Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Dicen que farmaceúticos inescrupulosos venden psicofármacos sin receta en Córdoba

21 noviembre, 2011
Farmacéuticos en el mercado negro de medicamentos. lavoz.com.ar. 20/11/11. El jefe de Toxicología del Hospital de Urgencias manifiesta que hay profesionales que venden psicotrópicos sin receta.El Hospital de Urgencias de la ciudad de Córdoba es, sin duda, una caja de resonancia de las adicciones de adolescentes y jóvenes que protagonizan accidentes de tránsito, peleas callejeras o que llegan desvanecidos por mezclar psicofármacos y alcohol, cóctel que demasiadas vidas se ha cobrado.¿De dónde sacan los chicos las anfetaminas? ¿Quién maneja ese mercado negro? Daniel Gómez, jefe de Toxicología del hospital municipal, no tiene dudas de que, detrás del comercio ilegal, “hay farmacéuticos inescrupulosos”.
Dicen que farmaceúticos inescrupulosos venden psicofármacos sin receta en Córdoba
Fachada de una farmacia en Egina
(Sertox)
Pero agrega: “Menos mal que son unos pocos. Venden sin receta a un precio más caro, pero no sé cómo lo manejan desde el punto de vista comercial.”

“Hay una lista de psicofármacos –precisa– que sólo pueden ser vendidos con boleta duplicada o triplicada y deben llevar un cuaderno de psicofármacos. A muchos farmacéuticos usted se los pide y le dicen: no lo tengo, tengo que armarlo, "pese a que ellos tienen que vender y reponer con base en el cuaderno”.

El médico se lamenta porque no pueden hacer dosajes y dice que si un chico borracho y drogado atropella y mata a alguien, ingresa al Urgencias y zafa, ya que si cae en Accidentología Vial no se salva del dosaje.

“Nos manejamos por la clínica –explica el profesional– y por lo que ellos nos dicen; eso cuando pueden hablar, porque llegan mudos. Entonces, en la parte clínica, si usted encuentra en la droga potenciadora un tipo que llega dormido con olor a alcohol, ¿qué le pone? Intoxicación alcohólica, cuando en realidad tomó psicofármacos, tomó 
éxtasis”.

“Consumen de tres a cinco drogas por noche, pero la que resalta más es el alcohol. Entonces, todos pasan a ser alcoholizados. Al no poder hacer dosajes, todos los traumatizados en el Hospital de Urgencias son traumatizados puros, cuando en realidad el 80 por ciento de los que ingresan por día (entre 60 y 100) tienen que ver con el alcohol y la droga”, indica Gómez.

El jefe de Toxicología explica que a veces “el cerebro está engañado. Usted ve una persona que está estimulada y dice ‘no está alcoholizada’, cuando en realidad el cerebro está alcoholizado y el cuerpo estimulado, porque consumió cocaína y tomó alcohol. La cocaína tapa la depresión del alcohol y lo estimula”.

“Esto de los psicofármacos es alevoso. En algunos bailes de cuarteto –agrega–, hay fotos de chicos con la lengua azul, esa dichosa lengua azul es por los psicofármacos, y a eso le agregan alcohol”.

Mezcla peligrosa. “Son dos depresores juntos. La única forma de que un psicofármaco mate a alguien es cuando se asocia con el alcohol, porque se potencia el efecto depresor y la persona deja de respirar; muere por un paro cardiorrespiratorio. A veces uno escucha que una persona murió en su casa de muerte súbita. Tenía alcohol adentro; no se 
broncoaspiró: se alcoholizó”, explica el especialista.

Sobre la Eca (mezcla de efedrina, cafeína y aspirina) que utilizan los patovicas para mantenerse despiertos, Gómez advierte que la efedrina “es un estimulante del cual se saca la droga, que es la anfetamina, el éxtasis. Todo eso viene de ahí y ahora hay una nueva en España que no tardará mucho en llegar acá. Es la merfenona, que es sacada de la seudoefedrina, es la de los antigripales. Con esos antigripales, hacen la droga nueva, que tiene un problema al ser procesada: es explosiva”.

El experto continúa: “Está hecha con un ácido que es explosivo y cuando la están produciendo puede explotar; por eso, cuando el ‘cocinero’ la fabrica, no hay nadie cerca”.

“Todos son derivados de la efedrina, que se pueden procesar como medicamentos o como éxtasis. Si se los procesa como medicamento, valen 1,50 peso; si se los procesa como éxtasis, valen 50 pesos. Y ese es un incentivo muy fuerte”, amplía.

Sostiene Gómez que ahora “los chicos están en el policonsumo. Consumen lo que hay: éxtasis, psicofármacos, LSD (ácido lisérgico), cocaína, marihuana, heroína; toman un poco de cada cosa”.

“Los pibes –continúa– tienen más conceptos de farmacología que nosotros, aunque usted no lo crea. El tema de los psicofármacos es algo que se usa mucho, es la droga con la que más problemas tenemos”.

Sobre el punto, remarca: “La parte toxicológica tiene mucho que ver con la actividad del psiquiatra. Usted va al psiquiatra y le receta 25 cosas diferentes: una para estimularlo, otra para deprimirlo, otra para hacerlo dormir, otra para despertarlo. Si usted quiere matarse, se toma todo eso; vemos a diario intentos de suicidio con psicofármacos”.

“El problema es que nadie respeta la ley, ni las farmacias municipales, ni las del Gobierno, ni las privadas. Al no respetar la ley, es fácil”, destaca.

El jefe de Toxicología del Urgencias se queja por la falta de control en las farmacias. Insiste en la inexistencia de libros de psicofármacos. “Pídaselos y le dicen que no lo tienen. No son todas las farmacias, gracias a Dios, porque ya es suficiente con las que hay inmersas en el mercado negro. Un psicofármaco con receta, en la farmacia puede valer 30 ó 40 pesos; sin receta puede costar 100 pesos y ese mismo psicofármaco metido en la cárcel puede venderse a mil pesos”, asegura Gómez.

El fiscal federal Gustavo Vidal Lascano, que investigó e imputó a varias dueñas de farmacias por vender psicofármacos sin receta en cantidades siderales, no titubea al ser consultado sobre el mercado negro de los medicamentos. “Son los farmacéuticos, ¿quién otro puede ser? Para mí, las anfetaminas mezcladas con alcohol están haciendo estragos en la juventud; el tema es mucho más grave que consumir un raviol de cocaína”, sostiene.

Falta de controles

El titular de Toxicología del Urgencias, Daniel Gómez, dice que no hay controles sobre las farmacias en lo que hace a los psicofármacos. “Debe haber un libro, pero dicen que no lo tienen”, dice.