y en ella se incluyó  una traducción  propia de las recomendaciones del Ministerio de Salud de Canadá (Health-Canada) advirtiendo sobre los efectos graves que podría tener sobre la salud un consumo excesivo  o su mezcla con alcohol: “estas bebidas están disponibles en casi cualquier lugar y al lado de refrescos, jugos y bebidas de deportistas. Los problemas con las "bebidas energizantes" surgen cuándo son consumidas en exceso o cuando son mezcladas con alcohol. Por ejemplo, han llegado a ser populares en fiestas en que se baila toda la noche, en bares y clubes”.
El artículo de Prada  fue citado por varias fuentes y  autores o directamente copiado en forma textual, como fuimos mencionando en nuestros  boletines mensuales. En los boletines hemos citado también acerca de las medidas de restricción a su consumo por menores de edad en diversas regiones de nuestro país. Los que argumentan a favor de este tipo de bebidas  o al menos  minimizan sus peligros  dicen que el contenido de cafeína que tienen es como el de una taza de café. Además de que muchas marcas tienen contenidos muy  elevados de cafeína  lo que por ejemplo llevó recientemente  a la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT) a  limitar a un máximo de 20 miligramos (mg) de cafeína por cada 100 mililitros, en lugar de los 35 mg iniciales,  hay que recordar que  el tomar muchas tazas de café también representa un riesgo para la salud (*). La importancia de la dosis en los efectos adversos importa especialmente por ser de venta libre y no haber restricción para su venta y por lo tanto,  su consumo. También el argumento de que es “como una taza de café” es sacar del contexto en que se usan habitualmente estas bebidas. Si en realidad aportaran algún tipo de “energía”, deberían consumirse al iniciar las actividades diarias  o durante la tarde cuando el rendimiento decae y no mezcladas con alcohol en la madrugada. ¿En que “boliche” se ha visto a los jóvenes tomando café mezclado con vodka?. Es precisamente la presentación atractiva de estas bebidas lo que la hace adaptable a las mezclas.

Si fuesen medicamentos….

En el caso de los medicamentos en la fase de comercialización se hace farmacovigilancia y luego de la masividad de su consumo se registrarían nuevos efectos adversos o se ampliaría sobre la gravedad de algunos de ellos. Sin ser medicamentos ni estar bajo vigilancia hay nuevos estudios sobre  estas bebidas y por esto hacemos los siguientes agregados.

Primer agregado.

Primer agregado.
El primer agregado ya está (2010)
(Sertox)
Acentuar el aumento del peligro  potencial de su consumo con alcohol. Al respecto, resulta muy interesante el estudio que recientemente realizaron investigadores de Wake Forest University, en Carolina del Norte (USA) y que fuera presentado en una reunión de la American Public Health Association (ver en inglés y en castellano), Ellos entrevistaron a cerca de 4.000 estudiantes estadounidenses sobre sus hábitos de consumo de alcohol y encontraron que los jóvenes que bebían cócteles mezclados con bebidas energizantes, estaban más expuestos a sufrir daños, necesitar ayuda médica, o experimentar problemas sexuales. El informe refiere que la razón es que las llamadas bebidas energizantes ocultan sensaciones de borrachera. Conclusiones semejantes aparecen en una investigación italiana2.
Nuestra experiencia coincide ampliamente con este estudio (o lo sospechamos desde un principio). Las bebidas que sólo contienen alcohol  imponen límites a su consumo por la depresión que provocan en el sistema nervioso central. Una persona que está ebria,  con el sensorio deprimido, no puede seguir consumiendo alcohol. Pero si esta depresión está enmascarada por el uso de un estimulante (por eso deberían llamarse estimulantes) puede permitir que se sigue consumiendo hasta alcanzar niveles mucho  más elevados y por lo tanto, más peligrosos. La parte anecdótica de la experiencia de pacientes atendidos en  SERTOX es que  varios de los episodios de borracheras severas asociados a la mezcla de bebidas alcohólicas con estos estimulantes fueron  en adolescentes que festejaban sus cumpleaños  (¿14, 15, 16?) por primera vez solos en confiterías nocturnas.