Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Desde Entre Ríos, consejos por mordeduras de yarará

21 diciembre, 2016
Brindan recomendaciones por las mordeduras de yarará. maximaonline.com.ar. 19/12/16. En caso de un accidente hay que inmovilizar a la víctima, no realizar torniquetes, incisiones en torno a la mordedura ni intentar succionar el veneno sino que se debe recurrir cuanto antes al hospital. La doctora Analía Corujo es especialista en Toxicología, trabaja en el área de la dirección de Epidemiología del ministerio de Salud y brindó sugerencias respecto a cómo prevenir y atender las mordeduras de yarará.
YARARÁCorujo expresó en RADIO MAXIMA que “el 90 por ciento de los accidentes de mordeduras de serpientes son atribuibles a las yarará por eso lo más importante es saber identificarla. La yarará grande tiene escamas en diferentes tonalidades de color marrón, formando un dibujo en forma de herradura arriñonado. Otras características son su cabeza triangular bien diferenciada del cuello. Estos reptiles no atacan sino que su tendencia natural es a huir cuando alguien invade su territorio y es por eso que ocurren los accidentes”.
La especialista explicó que “ante la aparición de una serpiente yarará en un patio o en un terreno, lo primero que se debe hacer es abandonar el lugar, retirar a los niños si los hubiere y dar inmediato aviso a los Bomberos o las autoridades policiales. Nunca se debe acercar al ofidio y mucho menos intentar matarlo. En esta época del año, la yarará, como todos los animales ponzoñosos están más activos, pero suelen tener mayor actividad durante la noche, que es cuando salen a cazar. Es muy importante mantener desmalezados los terrenos y los patios de césped bien cortados y si no es imprescindible evitar transitar de noche por lugares donde pueda haber estos reptiles y si se sale, hacerlo con calzado adecuado, es decir botas de goma de caña alta”.
Para el caso de que se produzca una mordedura, Corujo puntualizó que “lo primero que debe hacerse es tranquilizarse o tranquilizar a la víctima, inmovilizar inmediatamente el miembro en el que se produjo la mordedura para evitar que el veneno circule más rápidamente, es decir no moverlo. El torniquete está contraindicado y tampoco se deben hacer incisiones en torno a la mordedura ni intentar succionar para extraer el veneno, porque eso agrava la situación. Lo que se debe hacer es lo antes posible recurrir a un centro asistencial para que la víctima sea tratada. Lo conveniente es procurar hacerse del ejemplar para de esa forma poder determinar si se trató de una yarará. En caso contrario el proceso para determinar el envenenamiento en el centro asistencial demora unas 12 horas, período durante el cual el paciente queda internado”.
Según Corujo, “desde las últimas inundaciones del pasado verano, se hizo un importante refuerzo de suero antiofídico en las costas del Uruguay y del Paraná y, en particular en el caso de Gualeguaychú, en el Hospital Centenario.