Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Defectos congénitos asociados a contaminación de guerra en Faluya, Irak

4 enero, 2011
Una investigación vincula el aumento de casos de cáncer y defectos de nacimiento en Faluya, Irak,  con el ataque de Estados Unidos. guardian.co.uk. 30/12/10.Un estudio que examinó las causas de un dramático aumento en los defectos de nacimiento en la ciudad iraquí de Faluya, por primera vez concluyó que el daño genético pudo haber sido causado por el armamento utilizado en los ataques de Estados Unidos que se llevaron a cabo hace seis años. La investigación confirma estimaciones anteriores de un gran e inexplicable aumento de casos de cáncer y defectos crónicos del tubo neural, cardíacos y óseos en recién nacidos. Los investigadores encontraron que los índices de malformaciones son casi 11 veces más elevados que los normales, y aumentaron a niveles sin precedentes en la primera mitad de este año, un período que no ha sido medido en informes anteriores. Sigue…
Defectos congénitos asociados a contaminación de guerra en Faluya, Irak
Algo más que fuegos artificiales
(Sertox)
Las conclusiones llegan antes de un muy esperado estudio sobre la salud genética en Faluya de la Organización Mundial de la Salud. Le siguen dos alarmantes estudios anteriores, uno de los cuales encuentra una distorsión en la proporción de sexos de los recién nacidos desde la invasión a Irak en 2003, un descenso de 15% en nacimientos de varones.
“Sospechamos que la población está crónicamente expuesta a un agente ambiental”, dijo uno de los autores del informe, el toxicólogo ambiental Mozhgan Savabieasfahani. “No sabemos cuál factor ambiental es, pero estamos realizando más pruebas para encontrarlo”. El informe identifica a metales como potenciales agentes contaminantes que afectan a la ciudad, especialmente entre las mujeres embarazadas. “Los metales están implicados en la regula-ción de la estabilidad del genoma”, señala el informe. “Como efectores ambientalistas, los metales son potencialmente buenos candidatos para causar defectos de nacimiento”.
Los resultados probablemente eviten la especulación de que los defectos fueron causados por rondas de uranio empobrecido, los cuales fueron muy utilizados en dos largos ataques en la ciudad iraquí en abril y noviembre de 2004. Las rondas, las cuales contienen radiación ionizada, son un componente central de los arsenales de numerosas milicias.
Sus efectos han sido puestos en tela de juicio, con algunos científicos afirmando que los mismos dejan atrás un residuo tóxico, causado cuando la ronda –ya sea por un asalto de rifle o pieza de artillería– explota a través de su objetivo.
El informe reconoce que otros residuos pueden también ser responsables por los defectos. “Muchos conocidos contaminantes de guerra tiene el potencial de interferir con el desarrollo normal embrionario y fetal”, indica el informe. “El efecto devastador de dioxinas en la salud reproductiva del pueblo vietnamita es bien conocido”.
El gobierno de Irak ha construido un nuevo hospital en Faluya, pero los obstetras se han quejado que están todavía abrumados por el gran número de serios defectos de nacimiento. El ejército de Estados Unidos ha negado que es responsable de algún contaminante dejado atrás en la ciudad u otro lugar en Irak, mientras continúa su segura salida del país que ha ocupado por casi ocho años.
Expresó que los iraquíes que quieran denunciar pueden hacerlo. Varias familias entrevistadas en noviembre de 2009 afirmaron que denunciaron pero no han recibido respuesta.
La Organización Mundial de la Salud estima iniciar su investigación el año entrante. Sin embargo, existen temores que de que una extensa investigación no pueda ser posible en la todavía volátil ciudad que aún experimenta asesinatos y bombardeos.
“Una epidemia de defectos de nacimiento se esta destapando en Faluya”, dijo Savabieasfahani. “Esta es una seria crisis de salud pública que necesita atención mundial. Necesitamos investigación objetiva e independiente de las posibles causas de esta epidemia. Invitamos a científicos y organizaciones a contactarnos para poder obtener la fuerza para dirigir este gran asunto de salud pública”.
Traducción: Reporte Epidemiológico de Córdoba Nº 583