Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Desmontando algunas mentiras relacionadas con las vacunas contra la covid-19

5 febrero, 2021
Los 10 bulos más extendidos sobre las vacunas del coronavirus. Por F. J. Recio. consumer.es. 03/02/2021. Las vacunas contra la covid-19 no modifican nuestro ADN, tampoco causan esterilidad ni provocan VIH. Y sí, siguen siendo efectivas ante las nuevas variantes del coronavirus. Leer relacionado: Diez mentiras en los medios de comunicación sobre las vacunas contra el coronavirus, dos sobre tóxicos Cada semana conocemos nuevas noticias relacionadas con las vacunas frente a la covid-19. Algunas de estas informaciones, sobre todo las que se publican en las redes sociales, son falsas. Estos bulos, por muy absurdos que parezcan, se transmiten con rapidez y revolucionan la opinión pública. La enfermera que se desmayó tras recibir la vacuna, el microchip desarrollado por Bill Gates que inocula la vacuna o que las redes 5G causen el coronavirus son tres ejemplos de noticias falsas. En su momento, estas informaciones corrieron como la pólvora y, pese a ser desmentidas una y otra vez por la comunidad médica y científica, todavía hoy muchas personas las dan por ciertas. Así pasa con los bulos más extendidos en torno a las vacunas contra la covid-19 y que a continuación analizamos. Distinguir una noticia falsa de una verdadera exige tener espíritu crítico, conocer la fuente de la que proviene —las institucionales son las que mayor confianza tienen— y contrastar la información. El desconocimiento y el miedo ante lo desconocido hacen que sea más fácil dar el adjetivo de verdadero a teorías que no tienen fundamento alguno. Quizá por esto difundir bulos sobre las vacunas contra el coronavirus es mucho más sencillo. Desmontamos algunas de las informaciones falsas que circulan por las redes sociales relacionadas con la vacuna frente a la covid-19: ¿Las vacunas de ARN mensajero modifican nuestro genoma? No, es imposible. Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna —las que actualmente se están poniendo en España— utilizan tecnología de ARN mensajero (mRNA). Ambas introducen en el organismo una secuencia de ARNm con instrucciones para que nuestro sistema inmunitario reconozca los patógenos que provocan la enfermedad y produzca un antígeno. Pero no alteran nuestro ADN, ya que no se integra en el núcleo de las células (donde está el ADN), sino que se quedan en la superficie (el citoplasma). Por su parte, la vacuna de AstraZeneca, recientemente aprobada para su administración por la Unión Europea, no utiliza ARN mensajero. Se basa en una versión atenuada de un virus del resfriado común de los chimpancés —de la familia de los adenovirus— modificado para contener el gen que produce la proteína del SARS-CoV-2, incapaz de replicarse en las células humanas y de causar la enfermedad en las personas. La vacunas frente la covid-19 hace que seas positivo por VIH No. Se ha demostrado que los casos fueron falsos positivos. Se detectaron en Australia entre un grupo de voluntarios que se estaban testando una vacuna en la que introdujo un pequeño fragmento de una proteína del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Como consecuencia, el sistema inmunitario de estas personas que participaron en el ensayo clínico también generó anticuerpos contra el VIH, lo que produjo un falso positivo en las pruebas de detección de esta enfermedad. La variante de Reino Unido ha aparecido porque en este país han sido los primeros en vacunarse                                                                      No. Esta variante estaba circulando desde septiembre. Reino Unido comenzó su campaña de vacunación frente a la covid-19 el 8 de diciembre, cuando la rama inglesa ya estaba extendiéndose. Lo que ocurre es que hasta el 14 de diciembre el Gobierno británico no advirtió públicamente de la presencia en el país de esta variante más contagiosa. ¿Para qué vamos a vacunarnos si no protege de la infección y podemos seguir contagiando? Por el momento se desconoce si la vacuna evita la infección, pero lo que sí es evidente es que, en caso de enfermar de covid-19, no sería de una forma grave: por lo tanto, el sistema sanitario no colapsaría. Hay que tener en cuenta que la vacuna no solo protege a cada persona de la enfermedad. También lo hace al resto de la población de manera indirecta. No tengo que vacunarme porque ya he pasado la enfermedad Como por el momento se desconoce cuánto dura la inmunidad tras haber pasado la enfermedad, es necesario vacunarse. Las vacunas no sirven porque el virus está mutando Es muy habitual que los virus muten. Seguirán apareciendo variantes del SARS-CoV-2, lo que no equivaldrá a que las vacunas dejen de ser eficaces. Hasta ahora no se han identificado mutaciones que den lugar a la aparición de un serotipo nuevo. De hecho, Moderna y Pfizer-BioNTech han declarado que sus vacunas cubren las variantes del coronavirus identificadas en Reino Unido y Sudáfrica. Las vacunas provocan esterilidad Falso. Sin embargo, un estudio de la escuela de medicina de la Universidad de Miami (EE.UU.) —publicado en la revista The World Journal of Men’s Health— ha desvelado que padecer covid-19 puede afectar a la fertilidad masculina al ocasionar daños en los tejidos de los testículos. ¿Puedo vacunarme si tengo alergia a algún medicamento o alimento? La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) considera “no se debe generalizar y excluir de la vacunación a todas aquellas personas que han tenido reacciones graves con medicamentos o alimentos“. Además, sus profesionales aseguran que “la vacuna de Pfizer-BioNTech frente a la covid-19 no presenta más contraindicaciones en los pacientes alérgicos que cualquier otra persona de la población general”. Eso sí, recomiendan que el paciente sea supervisado por personal sanitario durante y después de la administración de la vacuna. Las vacunas contienen células y tejidos de fetos abortados No, es completamente falso. Lo que se ha usado durante la fase preclínica de estas vacunas son líneas celulares, algo habitual en el desarrollo de los medicamentos. Las líneas celulares son herramientas orgánicas que se utilizan en la investigación médica, biológica y genética. Provienen de tejidos humanos, animales o vegetales —en ocasiones muy antiguos— cultivados en el laboratorio; por tanto, son artificiales y trabajar con ellas no equivale a hacerlo con las células originales. Las vacunas tienen luciferasa Falso, no contienen luciferasa y no permiten el rastreo desde un dispositivo móvil. La luciferasa es un tipo de enzimas oxidativas facilitadoras de reacciones químicas que permiten el brillo bajo ciertas condiciones. Este proceso se llama bioluminiscencia y lo podemos observar en la naturaleza en distintos seres vivos, como las luciérnagas o las medusas. La luciferasa se utiliza en ensayos científicos, ya que ayuda a visualizar mejor las reacciones del organismo en el laboratorio. Además, la luciferasa no tiene nada que ver con el demonio. Su nombre hace referencia al término latino “lucifer”, que significa portador de luz.