Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Describen cómo las viudas negras transforman las proteínas en fibras tan resistentes

24 octubre, 2018
Desvelan el misterio de la telaraña de la viuda negra, el acero de la naturaleza. Por Teresa Guerrero. elmundo.es. 22/10/18. Algunos animales hacen cosas extraordinarias y, por eso, la naturaleza es una fuente de inspiración constante para los científicos. Entre las criaturas más admiradas destaca la araña, capaz de tejer un material sorprendentemente resistente. Una de las mejores fabricantes de seda es también una de las especies más temidas: Latrodectus hesperus, conocida popularmente como la viuda negra. Ver noticia con referencia al artículo original, en inglés
Describen cómo las viudas negras transforman las proteínas en fibras tan resistentes
Viuda negra rosarina
(Sertox)
Una araña de la especie ‘Latrodectus hesperus’, conocida como viuda negra. GREGORY HOLLAND
Este artrópodo, que vive en bosques y pantanos de América del Norte y que incluyendo sus patas, no mide más de 3,5 centímetros, segrega uno de los venenos más potentes del reino animal. Su mordedura es mortal, aunque existen sueros que suministrados a tiempo, sirven de antídoto.
Gracias a la nanotecnología, un equipo de científicos estadounidenses de las universidades de Northwester y del estado de San Diego han logrado describir el complejo proceso por el cual las viudas negras transforman las proteínas en fibras tan resistentes.
«Muchas arañas y otros animales fabrican materiales sorprendentes, como las sedas. Las viudas negras han sido muy estudiadas y sus telarañas se encuentran entre los materiales más fuertes que se conocen, lo que las convierte en un modelo excelente para investigar», comenta a través de un correo electrónico Nathan Gianneschi, uno de los autores del estudio.
«La seda de la araña viuda negra es más fuerte que el acero de alta resistencia y más resistente que el Kevlar (usado en los chalecos antibalas)», apunta Gregory Holland, coautor de la investigación y auténtico especialista en seda: ha escrito más de 40 estudios sobre el tema.
En la última, publicada esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), recuerdan cómo hasta ahora se había logrado descifrar la secuencia de aminoácidos que constituyen las proteínas de la seda y comprender la estructura de las fibras y de las redes. Pero cuando habían intentado reproducir el proceso en el laboratorio no habían logrado un material sintético tan resistente.
De la medicina a los puentesAhora, mediante el uso de espectroscopia de resonancia magnética nuclear (RMN), la misma tecnología utilizada para hacer las resonancias magnéticas médicas, han observado cómo las proteínas de seda de la araña no se forman a partir de micelas (estructuras de moléculas) esféricas simples, como se pensaba anteriormente, sino con micelas complejas. Esas proteínas están almacenadas en el abdomen de las arañas.
Su objetivo final es llegar a replicar artificialmente materiales tan resistentes como la seda de viuda negra. Según los autores, tendrían un enorme abanico de aplicaciones. Entre ellas, vislumbran materiales de construcción para algunos tipos de puentes y otras construcciones; tejidos de gran calidad y alto rendimiento para militares, miembros de los cuerpos de rescate o atletas y usos en biomedicina.
Aunque Gianneschi señala que en la actualidad hay muchos investigadores estudiando formas de aplicar estos materiales en la industria, afirma que «queda mucha investigación por hacer» antes de que estos materiales se incorporen a la vida cotidiana. De momento, añade, su equipo no está en contacto con empresas para dar el salto del laboratorio a la industria: «Seguiremos haciendo ciencia básica y centrándonos en la investigación de estos materiales, y siempre abiertos a nuevas posibilidades», asegura.
UNA TRAMPA PARA CAZAR A SUS PRESASTeje su telaraña en los árboles y permanece boca abajo para sorprender y capturar a los insectos de los que se alimenta -los escarabajos, las mariposas y las cucarachas son sus presas favoritas-. Es el ‘modus operandi’ de la viuda negra.