Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Desde Oporto

26 septiembre, 2007
El consumo de éxtasis podría derivar en Mal de Alzheimer. Clarin.com, 25/09/07Las sustancias ilícitas que modifican los estados de conciencia pueden consumirse sin provocar consecuencias neurológicas a mediano o largo plazo? ¿Es posible seguir permitiendo que se presente a la marihuana y al éxtasis como simples sustancias "recreativas"?Las conclusiones de varias publicaciones científicas recientes incitan a responder por la negativa.
Los últimos datos en este terreno están avalados por un grupo de biólogos y toxicólogos portugueses dirigidos por el doctor Félix Días Carvalho (Departamento de Toxicología, Universidad de Oporto). El martes 18 de septiembre, este equipo anunció haber descubierto un mecanismo molecular que explica la acción del éxtasis (o MDMA) sobre el metabolismo cerebral. Los detalles de su trabajo aparecen publicados en el último número del Journal of Neuroscience. "Nuestros trabajos nos permiten sostener hoy seriamente la hipótesis de que el consumo de MDMA es de naturaleza neuro-tóxica -explica el doctor Carvalho-. Estamos convencidos de que el mecanismo que hemos puesto en evidencia puede inducir en los consumidores de esta sustancia psicotrópica un envejecimiento acelerado del sistema nervioso central y, por lo mismo, un mayor riesgo de aparición de patologías neuro-degenerativas, en primer lugar el mal de Alzheimer".

Los consumidores de éxtasis, un derivado de la anfetamina, lo consideran generalmente una sustancia cuyo grado de toxicidad, si lo tiene, es mínimo. Como corolario o no, esta sustancia es objeto de un consumo creciente entre los jóvenes, sobre todo en los "raves". Para los especialistas en neurociencias, este fenómeno justifica plenamente el interés por los efectos que provoca en el sistema nervioso central. Se trata de un tema de investigación similar al de todos, ya numerosos, los que se refieren a la decodificación de los mecanismos cerebrales de los fenómenos de dependencia.
En 2005, un equipo francés de la unidad 619 del INSERM (Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica) identificó en la revista Brain Research un mecanismo de acción del éxtasis. "Trabajando en la rata – un modelo animal considerado relevante en neurobiología – mostramos que la administración de MDMA a hembras en gestación, en un período correspondiente en el humano al tercer trimestre de embarazo, inducía en las crías y luego en las ratas ya adultas disfunciones en ciertos circuitos neuronales importantes, los llamados de la dopamina y la serotonina -explica Sylvie Chalon, directora de investigaciones del INSERM-. El trabajo de nuestros colegas portugueses aporta nuevos datos sobre la toxicidad a largo plazo del éxtasis".

LE MONDE. ESPECIAL
TRADUCCION: Cristina Sardoy