Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

De como Acuamed había pensado dar por descontaminada la zona del embalse de Flix

12 julio, 2017
Acuamed planeó sepultar 120.000 toneladas de lodo tóxico en el Ebro. elmundo.es. 07/07/17.La trama de Acuamed investigada por la Audiencia Nacional planeó sepultar 120.000 toneladas de lodos tóxicos en el río Ebro. Según se desprende de los pinchazos telefónicos que realizó la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) a finales de 2015, tenían pensado dar por descontaminada la zona del embalse de Flix (Tarragona) donde estaban haciendo labores de limpieza, pero en realidad se iba a dejar una gran capa de lodos contaminados por productos químicos.
Un guardia civil delante de Acuamed durante el registro de la sede, en...Un guardia civil delante de Acuamed durante el registro de la sede, en enero de 2016. JAVIER BARBANCHOEl contrato de Flix es uno de los investigados por Anticorrupción, la UCO y la Audiencia Nacional, y es el epicentro de la trama presuntamente corrupta que afecta a la empresa pública Acuamed. La labor de los técnicos de la sociedad estatal y de FCC, la adjudicataria del contrato, consistía en retirar cerca de un millón de toneladas de residuos vertidas durante casi un siglo por una planta química de Ercros.
Cuando las labores no habían terminado, los investigados empezaron a tramar varias maneras de que pareciera que el trabajo estaba hecho. Una de ellas, ya desvelada por este periódico el año pasado, fue contaminar el Ebro con ácido clorhídrico para bajar el nivel de pH del agua y dejarlo en valores aparentemente normales.
Otra forma de ocultación emerge ahora de los pinchazos telefónicos: sepultar los lodos que no se habían retirado y dejarlos tapados en el fondo del cauce. En las conversaciones intervenidas, Pablo Martín, de Acuamed, habla con Alberto Quejido, del Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), y le explica que «hay unas zonas, la C1 y C2 sobre todo, que tienen unas cantidades importantes todavía [de contaminantes] y que cree que sería interesante una pasada por esa zona, no con una draga, pero sí una pequeña remoción por la parte aquella, que es donde está la chicha más gorda, más que nada, para que no cante».
Es decir, querían quitar una pequeña parte de lo que quedaba en el fondo, pero no todo. A continuación, Pablo explica que el plan era «poner la capa de regularización», que estaba formada por «geotextil», una especie de malla, que a continuación cubrirían con unos «63 centímetros de grava» grande y gruesa, para abandonar ahí los lodos tóxicos. Supuestamente, con ese sistema la contaminación no se dispersaría por el río, pero en cualquier caso no era ese el encargo de Acuamed y FCC, sino retirar todos los lodos.
Esta conversación se produjo el 4 de diciembre de 2015. Sólo una semana después, el 11 de diciembre, a pocos días de las elecciones generales y pese a que el técnico del Ciemat le había dicho a Pablo Martín que quedaba una cantidad «importante» de lodos contaminados, el consejo de administración de la sociedad estatal aseguró: «A día de hoy, el objetivo de completar la extracción de residuos contaminados, su tratamiento y su colocación en el depósito controlado se ha completado».
Por tanto, dieron por descontaminado Flix cuando en realidad pretendían dejar en su fondo 120.000 toneladas que quedaban de residuos químicos. El senador de ERCMiguel Josè Aubá denunció en diciembre de 2016 que todavía quedaban 150.000 toneladas, mientras que la propia ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, dudó de esta cantidad y reconoció que quedaban residuos y que se iban a seguir limpiando durante este año 2017. Poco después, se concretó la cantidad de 120.000 toneladas.
Tras esas conversaciones de finales de diciembre de 2015 y de que Acuamed hubiera dado por descontaminado el embalse, llegaron las detenciones de la UCO, ya en enero de 2016. Ante la operación policial, Acuamed licitó un mes después un concurso para la dirección de obra externa en Flix (porque el director, Pablo Martín, estaba imputado) que incluía «protección del fondo del recinto», es decir, ese mismo plan de poner una malla y cubrirla de grava.
Estas actuaciones se han paralizado tras el escándalo de corrupción y está previsto que sea la también empresa pública Tragsa la que se encargue de terminar el trabajo. La idea es que a finales del año que viene se haya descontaminado por fin todo el embalse.
DDT, mercurio, hexaclorobenceno…Durante casi un siglo, el embalse de Flix recibió vertidos químicos descontrolados, sobre todo por la planta química de Ercros. Tras acumularse cerca de un millón de toneladas de lodos contaminados en el embalse, comenzó la obra investigada por la Audiencia Nacional, hasta ahora la mayor descontaminación realizada en España. La corrupción dejó el trabajo sin terminar y en el fondo del Ebro se acumulan toneladas de productos como DDT, mercurio, hexaclorobenceno (HCB) o policlorobifenilos (PCB), entre otros, todos ellos muy perjudiciales para el medio ambiente. 
Hace dos años, la plataforma Fíltrala denunció que documentos internos de Ercros demostraban que la empresa había ocultado las cantidades reales de mercurio que acumulaba en su planta de Flix, lo que la compañía justificó como producto de diferentes métodos de hacer mediciones.